5 trucos caseros para bajarle la fiebre al bebé

Cuando el bebé tiene fiebre, surge la intranquilidad en los padres. Antes de angustiarte, ayúdalo a sentirse mejor. También valora que el sistema inmunitario del bebé está funcionando como corresponde: luchando contra la enfermedad.

Un bebé con fiebre es una preocupación para sus padres, sobre todo si son primerizos. Por lo general, una temperatura elevada despierta muchos miedos, aunque es una reacción natural frente a una infección. Bajarle la fiebre al bebé es posible y necesario, pero sin caer en la desesperación.

Para saber cómo actuar ante la fiebre, es importante tener en cuenta la edad del bebé, cuál es la temperatura que alcanza y desde cuándo tiene fiebre. Hablaremos primero de esos condicionantes, antes de darte esos 5 trucos caseros que te ayudarán a bajarle la fiebre al bebé.

¡Tiene fiebre! o la amiga fiebre

Antes de desesperarte porque “¡tiene fiebre”, quizás deberías valorar que la fiebre puede ser tu aliada a la hora de cuidar la salud de tu bebé. La fiebre se presenta cuando el cuerpo está combatiendo una infección.

En los bebés, cuyo sistema inmunitario está en desarrollo, la fiebre es el síntoma de que su organismo está luchando por sanarse por sí mismo. Eso debería darnos la calma necesaria para actuar con tranquilidad, su organismo está respondiendo como debe hacerlo.

Bebé con fiebre.

La edad del bebé y los grados de temperatura que alcance la fiebre son las variables que te ayudarán a decidir cuál es el mejor momento para alertar al pediatra. Estas son las combinaciones que debes tener en cuenta:

  • Si el bebé tiene menos de 3 meses es importante llamar al pediatra y evaluar juntos si conviene acudir de inmediato al servicio médico.
  • Si tu hijo tiene entre 3 y 5 meses de edad, llama al médico cuando la temperatura esté en 38°C o más.
  • A partir de los 6 meses en adelante, llama al médico cuando la temperatura alcance los 39°C o más.

Lee también: Cómo calmar a un bebé que llora sin parar

5 trucos caseros para bajarle la fiebre al bebé

Mientras el sistema inmunitario combate contra la enfermedad, puedes ayudar al bebé a aliviar su malestar. Con las siguientes recomendaciones caseras es posible bajarle la fiebre al bebé.

1. Dale un baño de agua templada

Mamá intentando bajarle la fiebre al bebé en el baño

Dale un relajante baño en una tina con agua templada y deja que el agua y el bebé se enfríen. Si utilizas agua fría, el bebé comenzará a temblar y la temperatura corporal se elevará.

Además, el bebé rechazará el agua fría, llorará y sumará estrés a la ya tensa situación. Si el bebé se siente mal, estará molesto, con lo que el agua templada será más fácil de aceptar.

2. Vístelo de forma más ligera

Ni arropar al bebé para que “sude la fiebre”, ni dejarlo desnudo. La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y necesita refrescarse cuando hay fiebre. Quita las mantas pesadas y la ropa que lo mantiene caliente.

3. Mantenlo hidratado

Llevar una dieta líquida es lo mejor para evitar la deshidratación durante el proceso de bajarle la fiebre al bebé. Si tu bebé es amamantado, la lactancia materna lo mantendrá perfectamente hidratado.

Las gelatinas y los jugos o helados de frutas ayudarán a refrescar al bebé. Los pediatras suelen recomendar el uso del suero oral, pero los bebés no siempre toleran el sabor. El agua de coco proporciona una excelente hidratación natural.

4. Usa compresas frías

Compresas frías para poner en tu bebé con fiebre.

Empapa un paño con agua fría, escúrrelo y pásalo sobre la frente, axilas, nuca y muñecas del bebé mientras descansa. Al calentarse la comprensa, vuelve a humedecer el paño.

Hay quien sugiere humedecer el paño en una mezcla a partes iguales de agua y alcohol, pues se mantiene más tiempo fresco. Pero el olor del alcohol puede ser molesto para él. En ese caso, es mejor colocar la compresa en los pies del bebé.

Te interesa leer: Formas adecuadas de levantar a un bebé

5. Refresca la habitación

Es importante que circule el aire en la habitación donde está el bebé. El aire fresco ayuda a bajarle la fiebre al bebé. Si es invierno, es importante bajar unos grados la temperatura de la calefacción para que no haga mucho calor en la habitación.

Se puede utilizar un ventilador a baja velocidad, pero hay que evitar que sople directamente sobre el bebé. En el caso de que se use aire acondicionado porque hace mucho calor, hay que evitar que la habitación esté muy fría.

Cuándo recurrir al pediatra

Si la fiebre no remite en 24 horas y si además aparecen otros síntomas es importante acudir al pediatra o al servicio médico más cercano.

  • El bebé está muy irritable o adormilado.
  • Presenta dificultades para respirar.
  • Aparece una erupción en la piel.
  • Si presenta rigidez en el cuello
  • Tiene una convulsión o pérdida del conocimiento.
  • Si presenta vómitos y diarrea persistentes, con síntomas de deshidratación (lengua seca, ojos hundidos, ausencia de saliva).

Lo más importante es no perder la calma. En la mayoría de los casos la fiebre remite sin mayores problemas al cabo de un tiempo y el bebé vuelve a estar en perfectas condiciones.