5 ventajas de ser madre después de los 40

La madurez mental y la estabilidad económica, laboral y sentimental son factores que inciden de forma positiva en ser madre después de los 40. Te contamos todas sus ventajas y algunos de sus riesgos.

Elegir ser madre después de los 40 es un tema que genera tanto dudas como controversias. Aunque mucho se ha hablado de sus riesgos, cada vez son más las mujeres que prefieren vivir la maternidad al llegar a esa edad. ¿A qué se debe esta situación?

Las llamadas “madres tardías” o “madres añosas” son mujeres que por lo general están adaptadas al estilo de vida actual. Debido a sus circunstancias personales, y sobre todo profesionales, desisten de la idea de tener un hijo en edades tempranas.

Es cierto que las posibilidades de concebir se disminuyen de manera drástica después de los 35 años. Sin embargo, gracias a los avances médicos y técnicas como la reproducción asistida, cada vez hay más probabilidades de lograr un embarazo saludable al llegar a la cuarta década.

Por otro lado, los controles actuales permiten disminuir los riesgos para el bebé y la madre. Además, dado que es una etapa en la que ya hay suficiente madurez mental y estabilidad laboral y económica, podemos hablar de otros beneficios.

Ventajas de ser madre después de los 40

Durante muchos años se ha sugerido que la edad idónea para tener hijos es entre los 20 y 30 años. No obstante, con el debido cuidado y las revisiones mensuales prenatales, ser madre después de los 40 años no tiene por qué ser un problema.

A pesar de que la ovulación se reduce con la edad, y que hay ciertos riesgos en comparación con los embarazos en edades más jóvenes, es posible concebir sin sufrir complicaciones. Además, es una etapa en la que se agrupan una serie de ventajas tanto para la madre como su hijo.

Te interesa leer: Quedar embarazada a los 45 años: ¿Es posible hacerlo de forma natural?

1. Mejora las habilidades mentales

Salud cerebral.

De acuerdo con una investigación publicada en el Journal of the American Geriatrics Society, ser madre después de los 40 tiene beneficios sobre las habilidades mentales. Debido a las hormonas que intervienen en el embarazo, aumenta la agudeza mental y mejora las capacidades verbales.

  • Una de estas es la progesterona, la cual se encarga de desarrollar el tejido cerebral. La otra es el estrógeno, que interviene de manera beneficiosa sobre la estructura del cerebro.

2. Hay mejores hábitos alimentarios

Cuando las mujeres están en una edad más madura son conscientes de los efectos de mantener unos buenos hábitos alimentarios. Si bien esto debería saberse desde temprano, las jóvenes no suelen darle tanta importancia a la alimentación de calidad.

Por lo tanto, otra de las ventajas de ser madre tardía es que aumenta la atención por lo que tiene que ver con la nutrición. Asimismo, considerando los riesgos que acarrea la edad, la madre se preocupa más por comer bien y cuidar su cuerpo.

3. La madurez mental y emocional es superior

Madre dialogando con su hija.

Las mujeres que deciden ser madre después de los 40 pueden estar más preparadas para asumir el embarazo y los cambios que implica esta nueva etapa. La madurez mental ha alcanzado un grado superior y, por ende, es más fácil adaptarse y asumir los retos.

Del mismo modo, la sensatez de la edad proporciona la paciencia que las madres jóvenes no han adquirido de momento. Dado que ya ha atravesado otras situaciones vitales, es capaz de evitar el agobio por cualquier tontería.

4. Los hijos reciben más apoyo emocional

El hecho de ser madre después de los 40 aumenta las probabilidades de tener más tiempo para los hijos. Del mismo modo, la mujer suele estar menos estresada por su situación económica y laboral, por lo que tiene más paciencia para darles apoyo.

Adicionalmente, cabe destacar que también hay más estimulación temprana y mejor educación infantil. No solo influye el poder estar presentes, sino la calidad de vida que se les brinda cuando hay mejores ingresos. Al menos así lo demostró un estudio publicado en el Journal of Family Psychology.

5. Hay plena consciencia de la decisión tomada

Riesgos durante el embarazo.

Las mujeres que deciden tener un hijo a esta edad son conscientes de la decisión que están tomando. Inclusive, la mayoría se informa al respecto y lo planea en compañía de su pareja y un médico. La futura madre es consciente de la etapa en la que se encuentra y los riesgos que debe afrontar.

Desventajas de ser madre después de los 40

Hoy en día muchos de los riesgos de ser madre después de los 40 se han disminuido por el avance médico. Sin embargo, no por ello hay que pasarlos por alto. La edad implica tener un embarazo de más cuidado, sobre todo por la salud del bebé. Sus desventajas incluyen:

  • Mayor riesgo de anomalías cromosómicas
  • Hasta un 50% de probabilidad de parto por cesárea
  • Riesgo de sufrir un aborto espontáneo
  • Problemas en la madre como la hipertensión y diabetes gestacional
  • Más probabilidades de parto prematuro y bebés con bajo peso

Debes leer: El tamaño del bebé podría afectar a su salud mental posterior

¿Estás planeando ser madre después de los 40? No es un imposible. Aunque los riesgos pueden causar un poco de temor, actualmente hay muchas posibilidades de tener un embarazo sano. Por lo tanto, consulta al ginecólogo y médico para chequear tu caso.