6 aceites esenciales que ayudan en el tratamiento del asma - Mejor con Salud

6 aceites esenciales que ayudan en el tratamiento del asma

Además de evitar el tabaco y los ambientes contaminados, para aliviar los ataques de asma y prevenir sus síntomas podemos recurrir a diferentes remedios naturales, como los aceites esenciales

El asma es una enfermedad crónica de los pulmones que tiene lugar cuando el flujo de aire se limita debido al estrechamiento e inflamación de las vías respiratorias.

Los síntomas varían en cada paciente, según el nivel de gravedad, pero, en general, ocasiona silbidos en el pecho, tos y dificultades para respirar con normalidad.

Su origen es complejo y no está exactamente determinado, aunque hay muchos factores que se asocian a la tendencia a padecerlo.

Los antecedentes familiares, el consumo habitual de cigarrillo y la exposición a ambientes contaminados son algunas de sus causas principales.

En algunas personas los ataques son recurrentes, mientras que otras lo padecen de forma esporádica, casi siempre por un debilitamiento en el sistema inmunitario.

Por suerte, en la búsqueda por controlarlo, se han encontrado muchos remedios de origen natural que contribuyen a calmar sus síntomas para que no afecten la calidad de vida.

En esta oportunidad queremos compartir las propiedades de 6 aceites esenciales cuyos compuestos son útiles para el alivio de esta condición.

¡Conócelos!

1. Aceite de lavanda

Aceite esencial de lavanda

El aceite esencial de lavanda es un producto con propiedades antiinflamatorias y sedantes que disminuyen los síntomas del asma bronquial.

Su aplicación ayuda a despejar las vías respiratorias y promueve el alivio de la irritación.

¿Cómo utilizarlo?

  • Toma una pequeña cantidad de aceite de lavanda y frótalo con suaves masajes en el pecho y la espalda.
  • De forma opcional, llena un recipiente con agua hirviendo, agrégale una cucharada de aceite de lavanda e inhala los vapores.

Lee: 7 usos domésticos de la lavanda que te gustará conocer

2. Aceite de clavo dulce

Los compuestos antibacterianos, antiespasmódicos y antivirales del aceite de clavo dulce lo convierten en un aliado contra los ataques de asma y la congestión de los conductos respiratorios.

Sus compuestos volátiles sirven como antiinflamatorios y descongestionantes, ideales para calmar las dificultades para respirar y la tos.

¿Cómo utilizarlo?

  • Úsalo en aromaterapia con un difuso de aceites o un vaporizador.
  • Para conseguir mejores resultados lo puedes aplicar en el pecho, preferiblemente combinado con aceite de coco o de aguacate.

3. Aceite de orégano

Aceite de orégano

Entre las múltiples propiedades del aceite de orégano se destaca su capacidad para controlar los síntomas del asma y la bronquitis.

Sus activos antibacterianos y antiinflamatorio, incluyendo el timol y carvacrol, promueven el despeje de las vías respiratorias, mejorando el paso del oxígeno hacia las células.

¿Cómo utilizarlo?

  • Agrega una o dos cucharadas de aceite de orégano en una olla de agua hirviendo y, antes de que se enfríe, inhala los vapores.
  • Cubre tu cabeza con una toalla para encerrar el calor.

4. Aceite de limón

El aceite esencial de limón se ha utilizado desde la antigüedad como producto alternativo para combatir los síntomas de las afecciones pulmonares.

Su alto contenido de vitamina C y antioxidantes ayuda a fortalecer el sistema inmunitario para mejorar la respuesta frente a los virus y bacterias.

Tiene propiedades expectorantes y antiinflamatorias que facilitan la eliminación del exceso de flemas para lograr un rápido alivio de los canales respiratorios.

También controla la tos y las dificultades para respirar, ya que remueve los desechos de los conductos nasales y la garganta.

¿Cómo utilizarlo?

  • Usa el aceite esencial de limón para masajear el pecho y la espalda antes de dormir.
  • Incorpora hasta 6 gotas de este ingrediente en tus infusiones.

5. Aceite de menta

Aceite esencial de menta

El aceite esencial de menta es un producto que se obtienen a través de un proceso de destilación de vapor de las hojas de la planta.

Su destaca por sus efectos antimicrobianos y antivirales, ideales para hacerle frente a las infecciones que irritan las vías pulmonares.

Se utiliza como agente para controlar los síntomas del asma, incluyendo la tos y los sibilancias.

¿Cómo utilizarlo?

  • Pon una pequeña cantidad de aceite esencial de menta en un trozo de algodón e inhálalo durante 10 minutos.
  • Incorpora el producto en agua hirviendo y utilízalo para hacer vahos.

¿No lo sabías? Cómo hacer una depuración de pulmones y bronquios

6. Aceite de manzanilla

Las propiedades antiinflamatorias y calmantes de las flores de manzanilla se han empleado desde hace cientos de años como complemento contra las enfermedades virales.

En este caso especial es muy efectiva, dado que relaja los músculos bronquiales que estrechan las vías respiratorias durante el ataque de asma.

Sus compuestos desinflaman los conductos y facilitan la oxigenación para evitar episodios crónicos de la enfermedad.

¿Cómo utilizarlo?

  • Pon un poco de aceite esencial de manzanilla en las palmas de tus manos y úsalo para realizar masajes relajantes en el pecho y la espalda.
  • Repite su uso cada noche, o bien, cada vez que presentes síntomas de asma.

La aplicación de cualquiera de estos remedios con aceites esenciales puede contribuir a frenar los incómodos síntomas de esta enfermedad.

No obstante, siempre es conveniente consultar al médico para recibir un tratamiento más completo y eficiente.