5 trucos para cuidar y desinfectar correctamente tu colchón

¿Sabías que, aunque muchos solemos hacerlo en el cambio de temporada, lo recomendable es darle la vuelta al colchón una vez a la semana para evitar que se deforme?

Pasamos una parte muy importante de nuestras vidas sobre el colchón de nuestra cama y, aunque solemos ignorarlo, este es uno de los elementos imprescindibles en nuestra casa.

El problema es que con el paso del tiempo va adquiriendo suciedad y, aunque no siempre lo vemos, también puede acumular ácaros que afectan nuestra salud.

El sudor del cuerpo, el polvo y las células muertas crean un ambiente confortable para estos microorganismos que, al proliferarse, son los responsables de muchas alergias y enfermedades.

Pese a esto, muchos no se toman el tiempo necesario para desinfectarlo y, de hecho, no tienen ni la más mínima idea de cómo hacerlo.

Por fortuna es una tarea que todos pueden hacer de forma regular, ya que no es complicado y tampoco requiere el uso de productos costosos.

A continuación queremos compartir 5 interesantes trucos que seguramente te servirán para llevar a cabo esta labor.

¡Toma nota!

1. Gira el colchón de forma periódica

colchón

Aunque al girar el colchón no garantizarás su desinfección, sí es una buena forma de ventilarlo y evitar que sufra deformaciones.

Lo recomendable es hacerlo, por lo menos, una vez a la semana, incluyendo un giro de la zona del cabezal a la parte de los pies.

No es conveniente pasar mucho tiempo en una misma posición sobre el mismo, dado que con los días puede sufrir daños o deformaciones que luego resultarán incómodas.

Lee también: 4 consejos estupendos para cuidar de tu colchón. ¡Ponlos en práctica!

2. Asegúrate de darle una buena ventilación

Es probable que en algunas oportunidades hayas escuchado que “hacer la cama por las mañanas no es conveniente para la salud”.

Si bien es una costumbre que hace parte de nuestras vidas, lo cierto es que hay un poco de razón en la misma.

Aunque no se trata de dejar el desorden todo el día, se aconseja esperar una o dos horas después de levantarte.

Esto debido a que los ácaros se proliferan con más facilidad en un ambiente húmedo y cálido, que, por obvias razones, pueden encontrar en el colchón.

Lo idóneo es retirar las sábanas y las cobijas para que el colchón se ventile tras servirnos durante la noche.

Además, es primordial garantizar que entre aire fresco en la habitación para que se elimine cualquier presencia de humedad.

3. Usa bicarbonato de sodio

Bicarbonato de sodio

La aplicación de bicarbonato de sodio combinado con agua oxigenada es una gran manera de conseguir una completa desinfección del colchón.

Estos productos cuentan con propiedades antisépticas, antibacterianas y antifúngicas que disminuyen la presencia de varios tipos de microorganismos.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio (30 g)
  • 1 taza de agua oxigenada al 3% (250 ml)
  • 2 gotas de jabón líquido

Utensilios

  • 1 botella con atomizador
  • 1 paño limpio

¿Qué debes hacer?

  • Combina el bicarbonato de sodio con el agua oxigenada hasta que el polvo se disuelva por completo.
  • Incorpora el jabón líquido y continúa mezclando para que se integre bien.
  • Vierte el preparado en una botella con atomizador y procede a aplicarlo.
  • Rocía la cantidad necesaria sobre la superficie del colchón, centrándote en las zonas oscuras o manchadas.
  • Espera unos minutos a que se seque bien y frótalo con un paño seco y limpio.
  • Retira los excesos de la mezcla con una aspiradora.
  • Repite el proceso, por lo menos, una vez al mes.

4. Utiliza aceite esencial de árbol de té

El aceite esencial de árbol de té es un buen agente para desinfectar y eliminar los malos olores del colchón.

Sus propiedades alteran el ambiente que necesitan los ácaros para sobrevivir y, de paso, elimina la presencia de bacterias dañinas.

Ingredientes

  • ½ taza de bicarbonato de sodio (100 g)
  • 8 gotas de aceite esencial de árbol de té
  • ¼ de taza de vinagre blanco (62 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Mezcla el bicarbonato de sodio con el aceite esencial de árbol de té y rocíalo sobre la superficie del colchón.
  • Frótalo con la ayuda de un cepillo y aplica un poco de vinagre blanco para conseguir un efecto efervescente.
  • Deja reposar el producto durante una hora y usa la aspiradora para quitar los excesos.

Visita este artículo: Usa el bicarbonato de sodio con tu ropa blanca. ¡Te fascinará!

5. Lava las sábanas y fundas

sábanas cómodas

Las sábanas y fundas son un excelente complemento para cuidar el colchón y evitar su deterioro temprano.

No obstante, estas se ensucian con facilidad y absorben una parte muy importante de sudor, polvo y suciedad.

Por lo tanto, es conveniente cambiarlas una vez a la semana, y lavarlas con productos desinfectantes.

Además, es primordial verificar que sus materiales sean transpirables, impermeables y de fácil lavado.

Como puedes notar, desinfectar el colchón es una tarea sencilla y saludable. Procura llevarla a cabo de forma regular para evitar la acumulación de suciedad y microorganismos.