5 trucos para quitar una goma de mascar de la ropa

Fernando Clementin · 30 junio, 2018
¿Cómo quitar ese pegote de tus prendas? No entres en desesperación: te presentamos algunas técnicas que debes probar antes de darte por vencido y descartar esa prenda que tanto te gusta.

¿Cuántas veces te has encontrado con una goma de mascar en tus prendas? Para quienes se encargan del cuidado de la ropa de los niños, esto es una verdadera tragedia. Sin embargo, no todo está perdido: existen ciertos trucos que puedes aplicar para quitar una goma de mascar de la ropa.

La goma de mascar, también denominada chicle, es la pesadilla de madres y padres. Incluso cuando no ha sido su niño quien la mascara, puede ocurrir que esta golosina aparezca adherida a una de sus prendas. En ese momento, creemos que el futuro de esa camisa o pantalón está sentenciado.

No obstante, debes saber que no es así. Si bien no se puede garantizar el éxito, ya que dependerá en gran medida de la tela de la prenda y de cómo de pegado esté el chicle, hay ciertos trucos que puedes probar para quitar una goma de mascar de la ropa. A continuación, te los explicamos uno por uno.

Maneras de quitar una goma de mascar de la ropa

Una regla general que debemos seguir para quitar un chicle es aflojarlo antes de intentar removerlo. De lo contrario, solo lograremos estropear la prenda, más allá de que seguramente acabemos quitando el pegote.

Toma nota de las siguientes técnicas y procura tenerlas a mano; nunca sabrás cuándo pueden ser necesarias:

1. Aplicar frío

Una buena medida para despegarlo es congelar el chicle. Frota un hielo sobre la goma de mascar e, inmediatamente, intenta sacarlo con una cuchara. Debes ser veloz y actuar antes de que se vuelva a calentar, ya que volverá a adherirse. Si pones el hielo a ambos lados de la tela, mucho mejor.

Lee también: ¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando comes un chicle?

Otra gran alternativa es introducir la prenda en una bolsa de plástico y meterla en el congelador; si lo haces, procura que la goma de mascar no quede en contacto con otra parte de la prenda, para que no se pegue todavía más. Al cabo de unas horas, remuévelo con un elemento puntiagudo y con muchísimo cuidado.

El hielo puede ayudar a eliminar el hielo de la ropa.

2. En agua hirviendo

Aunque no es recomendable para prendas muy delicadas, este proceso sí puede ser útil para tratar ropa normal. Debes sumergir la goma de mascar pegada a la tela en agua hirviendo. Mientras está sumergida, intenta quitar el chicle con un cuchillo o espátula.

Una vez que lo logres, sigue frotando un poco más con un cepillo de dientes para remover los restos. Luego, cuelga la prenda al sol para que se seque; no dudes en repetir el proceso si consideras que es necesario.

3. Usar alcohol

Lo bueno de este método es que es perfectamente aplicable en prendas más delicadas. Utiliza alcohol de farmacia para aplicarlo sobre la ropa; este no deja manchas ni tampoco las destiñe.

El proceso es muy sencillo: debes frotar una esponja o un paño con alcohol sobre el chicle; tras unos minutos, pasa un cuchillo o una espátula para remover la goma de mascar.

Te puede interesar: ¿Qué hacer para mantener el color en tus prendas?

4. Con la plancha

Puede que pensar en la plancha para quitar una goma de mascar de la ropa suene arriesgado, pero en realidad es bastante efectivo. Con estos sencillos pasos, no deberías tener problemas para quitar un chicle:

  • Coloca un trozo de cartón sobre la tabla de planchar u otra superficie plana.
  • Apoya el chicle sobre el cartón y plancha la prenda por detrás de este. La temperatura debe ser media; de lo contrario, acabarás pegoteando todo y el resultado será catastrófico.
  • Una vez que se ablande, debería salir casi solo. Esto puede tomar unos minutos; ten paciencia y no te precipites.
Plancha para la ropa.

5.  Aire comprimido

Las latas de aire comprimido que se usan habitualmente para elementos de computación pueden resultar muy útiles para quitar una goma de mascar de la ropa. El efecto es prácticamente el mismo que el del hielo: el chicle se endurecerá, y así podrás removerlo con total facilidad.

Es muy sencillo: simplemente apunta con el chorro de CO2 hacia el pegote y, cuando esté frío, quítalo con alguno de los elementos que mencionamos antes. Puedes proteger el resto de la prenda con un paño o doblándola si así lo deseas.

Con estos trucos, un accidente como sentarse encima de una goma de mascar o una broma de muy mal gusto ya no decretarán el fin de una de tus prendas. Ármate de paciencia y coraje y aplica una de estas técnicas para salvar la utilidad de tus ropas.