5 tratamientos naturales para reducir el acné de la espalda

Para acabar con el acné en la zona de la espalda debemos recurrir a ingredientes que nos ayuden a eliminar las bacterias y nos permitan controlar el exceso de sebo.

El acné de la espalda es un problema estético que se caracteriza por la aparición de granos de color blanco o negro, compuestos de restos de sebo, células muertas y otras impurezas que se retienen en la superficie de la piel.

Es una afección común en la etapa de la adolescencia, aunque también puede afectar a algunos adultos por descontrol en la actividad de las glándulas sebáceas y otros factores.

Si bien hay muchos tratamientos convencionales que pueden ayudar a combatirlo, algunos optan por soluciones de origen natural que brindan efectos similares, a largo plazo, sin el uso de tantos productos químicos.

1. Sal marina y lavanda para el acné de la espalda

sal-lavanda

Los compuestos contenidos en la sal marina ayudan a equilibrar la producción de sebo en la espalda para minimizar la formación de granos de acné.

Esto, combinado con el efecto antiséptico y antiinflamatorio de la lavanda, nos ayuda a mantener la piel limpia, suave y sin imperfecciones.

Ingredientes

  • 1 cucharada y media de sal marina (15 g).
  • 1 cucharadita de aceite de lavanda (5 g).
  • Agua (la cantidad necesaria).

Preparación

  • Vierte la sal marina en un recipiente.
  • Mézclala con el aceite de lavanda y un poco de agua (apenas un chorrito).
  • Remueve con una cuchara y asegúrate de obtener una pasta granulada.

Modo de aplicación

  • Frota el tratamiento sobre la piel de la espalda, mediante suaves masajes circulares.
  • Deja actuar el la mezcla durante unos 10 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso por lo menos 3 veces a la semana.

2. Harina de garbanzos y miel

Una crema casera de harina de garbanzos y miel nos permite exfoliar la piel, remover las células muertas y todos los residuos de grasa que obstruyen los poros. Por ende, se trata de una mezcla perfecta para ayudar a reducir el acné de la espalda.

Su uso habitual promueve el equilibrio de las glándulas sebáceas y, a su vez, previene la formación de manchas. También ayuda a disimular las  cicatrices.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de harina de garbanzos (30 g).
  • 5 cucharadas de miel (50 g).

Preparación

  • Forma una pasta espesa combinando la harina de garbanzos con la miel.

Modo de aplicación

  • Extiende el preparado por toda la piel afectada.
  • Déjalo actuar durante unos 20 minutos.
  • Pasado este tiempo, enjuaga con agua tibia y haz masajes circulares para exfoliar mientras retiras el producto.
  • Úsalo 2 o 3 veces a la semana.

3. Menta

Plantas

Las propiedades refrescantes de la menta ayudan a minimizar el exceso de sebo en la piel, por tanto, se puede aprovechar esta planta para el control del acné de la espalda. Su uso, como tónico, ayuda a conservar la humedad natural de la zona y previene las complicaciones de este problema cutáneo.

Ingredientes

  • 10 hojas de menta fresca.
  • Agua (la necesaria).

Preparación

  • Tritura las hojas de menta en un mortero y extrae su líquido.
  • Agrégale una parte igual de agua y mezcla hasta obtener un producto homogéneo.

Modo de aplicación

  • Aplica la tintura en la zona afectada por el acné.
  • Déjala actuar durante 20 minutos.
  • Enjuaga con agua fría y repite su uso 3 veces al día.
  • Repite el tratamiento diariamente para obtener buenos resultados.

4. Aceite de clavo y aceite de jojoba

Las propiedades antimicrobianas del aceite de clavo ayudan a remover las bacterias de la superficie de la piel para prevenir el acné crónico. Su compuesto activo, el eugenol, brinda un efecto protector que, entre otras cosas, desinflama los granos.

El aceite de jojoba, por su parte, se absorbe con facilidad a través de los poros y contribuye a regular la producción de sebo.

Ingredientes

  • 1 cucharada y media de aceite de clavo (15 g).
  • 1 taza y media de aceite de jojoba (150 g).

Preparación

  • Combina los aceites en un recipiente, hasta que queden bien integrados.

Modo de aplicación

  • Humedece un trozo de algodón con el producto y aplícalo sobre los granos de acné de la espalda.
  • Déjalo absorber. No enjuagues.
  • Repite su uso 2 veces al día.
  • Realiza el tratamiento a diario para obtener resultados.

Descubre: 4 mascarillas con arcilla para eliminar el acné

5. Yogur natural y limón

yogur-natural

Al combinar el ácido láctico del yogur natural con los ácidos orgánicos que concentra el zumo de limón, podemos obtener un tratamiento para regular el pH natural de la piel.

Estos compuestos ayudan en la eliminación de los residuos de grasa y, de paso, inhiben el crecimiento de bacterias dañinas.

Ingredientes

  • 1 taza de yogur natural, sin azúcar (100 g).
  • 3 cucharadas de zumo de limón (30 ml).

Preparación

  • Mezcla el yogur natural con las cucharadas de zumo de limón.

Modo de aplicación

  • Frota el tratamiento sobre la espalda.
  • Déjalo actuar durante 20 minutos.
  • Enjuaga con agua tibia.
  • Úsalo 3 veces a la semana.

Nota: Evita exponer la piel al sol tras utilizar este tratamiento.

El acné de la espalda tiene solución

Recuerda que, además de los tratamientos aquí mencionados, si consideras que sufres de acné en la espalda, debes visitar a tu dermatólogo. El profesional te indicará cuáles son las mejores medidas para tratar tu problema.

Por otra parte, ten presente que los tratamientos caseros para el acné no tienen efectos inmediatos. Por consiguiente, si optas por ellos, deberás ser constante en su uso y tener un poco de paciencia para poder obtener los resultados que deseas.