5 usos del carbón activado que no conocías

Aunque el carbón activado se hizo popular por su capacidad para desintoxicar, también podemos aprovechar sus propiedades para otros usos alternativos en la salud y belleza

En los últimos años se han popularizado varios usos del carbón activado, tanto en la salud como en la belleza. Este producto de origen vegetal tiene interesantes propiedades que le permiten destacarse dentro de la medicina natural. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el carbón activado?

El Servicio de Información de la Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU lo explica:

El carbón común se hace de la turba, del carbón de mina, de la madera, de la cáscara de coco o del petróleo. “El carbón activado” es similar al carbón común, pero está hecho especialmente para su uso como medicamento. Para hacer el carbón activado, los fabricantes calientan el carbón común en la presencia de un gas que hace que se produzcan espacios o “poros” en el interior del carbón. Estos poros ayudan a que el carbón activado pueda “atrapar” sustancias químicas.

¿Por qué se utiliza?

Sus principales virtudes se le atribuyen a los microporos que componen su superficie. Estos actúan como filtros para atrapar compuestos presentes en un gas o líquido. Se considera uno de los “antídotos naturales” más potentes, ya que su acción desintoxicante permite adsorber partículas dañinas como los venenos y toxinas que ocasionan estragos en la salud.

Sin embargo, más allá de estas populares aplicaciones, existen otras utilidades interesantes con las que se puede aprovechar en el hogar. Te las presentamos:

Usos del carbón activado como remedio natural

Su uso principal es la desintoxicación del organismo. No obstante, gracias a su acción antiinflamatoria, digestiva y antioxidante, también se ha empleado como base para muchos otros tratamientos. ¿Cómo se utiliza de forma segura?

1. Remedio para la hinchazón y los gases

El consumo de carbón activado puede prevenir esos incómodos síntomas de la indigestión y el exceso de gases tras una comida irritante. Sus compuestos absorben las partículas que interfieren en la digestión, evitando reacciones inflamatorias. Solo necesitarás:

  • 1 cucharadita de carbón activado en polvo (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Para prepararlo, agrega la cucharadita de carbón activado en una taza de agua y dilúyela bien. Ingiere la bebida antes de comer platos copiosos y, si sufres de muchos gases, tómala antes de cada comida principal.

Ver también: 5 ejercicios efectivos para eliminar los gases

Mujer con gases.

2. Remedio para aliviar la resaca

Aunque el carbón activado no absorbe el alcohol presente en la sangre, su ingesta con abundante agua puede acelerar el metabolismo para promover la eliminación de las toxinas que se retienen por un exceso de estas bebidas. Apunta los ingredientes:

  • 1 cucharada de carbón activado en polvo (10 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Agrega el carbón activado en las tazas de agua y mezcla bien. Tómalo cuando sientas molestias de resaca, procurando beberlo a sorbos para que se asimile bien.

Ver también: 5 deliciosos desayunos para aliviar la resaca 

3. Solución para las picaduras de insectos

Mientras que el carbón activado se usa de modo interno para adsorber el veneno que inyectan los insectos peligrosos, de modo externo se puede usar contra las picaduras leves.  Sus compuestos antiinflamatorios reducen los hematomas y evitan las alergias. Para tratarlo, utiliza:

  • 1 cucharada de carbón activado en polvo (10 g)
  • ½ cucharada de aceite de coco orgánico (8 g)

Para su preparación, combina el carbón activado con el aceite de coco orgánico hasta obtener una pasta. Una vez la tengas, frótala sobre la zona de la picadura y déjala actuar hasta que se seque. Después enjuaga con abundante agua fría y repite su uso hasta notar una mejoría.

Te recomendamos leer: ¿Alergias? despídete de ellas con estos 4 trucos caseros

4. Mascarilla para los puntos negros

Dentro de los usos del carbón activado este es uno de los que más llama la atención. Debido a su capacidad de absorción, es ideal para purificar la piel y eliminar los residuos que forman puntos negros al obstruir los poros. Para crear esta mascarilla necesitas:

  • 1 cucharadita de carbón activado en polvo (5 g)
  • 1 clara de huevo
  • 2 cucharadas de miel (50 g)

Primero, agrega el carbón activado en un recipiente hondo y mézclalo con una clara de huevo. Bate enérgicamente e incorpora las cucharadas de miel. Una vez te hayas asegurado de obtener un producto homogéneo, extiende la mascarilla sobre las zonas con puntos negros. Deja que se seque durante 20 minutos y retírala con cuidado. Por último, enjuaga con abundante agua fría para quitar cualquier residuo.

Mascarilla para los puntos negros.

En conclusión, son muchas las razones para tener carbón activado a la mano. ¿Ya lo incluyes en tu botiquín?