6 alimentos que no deberías consumir en tu desayuno

Muchos de nosotros incluimos en nuestros desayunos mermeladas y zumos industriales que, si bien pueden parecer sanos, no son tan saludables para nuestro organismo y pueden desencadenar reacciones indeseadas

En los últimos años el desayuno se ha posicionado como la comida más importante.

Y es que no solo nos aporta la energía que necesita el cuerpo para afrontar un nuevo día: los nutrientes que brinda activan el metabolismo y son claves para muchos otros procesos.

Aunque muchos llegaron a pensar que ignorarlo era una forma eficaz para “ahorrar calorías”, hoy esa creencia está desmentida y se señala que, en realidad, puede tener un efecto contrario sobre el peso corporal.

El problema es que, si bien muchos han empezado a tomarlo cada mañana, algunos están haciendo elecciones alimentarias que están lejos de ser saludables.

Como consecuencia, se desencadenan reacciones indeseadas, como por ejemplo, ansiedad por comer, sobrepeso y deficiencias nutricionales.

Para evitarlo, a continuación queremos mencionar en detalle 6 alimentos que no deben ingerirse como parte de esta primera comida.

¡Descúbrelos!

1. Bollería industrial

bolleria_industrial

Los productos de bollería industrial tienen altos contenidos de carbohidratos, grasas saturadas y azúcares que pueden caer muy pesados en el estómago.

Esto, sumado a su aporte de calorías vacías, son razones suficientes para evitarlos en el desayuno.

¿Qué son las “calorías vacías”? son aquellas que no aportan valores nutricionales relevantes, pero sí son una fuente calórica significativa.

Consejo

  • Optar por bizcochos y productos de panadería elaborados en casa.
  • Estos permiten emplear ingredientes orgánicos, libres de añadidos artificiales y con más contenido de fibra, vitaminas y minerales.

Lee también: Tips para comer menos carbohidratos

2. Carnes embutidas

Todas las variedades de carnes embutidas, incluyendo las que dicen ser “dietéticas”, son perjudiciales para la salud y no deberían incluirse en la dieta.

Aunque lucen frescas y apetitosas, ideales para un desayuno rápido, su alto contenido de sodio y grasas saturadas puede, con el tiempo, influir en problemas de sobrepeso, colesterol y presión alta.

Por otro lado, le caen pesado al sistema digestivo y pueden desencadenar inflamación abdominal, flatulencias y reflujo ácido.

Consejo

  • Optar por carnes magras o huevos como fuentes de proteínas para el desayuno.

3. Cereales con azúcar

Coloful Fruit Cereal Loops in a Bowl

La industria se ha encargado de vender la ideal que el cereal es el desayuno ideal. No obstante, aunque algunas variedades ricas en fibra son saludables, la mayoría son presentaciones azucaradas que no aportan beneficios.

Estos hacen parte del grupo de alimentos con “calorías vacías” que, como ya explicamos, carecen de nutrientes esenciales.

Adicional a esto, su alto contenido de azúcar y colorantes artificiales puede conducir al desarrollo de trastornos metabólicos.

Consejo

  • Consumir avena o cereales integrales como alternativa de los cereales de caja.

Visita este artículo: 6 cereales integrales que no deberían faltar en tu dieta

4. Zumos de frutas envasados

Por más publicidad que veamos, no nos podemos dejar engañar. Los zumos de frutas envasados jamás podrán remplazar los que obtenemos directamente de las frutas.

Aunque parecen una opción refrescante y deliciosa para desayunar, este tipo de refrescos, inclusive los que dicen ser “enriquecidos con vitaminas”, están llenos de azúcar y sustancias artificiales que no son buenas para el organismo.

Consejo

  • Preparar zumos o licuados 100 % naturales, empleando frutas y vegetales frescos.

5. Yogur con sabores artificiales

yogur-sabores

El yogur comercial, incluso el que en su etiqueta dice ser “light”, contiene sustancias añadidas que afectan su calidad nutricional en comparación con el yogur 100 % natural.

Es un producto que, a menudo, se incluye en el desayuno de los más pequeños. Sin embargo, aunque parecen saludables, no son tan nutritivos y su consumo puede producir acidez.

Su ingesta, entre otras cosas, se desaconseja porque:

  • Produce mayor liberación de flemas.
  • Está cargado de azúcar y componentes artificiales.
  • Puede producir inflamación abdominal.

Consejo

  • Ingerir yogur natural, rico en probióticos y libre de colorantes. Se puede preparar en casa, o bien, adquirirlo en el supermercado.

6. Mermeladas envasadas

Comer un poco de mermelada casera no supone ningún problema en nuestro desayuno. El inconveniente es que muchos las consumen de forma excesiva y eligiendo las que venden envasadas en los supermercados.

Pese a ser alimentos elaborados con frutas, sus altos contenidos de azúcar y añadidos artificiales reducen su calidad nutricional.

Consejo

  • Preparar una mermelada casera, evitando el uso de azúcares artificiales o jarabes.
  • Estas se pueden hacer aprovechando la fructosa o usando alternativas naturales como la miel.
  • Al momento de consumirlas, la porción debe ser moderada (máximo de dos cucharadas, pero preferiblemente solo una).

¿Sueles preparar tus desayunos con los alimentos mencionados? Ahora que sabes por qué es un error, procura rediseñarlo con opciones más orgánicas y llenas de nutrientes.