5 trucos para potenciar el deseo sexual

Cuando una persona no tiene deseo sexual, no debe tomarse como algo normal, ya que tener relaciones es parte de vivir y sobre todo de sentir placer

¿Has escuchado hablar sobre los sentimientos sexuales? En realidad son parte de la vida cotidiana. Potenciar el deseo sexual requiere: deseo, atracción y el enamoramiento.

Es claro que cada uno argumenta un significado, sin embargo, en cuestiones de sexo van aunados.

Analicémolos de forma individual: 

  • Deseo: Es el anhelo que nos impulsa a interactuar sexualmente. No solo se trata de algo psicológico, ya que después de la adolescencia o al presentarse un cambio hormonal aumenta.
  • Atracción: una vez que tienes la necesidad, entonces se presenta esa fuerza que te atrae de forma inexplicable.
  • Enamoramiento: Es en esta fase en la que dichos términos se unen. Es decir, te enamoras cuando deseas y sientes atracción por una sola persona.

El objetivo es que sea ella quien satisfaga tus necesidades.

¿Qué es el deseo sexual?

También llamado el motor de la sexualidad. Si lo definimos de manera coloquial, se trata de las ganas de estar con otra persona a nivel sexual.

Sin embargo, el error que muchos cometemos es igualar el deseo sexual con la excitación. Esta última es una reacción fisiológica, esto significa que sabemos que estamos excitados cuando se produce una erección o lubricamos.

Por su parte, el deseo es simplemente la fuerza que nos ayuda a buscar el placer. De ahí que muchas veces pueda haber deseo pero, cuando llega el momento, hay un bloqueo en la excitación sexual.

Lee también: Lo amo, pero ya no lo deseo como antes 

¿Por qué no logro la excitación sexual?

mitos sobre el sexo

En algunos casos son los pensamientos los que no nos dejan fluir durante el acto. Tales como:

  • Miedo: No quieres hacer el ridiíulo, temes el rechazo por mostrar tu cuerpo.
  • Ansiedad: Te preocupas de lo que pasará al llegar al orgasmo, por lo que no lo permites. ¡Relájate! 
  • Estrés: Es el enemigo de todas las actividades humanas. Por supuesto, las tensiones también bloquean el desempeño sexual.
  • Prejuicios: Es más difícil desaprender que aprender. La sociedad está llena de prohibiciones que nos hacen sentir culpables. ¡Libérate!
  • Comunicación: Este elemento no puede faltar en la relación. Es la única manera de expresar lo que realmente te gusta.  
  • Pasión: En este caso no solo se trata del instinto carnal. El hecho de llevar una actitud de derrota en la vida no te permite disfrutar con libertad.
  • Ignorancia: No hay nada mejor que descubrir de lo que es capaz el cuerpo humano. En ocasiones no te atreves porque temes sufrir un daño físico; mientras estés informado nada te tomará por sorpresa. 
  • Fármacos: Llevar un tratamiento con antidepresivos o medicamentos para la presión causa efectos secundarios. Entre ellos se encuentra la disminución del apetito sexual.

¿La ausencia de deseo sexual tiene solución?

Por fortuna, aumentar el deseo sexual es posible, independientemente si eres hombre o mujer.

Tener relaciones sexuales está en nuestro instinto pero muchas veces hay que trabajar hasta superar el problema. Pon atención en los siguientes trucos:

1. Contacto físico

Contacto físico

Alejarse de la pareja inicia con un simple descanso. Ambos buscan tomarse un tiempo pero no dicen nada, solo se apartan.

Esto provoca que el contacto físico desaparezca, ¿hace cuánto tiempo no se toman de la mano? Las caricias, abrazos y besos quedaron en el olvido.

Mientras no las recuperen el acto sexual seguirá esperando.

No te pierdas: Conviértete en tu pareja ideal 

2. No temer al juego erótico

En realidad tener una noche satisfactoria en la intimidad no es tan complicado. No siempre se trata de utilizar juegos eróticos o poner en práctica fetiches en los que no encajas.

La clave está en pedir lo que deseas. Por supuesto, también los deseos de tu pareja.

3. Cambiar escenarios

Cambiar escenarios

¿Cuándo fue la última vez que rompieron la rutina? Estamos tan acostumbrados a la vida acelerada, cumpliendo reglas y horarios que hemos vuelto la vida sexual aburrida.

De hecho, si nos pidieran tener un encuentro con los ojos cerrados, no fallaríamos. Es válido cambiar los espacios y provocar curiosidad en cada encuentro.

4. Frases estimulantes

En este punto se toman en cuenta aspectos como los valores y tradiciones con el fin de no herir susceptibilidades. Es decir, no se trata de utilizar un lenguaje grosero para estimular la libido.

Hay que conocerse como pareja y ver hasta dónde se puede llegar.

5. Quererte

Quererte

No cualquiera tiene la valentía de quererse y aceptarse. De nada te sirven los pasos anteriores si no tienes amor propio. Una persona segura siempre será deseada y no tendrá pudor a la hora de intimar.

Es tiempo de conocerte literalmente de pies a cabeza. Echar un vistazo a tus emociones y tu estado físico. ¿Qué es lo que te apetece? ¿Hay algo que aborreces? 

Intenta mantener una actitud positiva y enérgica pero, sobre todo, mantén la mente abierta. No olvides que en la cama no hay límites, hasta que uno de los dos no esté de acuerdo.

Desde luego que cuidar tu salud es un requisito indispensable. No se trata solo de llevar una dieta balanceada sino también de realizar actividad física.

¡Cuida tu apariencia! Es una manera de mostrarle a tu pareja cúanto te quieres y también despertar sus fantasías.

Categorías: Pareja Etiquetas:
Te puede gustar