5 tratamientos con aceite de coco para reducir las estrías y cicatrices

30 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Karla Henríquez
El aceite de coco es un alimento que contiene vitamina E, una de las llamadas "vitaminas de la belleza". Descubre más a continuación.

Los tratamientos con aceite de coco tienen como objetivo principal ayudar a nutrir la piel y a evitar que esta presente un aspecto desfavorable. Generalmente, se aplican una vez que la piel ya presenta algún tipo de problema, como estrías o cicatrices recientes. Sin embargo, también se pueden aplicar a modo de prevención, como parte de la rutina de cuidado personal.

El aceite de coco contiene vitamina E, ácidos grasos, antioxidantes y proteínas, es decir, un conjunto de nutrientes que tienen un buen potencial a la hora de cuidar la salud de la piel.

Como ya comentábamos antes, hay muchas personas que lo incluyen (a modo de prevención) en sus cremas corporales para mantener su piel bien cuidada, mientras que otra se lo aplican regularmente cuando desean atenuar cicatrices, estrías u otras marcas que puedan tener en la piel.

5 tratamientos con aceite de coco para reducir las estrías y cicatrices

1. Aceite de coco caliente

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de coco (30 ml).

Procedimiento

  • En primer lugar, calienta el aceite de coco utilizando la técnica del baño María.
  • Apaga el fuego y deja reposar un rato, para que se entibie.
  • Una vez el aceite esté a una temperatura que te resulte soportable, aplícatelo sobre las zonas con estrías mediante masajes suaves.
  • Es recomendable que realices esto después de haberte bañado o duchado. De esta manera, le darás suficiente tiempo a tu piel para absorber el aceite y aprovechar sus beneficios al máximo.
  • Repite con regularidad para obtener mejores resultados.

Descubre: Consejos para dar masajes relajantes

2. Aceite de coco natural

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de coco (30 ml).

Procedimiento

  • En lugar de calentar el aceite, en este tratamiento procederás a aplicártelo a temperatura ambiente o «al natural».
  • Después de que te hayas duchado, toma la cantidad de aceite de coco indicada y procede a aplicártela sobre la piel húmeda.
  • Verás que al estar húmeda la piel, el aceite se deslizará con mayor facilidad por todo tu cuerpo y no tendrás necesidad de utilizar tanto producto.
  • Asegúrate de extenderlo bien y de realizarte masajes con movimientos suaves. Sobre todo sobre las zonas con estrías (muslos, abdomen, cintura o caderas, etcétera).

3. Aloe vera y aceite de coco

tratamientos con aceite de coco

El aloe vera es una planta conocida por sus múltiples vitaminas y nutrientes. Al combinarla con el aceite de coco, se considera que se obtiene una mezcla eficaz para reducir las imperfecciones de la piel. 

Ingredientes

  • • ½ taza de aloe vera (125 ml).
  • 5 gotas de aceite de rosa mosqueta.
  • 5 gotas de aceite de oliva (opcional).
  • ½ taza (110 ml) de aceite de coco (125 ml).

Procedimiento

  • En un recipiente hondo, mezcla el aceite de coco y el aloe vera durante unos cinco minutos o hasta obtener una pasta homogénea y espesa.
  • Agrega algunas gotas de aceite de oliva si lo consideras necesario.
  • Añade un poco de aceite de rosa mosqueta y revuelve otra vez.
  • Úsalo directamente sobre la piel, luego de darte una ducha, haciendo masajes circularmente.
  • Deja que se absorba durante unos 15 minutos como mínimo antes de vestirte.

4. Aceite de coco y café

La mezcla de coco y café es muy aromática y, además, puede ayudar a exfoliar la piel de una forma muy suave.

Ingredientes

  • ½ taza de café molido (100 g).
  • 3 cucharadas  de aceite de coco (45 ml).
  • ¼ taza de aloe vera (50 ml).
  • 3 cucharadas de agua (45 ml).

Procedimiento

  • En un recipiente, agrega todos los ingredientes y mézclalos con una cucharada de madera hasta obtener una pasta homogénea y espesa.
  • Esta mezcla será suficiente para aplicar el remedio varias veces, así que puedes taparlo y conservarlo en un lugar oscuro.
  • Después de ducharte, toma la cantidad que consideres necesaria y masajea durante 5 minutos circularmente.
  • Deja actuar por 30 minutos y lava con abundante agua fría.
  • Repite el proceso diariamente.

Ver también: 10 remedios naturales para las estrías en las uñas

5. Aceite de coco y vitamina E

La vitamina E es conocida por sus propiedades hidratantes y también por la ayuda que le proporciona a la piel, en general.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de coco (30 ml).
  • 5 cápsulas de vitamina E.

Procedimiento

  • Calienta el aceite de coco utilizando la técnica de baño María hasta que adquiera una consistencia líquida.
  • Abre las cinco capsulas de vitamina E y combina su contenido con el aceite de coco.
  • Después, aplica la mezcla sobre tu piel y masajea en círculos.
  • Deja actuar por 10 minutos y retira con abundante agua fría.
  • Repite dos o tres veces al día.

Descubre: Entrevista a Rocío Gil Redondo, el cuidado de la piel y las últimas técnicas de rejuvenecimiento

Consideraciones finales

Aplícate tus tratamientos con aceite de coco día a día y verás cómo mejora el aspecto de tu piel.

Sin embargo, dependiendo de la profundidad y el tamaño de las marcas y de tu tipo de piel, puede que necesites recurrir a tratamiento más especializado. Por ello, no descartes consultar con un dermatólogo cuál puedes ser el mejor tratamiento para ti.

Recuerda que, aunque las estrías y las cicatrices no son un problema que comprometa la salud, sí con un problema estético que puede afectar tu imagen. Por ello, busca orientación profesional.

Hay casos en los que se pueden aplicar los tratamientos con aceite de coco como complemento para el tratamiento pautado por el médico.

  • Ortí, J. E. de la R., Álvarez, C. S., Sabater, P. S., Cayo, A. M. B., Castillo, S. S., Rochina, M. J., & Yang, I. H. (2017). Influencia del aceite de coco en enfermos de alzhéimer a nivel cognitive. Nutricion Hospitalaria. https://doi.org/10.20960/nh.780
  • FEDAPAL. (1987). Usos industriales de los aceites de palma y coco. Revista Palmas.
  • Klein, A. D., & Penneys, N. S. (1988). Aloe vera. Journal of the American Academy of Dermatology. https://doi.org/10.1016/S0190-9622(88)70095-X
  • Senet, P. (2008). Fisiología de la cicatrización cutánea. EMC – Dermatología. https://doi.org/10.1016/S1761-2896(08)70356-X