5 trucos de limpieza que debes saber si no te gusta limpiar

Para la gente que no le gusta limpiar, dividir las tareas en pequeñas dosis diarias puede ser una gran solución. Además, se puede recurrir a sencillos trucos de limpieza que harán todo más fácil.

Ordenar, barrer, restregar y limpiar la casa en su sentido más abarcativo no son precisamente las acciones favoritas del común de las personas. Sin embargo, debemos hacerlas de todos modos. Para hacerte más fácil este pesado trabajo, te ofrecemos algunos trucos de limpieza que debes saber y te serán de gran utilidad.

De seguro conoces la sugerencia de mantener en la casa cierto orden para evitar esa sensación de incomodidad que generan las tareas pendientes. Si la has puesto en práctica —aunque sea de hace tiempo— sabrás que, con pequeños sacrificios diarios, te puedes ofrecer a ti mismo confort y paz.

Estos trucos de limpieza que debes saber para simplificar tu vida van de la mano con esta recomendación. Se trata de acciones básicas, que difieren totalmente de la idea de pasarse toda una tarde limpiando a fondo.

Si eres de las personas a las que no les gusta limpiar, no dudes en seguir leyendo. Verás que, con algunos hábitos, puedes generar grandes cambios en tus días.

Trucos de limpieza que debes saber si no te gusta limpiar

1. Usar toallitas limpiadoras multisuperficie

Este sencillo instrumento de limpieza, muy de moda en la actualidad, puede ofrecerte grandes ventajas para el aseo diario de lugares como la cocina o el baño. Por ejemplo, luego de lavar la vajilla, puedes limpiar también la mesada y la mesa con ellas. Con un minuto más, dejarás estas partes de la cocina como nuevas.

Asimismo, también puedes usarlas al salir de la ducha. Debido al vapor, los grifos y espejos estarán húmedos, aprovecha esta circunstancia para dejar el baño reluciente.

Una consideración importante es que este producto debe desecharse en el cesto de la basura indicado, nunca a través del inodoro. Obviamente, también remarcamos que no debes usarlas más de una vez ni para limpiar el baño y otra habitación de una sola vez.

Trucos de limpieza que debes saber para mantener la cocina en orden.

2. Tener muchos lugares para almacenar

Los cajones, baúles, muebles y estantes son ideales para tener una casa ordenada. Además, la gran ventaja de tener cada cosa en su debido lugar es que, cuando te toque la ardua tarea de barrer, aspirar, lavar o encerar los pisos, no deberás andar recogiendo objetos por toda la casa.

Un consejo muy similar a este es el de mantener las superficies desocupadas. Con esto nos referimos a las mesas, sobre todo aquellas que ves cuando llegas a casa o en tu momento de trabajo.

Cuidado: que tengas espacio para almacenar no quiere decir que seas un acumulador. Deshazte de todo lo que no necesites. Estos dos sencillos hábitos aliviarán la contaminación visual de tus espacios y te harán más fácil y llevadero el momento de la limpieza.

3. Lava los platos cuando termines de comer

Solo hay una cosa que desagrade más que lavar platos: lavar muchos. Por lo tanto, evita las montañas de vajilla en tu cocina y dedica unos minutos después de cada comida a poner un poco de orden. Es una costumbre que te tomará unos pocos días incorporar; créenos, te hará más feliz.

También puedes leer: 6 trucos sencillos para limpiar la cocina.

4. Una actividad por día

Siempre tenemos dos minutos disponibles en los que debemos ‘hacer tiempo’. Puede ser antes de una salida, antes de irnos a dormir la siesta o mientras esperamos que se caliente el agua para el café.

En esos momentos vacíos, recoge la escoba sin pensar y barre el piso. También podrás fregar los muebles con un trapo de manera rápida. Así, atendiendo una cuestión pequeña cada día, tu casa lucirá siempre lista.

Por supuesto que en algún momento necesitarás limpiar un poco más a fondo; sin embargo, llegado el momento, notarás que muchas partes de la casa ya están limpias.

Trucos de limpieza que debes saber para mantener el baño limpio

5. El baño, fundamental

Para el cuarto de baño aplican prácticamente todos los trucos comentados antes. No debes dejar elementos tirados, intenta limpiar un poco cada día. Como señalamos en el primer consejo, incluso puedes hacerlo mientras te duchas o después del baño.

Este cuarto es, de hecho, uno de los lugares de la casa que más necesitamos ver limpios. El motivo es sencillo: está muy expuesto a la suciedad y las bacterias y no podemos evitar verlo varias veces al día. Ya lo sabes: mantenerlo limpio es más sencillo que cargar con la tarea de limpiarlo por muchos días.

De seguro habrá muchos otros problemas con los que tendrás que lidiar: sarro, manchas, alfombras sucias, arañazos, etc. La realidad es que ciertas cuestiones son inevitables y debemos hacerlas incluso aunque las odiemos.

Te puede interesar: 6 formas de limpiar tu baño con vinagre blanco.

No obstante, estos pequeños trucos de limpieza que debes saber, pueden facilitarte la tarea considerablemente. ¡Ponlos en práctica y evalúa los resultados!

Te puede gustar