5 vegetales que puedes regenerar con unos simples trucos

Para conseguir nuevos vegetales deberemos regar las plantas regularmente, pero no demasiado, ya que correríamos el riesgo de que la raíz se pudriera por el exceso de agua

El consumo diario de vegetales es uno de los hábitos que nos pueden ayudar a mejorar tanto el peso corporal como otros aspectos de la salud. Ricos en vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales, son alimentos que deben incluirse de forma regular en la dieta. Afortunadamente, podemos regenerar vegetales en casa de manera sencilla.

Así pues, con unos simples trucos, muchas de las variedades de verduras pueden volver a crecer en casa, incluso aprovechando esas partes que consideramos un desecho.

Dado que puede parecer una tarea complicada, en esta oportunidad queremos mostrarte cuáles son esos vegetales que puedes volver a regenerar y cómo hacerlo sin complicarte tanto. ¡Descúbrelo!

5 vegetales que puedes regenerar

1. Lechuga

Regenerar lechuga

La lechuga es uno de los vegetales bajos en calorías que le brindan al cuerpo una significativa fuente de nutrientes esenciales que apoyan el metabolismo, las funciones renales y el corazón.

Usando un pequeño tronco de la planta podemos obtener otra lechuga fresca, ideal para disfrutar en las ensaladas y en otros platos.

¿Qué debes hacer?

  • En primer lugar, toma una pulgada (2,5 cm) de tronco de lechuga y sumérgelo en un recipiente con agua.
  • Una vez le aparezcan las raíces, espera varios días hasta que haya un ligero crecimiento de hojas en la parte superior.
  • Luego traspásala a una maceta o al jardín y deja que complete el proceso de crecimiento.

Visita este artículo: ¿Conoces las propiedades de la lechuga?

2. Apio

El apio es una de las hierbas que nos ayuda a darle un toque de sabor y nutrientes a muchos de los platos que preparamos a diario. A partir de los desechos podemos hacerlo crecer en casa para disfrutarlo 100% fresco y orgánico.

¿Qué debes hacer?

  • Primeramente, corta una pulgada (2,5 cm) del tallo de un manojo de apio y ponlo en un recipiente, con el lado cortado hacia arriba.
  • A continuación, agrega un poco de agua, hasta cubrir la parte inferior.
  • Lleva el recipiente a un sitio soleado y riégalo de forma regular hasta que se formen las raíces.
  • Una vez notes que van saliendo, plántalo en el suelo o una maceta y espera hasta que se forme toda la planta.

3. Espárragos

Regenerar espárragos.

Los espárragos son deliciosos, versátiles y sobre todo saludables. Este delgado brote se ha hecho bastante popular, no solo porque representa una importante fuente de nutrientes, sino porque se utiliza para bajar de peso.

Aunque puede resultar sencillo un cultivo a partir de las semillas, también es posible obtener una buena cosecha si se siembran los tallos maduros.

¿Qué debes hacer?

  • Adquiere varios tallos de espárragos maduros y siémbralos en tierra suelta.
  • Riégalo con cuidado, de forma regular, ya que no debe quedar demasiado húmedo porque pueden pudrirse las raíces.
  • La planta requiere sol parcial y el suelo se debe nutrir con fertilizantes orgánicos.
  • Puedes obtener la cosecha en uno o dos años posteriores a la siembra.

4. Albahaca

Las propiedades de la albahaca se han aprovechado desde la antigüedad tanto en la gastronomía como en la preparación de remedios naturales. Al igual que el apio, es una hierba fácil de cultivar en casa y no se necesitan más que algunos restos de los tallos.

¿Qué debes hacer?

  • Primero, selecciona tallos de 10 cm aproximadamente y luego incorpóralos en un vaso de agua.
  • Después, ponlos en un lugar donde les llegue la luz directa y déjalos sumergidos hasta que notes la aparición de raíces.
  • Una vez ocurra este cambio, traspásalos a una maceta y déjalos crecer lo suficiente.

Lee: Las propiedades medicinales de la albahaca

5. Zanahorias

Regenerar zanahoria.

Este vegetal que solemos incluir en muchas de nuestras recetas diarias podemos regenerarlo con esos trozos que casi siempre desechamos. Si bien la regeneración no se da totalmente hasta la parte superior, sí se obtiene gran parte de esta.

¿Qué debes hacer?

  • Corta una pulgada (2,5 cm) de la parte superior de la zanahoria. Después, clávale palillos de dientes en los alrededores, para que se sostenga en la parte superior de un vaso.
  • Agrega agua en el vaso, de tal modo que le brinde humedad solo al borde inferior del trozo de verdura.
  • Llévalo a un lugar donde le dé la luz directa y agrégale agua cada vez que esta se evapore.
  • Una vez notes la aparición de raíces, plántala en una maceta.

¿Estás lista para intentarlo en casa? Ahora que sabes que puedes aprovechar los desechos de los vegetales en un nuevo cultivo, ten en cuenta estos simples trucos y disfrútalos por más tiempo. Te animamos a que pruebes con una buena variedad de verduras y así conseguir un huerto urbano.