5 usos prácticos del aceite de menta que te gustará saber

6 julio, 2018
El aceite de menta tiene muchas utilidades de las que podemos beneficiarnos para mejorar nuestra salud y, también, para curar o aliviar determinadas dolencias.

Hoy día hay multitud de aceites esenciales, pero hoy nos vamos a centrar solo en uno de ellos: el aceite de menta. Específicamente, en los usos prácticos del aceite de menta que pueden ayudar a mejorar la salud y a disfrutar de un mayor bienestar.

El aceite de menta, además, puede combatir determinadas dolencias o problemas que pueden estar impidiéndote sentirte bien, con energía y seguro de ti mismo. Por eso, hoy vamos a descubrir algunos usos prácticos del aceite de menta de los que seguro nadie te ha hablado.

1. Combate el dolor de cabeza

¿Sufres de migrañas o de jaquecas? Estas dolencias suelen tener un único tratamiento y es conseguir alivio a través del consumo de fármacos. Por ese motivo, el aceite de menta puede ser una alternativa muy saludable y más beneficiosa.

Ingredientes

  • 2 gotas de aceite de menta
  • 1 cucharadita de aceite de almendras (5 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Para que el aceite de menta haga su efecto se deben diluir dos gotas en una cucharadita de aceite de almendras, por ejemplo, o cualquier otro tipo de aceite que nos guste más.
  • Tras realizar esto, se aplicará en la frente dando un suave masaje.

Los masajes vienen muy bien para aliviar los dolores de cabeza. Podemos dárnoslo nosotros mismos o pedirle a alguien que lo haga por nosotros. Es bastante eficaz, ¡pruébalo!

2. Ayuda a la descamación del cuero cabelludo

Usos prácticos del aceite de menta

Otro de los usos prácticos del aceite de menta es aplicarlo sobre el cuero cabelludo para resolver determinadas dolencias como la descamación, también conocida como dermatitis seborreica.

No obstante, este aceite también puede ayudar en el caso de que suframos caspa, picores o incluso ¡si tenemos piojos! Es una opción más que recomendada para todos estos casos.

3. Mejora la salud bucal

¿Sufres de muchas aftas? ¿Te huele el aliento? Seguro que todos compramos o hemos comprado alguna vez pasta dentífrica de menta, pero ¿y si optamos por hacer una crema casera en vez de comprarla?

El aceite de mente nos ayuda a eliminar los malos sabores de la boca, al mismo tiempo que la protege contra infecciones. Además, no produce ningún daño en el caso de que suframos de dientes o encías sensibles.

Es una opción mucho más económica y saludable. Además, es muy posible que resuelva todos esos problemas bucales que siempre hemos intentado solucionar con productos que comprábamos, pero que nunca daban el efecto deseado.

Lee también: Consejos para cuidar los dientes contra las infecciones

4. Combate los problemas de asma

Asma

Si tienes problemas de asma o estás pasando por un periodo de gripes, otro de los usos prácticos del aceite de mente es que ayudará a descongestionarte y a permitirte que respires mucho mejor.

¿Recuerdas el vaporub? Puedes utilizar el aceite de menta como un vaporub casero. Aplícatelo antes de ir a dormir sobre el pecho. También puedes poner algunas gotas en agua hirviendo y aspirar el vapor.

En cuestión de minutos, la sensación refrescante de la menta mejorará tu asma y, además, te permitirá respirar mejor si tienes congestión nasal o algún otro problema derivado de una enfermedad como la gripe. ¡Será todo un alivio!

Ver también: 3 maneras de utilizar miel en el tratamiento del asma

5. Reduce la inflamación

¿Padeces inflamación? ¿Notas que tienes un problema con la circulación? Si te encuentras en este caso, el aceite de menta puede ayudarte, ya que es una gran aliado para mejorar la circulación.

Si, por ejemplo, el problema lo tienes en las piernas, prueba a darte un ligero masaje con este aceite. El aceite refrescará la zona. Siempre es recomendable mezclarlo con otros, como el de almendras, por ejemplo, o aceite de coco. Así se evita que surjan irritaciones.

¿Conocías estos usos prácticos del aceite de menta? ¿Alguna vez has usado este aceite para alguno de los casos señalados? Es una opción natural, mucho más saludable y, sobre todo, más económica.

¿Por qué gastar nuestro dinero en una crema dental pudiendo confeccionarla nosotros? ¿Por qué probar un montón de champús caros para resolver nuestra dermatitis que terminan no dando resultado?

El aceite de menta se puede adquirir en herboristerías o tiendas especializadas en aromaterapia. Aun así, recomendamos que se compruebe su composición, pues en ocasiones, el aceite lleva demasiados componentes. Lo ideal es que sea lo más puro posible.

De ahí la importancia de que, después, lo debamos combinar con otros tipos de aceites para suavizar un poco su concentración y que no nos provoque irritaciones. ¿Te animarías a comprobar los usos prácticos del aceite de menta?

 

Te puede gustar