5 usos alternativos de la fécula de maíz que te gustará conocer

Gracias a sus propiedades la fécula de maíz es ideal para regular la producción de grasa, por lo que puede sernos de gran utilidad como ingrediente para nuestras mascarillas faciales o capilares

La fécula de maíz, mejor conocida como maicena, es un tipo de harina que suele utilizarse en la elaboración de productos de panadería, postres y otra amplia variedad de recetas que lo requieren para mejorar su consistencia.

Es un ingrediente que ha ganado fama en la cocina saludable, ya que es una gran alternativa para las personas celíacas o con intolerancia al gluten.

Lo que muchos no saben es que, además de estas aplicaciones, es un producto muy versátil que puede ayudar a resolver otros aspectos de la vida cotidiana.

Su textura y propiedades se combinan con facilidad con otros ingredientes, convirtiéndose en la solución para algunas tareas domésticas y problemas cosméticos.

Como sabemos que muchos aún limitan su uso, hoy queremos compartir 5 formas alternativas de sacarle más provecho.

¡No te lo pierdas!

1. Tratamiento para quemaduras cutáneas

Quemadura

La fécula de maíz contiene vitaminas y minerales que ayudan a curar la piel en caso de quemaduras superficiales.

Su aplicación directa reduce la sensación de ardor y ayuda a remover las células muertas para un óptimo proceso de oxigenación.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de fécula de maíz (20 g)
  • 1 cucharadita de aceite de coco (5 g)
  • Agua (la necesaria)

Preparación

  • Vierte la fécula de maíz en un recipiente y agrégale agua para formar una pasta espesa.
  • Tras obtener la consistencia deseada, mézclalo con el aceite de coco.

Modo de aplicación

  • Aplica el tratamiento sobre las áreas de la piel afectadas, y déjalo actuar 30 minutos.
  • Enjuaga con agua fría y úsalo por lo menos 3 veces a la semana.

Ver también: Los 5 mejores remedios caseros para calmar la piel irritada

2. Removedor de manchas de tinta

Las manchas de tinta suelen ser difíciles de remover cuando logran penetrar en las superficies de nuestros muebles.

Por suerte, gracias a sus propiedades, la maicena puede facilitar esta tarea.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de fécula de maíz (20 g)
  • 5 cucharadas de leche (50 ml)

Preparación

  • Combina la fécula de maíz con la leche hasta obtener una pasta espesa.

Modo de aplicación

  • Frota el producto sobre la zona que deseas desmanchar, y déjalo actuar 15 minutos.
  • Cuando esté seco, cepíllalo y remueve la mancha.

3. Tratamiento para el cabello graso

Tratamiento para el cabello graso

Por su poder absorbente y exfoliante, la fécula de maíz se puede emplear como solución alternativa para suavizar y limpiar el cabello graso.

Su uso sobre el cuero cabelludo remueve el exceso de sebo, disminuyendo el aspecto sucio y la formación de caspa.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de fécula de maíz (20 g)
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio (5 g)
  • Agua (la necesaria)

Preparación

  • Incorpora la fécula de maíz y el bicarbonato en un recipiente, y agrégales un poco de agua para formar una pasta espesa.

Modo de aplicación

  • Humedece el pelo, sepáralo en varios mechones y aplícale el tratamiento desde las raíces hasta las puntas.
  • Deja que actúe 30 minutos y enjuaga.
  • Úsalo, por lo menos, 2 veces a la semana.

4. Mascarilla para los puntos negros

Por su capacidad para regular la producción de grasa y remover las células muertas, este ingrediente natural puede usarse como remedio para los puntos negros.

En este caso proponemos combinarlo con clara de huevo para obtener una mascarilla exfoliante y revitalizadora.

Ingredientes

  • 1 clara de huevo
  • 1 cucharada de fécula de maíz (10 g)

Preparación

  • Bate una clara de huevo y mézclala con la fécula de maíz.

Modo de aplicación

  • Extiende la mascarilla por todo el rostro, enfocándote en las zonas con puntos negros.
  • Deja que actúe 30 minutos y retírala con agua tibia.
  • Úsala hasta 3 veces a la semana.

Te recomendamos leer: 3 exfoliantes caseros para quitar los puntos negros

5. Remedio para el pie de atleta

El-pie-de-atleta

La fécula ayuda a absorber la sudoración de los pies para alterar el ambiente que necesitan los hongos y bacterias para proliferarse.

La podemos combinar con un poco de aceite de coco para conseguir un potente remedio contra el pie de atleta y los callos.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de fécula de maíz (20 g)
  • 3 cucharadas de aceite de coco (45 g)

Preparación

  • Funde el aceite de coco y mézclalo con la fécula de maíz.

Modo de aplicación

  • Toma la pasta cremosa y frótala sobre los pies, en especial en las áreas afectadas por este problema.
  • Deja que actúe 40 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso todas las noches hasta mejorar el estado de la piel.

Como puedes notar, son varias las formas de usar este ingrediente más allá de sus cualidades para la cocina.

Si lo tienes en tu despensa y lo estás desaprovechando, empieza a usarlo para elaborar estos remedios caseros.

¡Te encantará!

 

 

 

 

 

 

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar