Alimentación durante la diarrea

Brunilda Zuñiga · 27 diciembre, 2017
Es importante atenernos a determinada alimentación durante la diarrea, así como en el período de convalecencia. Se recomienda seguir una dieta blanda y evitar alimentos que pueden irritar el estómago.

La diarrea puede aparecer en cualquier momento de la vida, sin importar lo bien que te cuides, a raíz de diferentes causas. A pesar de que constituye un problema relativamente sencillo, puede ocasionar grandes contratiempos en tu día a día.

Para evitar agravar la situación, es recomendable mantener determinada alimentación durante la diarrea y saber qué alimentos conviene no consumir. De lo contario, el problema podría extenderse.

Durante las primeras 48 horas, es posible que te sientas excesivamente cansado y deshidratado. Por ende, el agua desempeña un papel fundamental, pues ayuda a prevenir la deshidratación. De hecho, la primera etapa en una diarrea consiste en aportar líquidos. Una vez tolerados los líquidos, se procede a incorporar sólidos.

A continuación, presentamos 4 alimentos que conviene evitar y otros consejos para tener en cuenta durante la alimentación durante la diarrea. Al final, sumamos otras recomendaciones útiles a la hora de preparar los alimentos que consumirás durante este período.

1. Alimentos que generan gases

Acumulación de gases

El primer grupo de alimentos que debes evitar cuando tienes diarrea son aquellos que de por sí generan gases. Su efecto aumentará tu incomodidad y podrá empeorar la diarrea.

Entre los vegetales desaconsejados en los procesos diarreicos, se encuentran:

  • Frijoles
  • Brócoli
  • Coliflor
  • Cebolla
  • Choclo
  • Vegetales de hojas verdes

En cambio, el zapallo, la calabaza y la zanahoria en puré forman parte de los vegetales permitidos. Recuerda que, en general, es mejor pelarlos y quitarles las semillas.

Entre las frutas desaconsejadas en los procesos diarreicos, se encuentran:

  • Albaricoque
  • Ciruela
  • Pasas de uva
  • Frutos secos

Sustituye estas frutas por banana madura, manzana, pera o durazno, preferentemente pisados, rallados o cocidos, sin piel ni semillas.

Leer más: 5 razones por las que tienes gases todo el tiempo

2. Grasas, frituras y azúcares

¿Sueles comer alimentos ricos en grasa o azúcar? Si es así, es probable que una ingesta indiscriminada de estos sea la causa de la diarrea. Tanto las grasas como los azúcares pueden acelerar las contracciones intestinales y provocar reacciones en tu sistema digestivo.

Por su parte, tal como explica la Dra. Laura Castro, las frituras producen hormonas que modifican el funcionamiento del intestino y aumentan su sensibilidad.

Evita a toda costa:

  • Embutidos
  • Comida rápida
  • Cortes de carne grasos
  • Salsas
  • Aderezos comerciales

Sustituye estos alimentos por proteínas magras, que solo estén cocidas o hervidas. Las mejores opciones son:

  • Caldos
  • Sopas
  • Pollo
  • Ternera
  • Pavo

En cuanto a los azúcares y sus sustitutos, el riesgo de consumir alimentos que contengan este tipo de componentes se asocia a su efecto laxante. Si los consumes, aumentarás la sensación de hinchazón del estómago y tendrás más gases.

3. Leche y sus derivados

Leche

Aunque no seas intolerante a la lactosa, deberías evitar el consumo de leche y otros productos lácteos durante el día que tienes diarrea y unas 48 horas después. De este modo, contribuyes a que la molestia no empeore o regrese.

El motivo de esta recomendación se basa en que la leche requiere lactasa para ser digerida. El problema es que, durante o después de la diarrea, la lactasa en el estómago disminuye, y entonces aumentarán los síntomas:

  • Gases
  • Hinchazón abdominal
  • Malestares gastrointestinales
  • Diarrea

No obstante, existen leches deslactosadas y sin lactosa. Será el médico quien determine si pueden incluirse o no en la alimentación durante la diarrea función de su gravedad.

El único producto lácteo permitido es el yogur. Como se trata de un alimento rico en probióticos, favorece la flora intestinal y facilita, entonces, la disminución de la diarrea. Eso sí, debes consumir yogur natural y sin azúcares.

Leer más: 5 tips para detectar intolerancia a la lactosa en los niños

4. Café, refrescos y alcohol

Estas tres bebidas son irritantes gastrointestinales a los que nos hemos habituado a consumir con frecuencia. Como tales, pueden aumentar las molestias y la diarrea en sí. Te recomendamos no incluirlos en la alimentación durante la diarrea y evitarlos, al menos, por una semana más.

  • Para reemplazar el café, utiliza tés. Las mejores opciones son el té de manzanilla, el de menta y el de hierbabuena, pues actúan como excelentes digestivos.
  • Procura sustituir los refrescos por agua simple o infusiones con frutas.
  • Evita el alcohol, puesto que sus efectos crean las condiciones perfectas para la diarrea. El exceso de alcohol puede acelerar el tránsito intestinal y acrecentar las contracciones musculares, responsables de la evacuación de las heces.

En caso de que la diarrea sea muy fuerte, procura reponer los líquidos con sueros.

Algunos consejos para preparar tus alimentos

Tengas o no diarrea, en todo momento, debes asegurarte de consumir alimentos en óptimas condiciones. Esto implica que:

  • Hayan sido lavados y apartados de agentes contaminantes. Los vegetales y las frutas deben ser lavados y desinfectados. Con las carnes, debes asegurarte de que no hayan estado en contacto con carnes en descomposición.
  • Tengan algún tipo de cocción. Durante el período de diarrea y una semana después, asegúrate de consumir mayormente alimentos cocidos. Procura que la mayoría de los platos que comas fuera de casa tengan una cocción baja en grasa. Las frutas son casi la única excepción, aunque no estaría mal hervir la manzana y la pera.

Otras recomendaciones para mantener tu salud estomacal son:

  • Lavarte las manos antes de preparar o manipular tus alimentos.
  • Desinfectar las superficies donde vayas a preparar los alimentos (mesa, tabla de picar, etc.).
  • Evita congelar y descongelar los alimentos más de dos veces, pues el cambio de temperaturas provoca descomposición.

Ahora que ya estás al tanto de la alimentación durante la diarrea y conoces los alimentos que debes evitar, modifica un poco tu dieta si es necesario. En unos días, todo regresará a la normalidad, pero no te olvides de tomar las precauciones correspondientes.

Si sueles presentar diarrea con frecuencia o si esta persiste, consulta con tu médico para determinar si existe la posibilidad del síndrome del intestino irritable.