5 tips para tener un cuello esbelto

Elena Martínez 23 febrero, 2015
No podemos olvidar que la piel del cuello es tan delicada como la del cutis, por lo que debemos procurarle los mismos cuidados, exfoliarlo e hidratarlo correctamente

El cuello es una parte muy atractiva del cuerpo de una mujer y, aunque muchas veces nos olvidamos de él, si lo cuidamos, podremos mantenerlo fino y esbelto durante más tiempo y así lucirlo sin timidez.

En este artículo te explicamos cuáles son los tips imprescindibles para tener un cuello joven y elegante, siguiendo algunos sencillos consejos de belleza y cuidándolo un poco cada día de manera natural.

El cuello debe recibir una serie de cuidados, como todo el cuerpo en general, con exfoliaciones regulares e hidratación diaria. Sin embargo, requiere cuidados más específicos, como si del cutis se tratara. Los mismos tratamientos que realicemos a nuestro rostro deberemos aplicarlos también a nuestro cuello.

Exfoliarlo cada semana

El primer paso para mantener la piel del cuello suave y firme es exfoliarlo regularmente. Te proponemos que le realices un peeling una vez a la semana, ya que más a menudo podrías irritar la piel, en especial si la tienes seca o delicada.

Para eliminar las células muertas de la piel usaremos alguno de los siguientes productos naturales, o bien una combinación de todos ellos:

  • Bicarbonato de sodio.
  • Azúcar.
  • Sal marina.

Mezclaremos estos ingredientes exfoliantes con un poco de aceite de almendra o gel de aloe vera para masajear la zona con más facilidad.

Lo haremos suavemente, sin apretar, realizando círculos desde el pecho hasta la barbilla.

A continuación, aclararemos con agua fría para cerrar los poros e hidrataremos la zona.

sal marina Chiot's Run

Limpiarlo en profundidad

¿Cómo podemos limpiar la piel del cuello en profundidad? Con una mascarilla de arcilla que, en caso de tener la piel del cutis grasa o mixta, podremos realizar conjuntamente en la cara y el cuello.

Recomendamos usar arcilla verde o rosa, y para elaborar el cataplasma, sencillamente mezclaremos la arcilla en polvo con agua hasta conseguir una pasta, que podamos untarnos sin gotear. Para mezclar la arcilla, usaremos recipientes de barro, cristal o madera, pero nunca de metal, ya que eliminaría las propiedades terapéuticas de la arcilla.

Aplicaremos la mascarilla evitando los ojos y los labios, y dejaremos secar durante unos 15 minutos.

Nos quitaremos la arcilla con agua tibia e hidrataremos la piel.

Hidratarlo cada día

¿Cómo hidratamos el cuello? Pues con la misma loción hidratante que usemos en el rostro. El cuello es tan sensible como el cutis, y también sufre el paso del tiempo perdiendo firmeza y arrugándose si no lo cuidamos adecuadamente.

Te recomendamos los siguientes productos altamente nutritivos:

  • Aceite de almendra.
  • Aceite de rosa mosqueta.
  • Manteca de karité.
  • Aceite de jojoba.
  • Aceite de coco.
  • Aceite de semilla de uva.
  • Aceite de onagra.
  • Aceite de oliva.
  • Aceite de germen de trigo.

Cualquiera de estos productos hidratantes naturales será muy beneficioso para hidratar tu cuello en profundidad. Solo deberás usarlo dos veces al día: al levantarte y al acostarte.

cuello cervicales osmachosant

Masajearlo regularmente

Desgraciadamente, el cuello sufre las tensiones de la jornada por culpa de las malas posturas, las horas frente al ordenador, los malos gestos, etc.

Para evitar las consecuencias de estas tensiones, te recomendamos que uses el producto hidratante que hayas escogido para masajear suavemente el cuello, dedicándole 5 o 10 minutos diarios.

  1. Masajearemos el cuello usando toda la palma de la mano, insistiendo bastante en la zona de debajo de la barbilla, donde suele aparecer la papada, para activar bien la circulación y eliminar las toxinas.
  2. Separaremos bien el pulgar y el índice y deslizaremos la mano de arriba hacia abajo, apretando ligeramente la piel.

Relajarlo cada noche

El bruxismo o la tensión mandibular también influyen mucho en las tensiones del cuello, que empeoran su aspecto con el paso del tiempo.

Para remediarlo, debes realizar ejercicios de mandíbula que te ayuden a relajar toda la tensión que se acumula en esta zona. También te pueden resultar útiles estos ejercicios que proponemos para reducir y eliminar la papada.

No te olvides que por la noche también apretamos la mandíbula inconscientemente, por lo que será muy importante que dediques unos minutos a relajar bien esta parte del cuerpo antes de acostarte. Deberías conseguir quedarte dormida con la mandíbula totalmente relajada y la boca entreabierta, como duermen los bebés.

bebé dormir  Torbein Rønning

Imágenes por cortesía de Chiot’s Run, osmachosant y Torbein Rønning.

Te puede gustar