6 alimentos que no sabías que tenían altos niveles de colesterol malo (LDL)

Daniela Echeverri Castro·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante al
20 Mayo, 2019
En la actualidad se achaca el riesgo cardiovascular a la tasa de oxidación del colesterol LDL. Además la dieta puede influir en este parámetro.
 

La acumulación de colesterol LDL en las arterias, una enfermedad conocida como hipercolesterolemia, es uno de los males que más afectan a la población actual.

Este lípido, que en cierta medida es necesario para el organismo, es segregado por el hígado y también se obtiene de algunos alimentos que lo contienen.

Una vez se sintetiza, participa en la formación de ácidos biliares, en el trabajo cardiovascular y en otra serie de procesos que son esenciales para la salud. El problema es que en cantidades excesivas provoca varios desequilibrios y, tras formar placa en las arterias, incrementa de forma alarmante el riesgo de padecer patologías coronarias.

Por este motivo, para evitar complicaciones en la salud, es importante conocer cómo se manifiesta y qué alimentos tienden a incrementar sus niveles.

¿Qué es el colesterol malo (LDL)?

Las lipoproteínas de baja densidad (LDL), mejor conocidas como “colesterol malo”, son un tipo de grasa que tiende a depositarse en las arterias, formando placas de ateroma. No obstante, en los últimos años se comienza a dudar del potencial negativo de estas lipoproteínas. En su lugar se vincula el riesgo cardiovascular con la oxidación de las mismas, según un artículo publicado en la revista “Current Medicinal Chemistry”.

Una persona tiene hipercolesterolemia cuando, al medir sus niveles, el colesterol LDL supera los 130 mg/dl.

También hay un importante factor de riesgo cuando los niveles de “colesterol bueno” (HDL) son inferiores a los 35 mg/dl en hombres y 40 mg/dl en mujeres.

 

Ver también: 6 trucos de cocina que te ayudan a reducir el consumo de colesterol

Síntomas de colesterol alto

Hipercolesterolemia

Las manifestaciones clínicas del colesterol alto pueden variar en cada paciente. Por lo general, cuando la afección está en sus etapas iniciales, no se producen síntomas contundentes.

Conforme se va desarrollando, se puede experimentar:

  • Sensación de pesadez e indigestión.
  • Sensación de fatiga.
  • Estreñimiento.
  • Agitación al realizar movimientos.
  • Inflamación de las extremidades.
  • Mareos.
  • Dolor de cabeza.
  • Visión borrosa.
  • Dolor de pecho.

¿Cuáles son los alimentos con altos niveles de colesterol malo (LDL)?

Existen varios factores que pueden influir en la acumulación de colesterol malo (LDL) en las arterias. Sin embargo, la mayoría de los casos tienen algún tipo de relación con el consumo excesivo de alimentos que contienen grandes cantidades de grasas trans.

La ingesta de altas cantidades de azúcar refinado, o una dieta hipercalórica, pueden influir negativamente en el perfil lipídico, según un estudio publicado en el año 2018.

Es por esto por lo que, tanto para prevenirlo como para controlarlo, es primordial excluirlos de la dieta regular, reemplazándolos por opciones saludables.

 

1. Lácteos enteros

lacetos-enteros

Por su alto contenido de grasas saturadas, se pensaba que los lácteos enteros debían de ser eliminados de la dieta.

Lo cierto es que los estudios actuales no relacionan la ingesta de colesterol dietético o de grasas saturadas con un cambio en el perfil lipídico. Por este motivo la recomendación ha quedado atrás.

En su lugar, los expertos afirman que este tipo de lácteos son beneficiosos para el organismo gracias a su contenido en vitaminas liposolubles como la vitamina D.

Algunos ejemplos de lácteos enteros son:

  • Leche entera.
  • Crema de leche.
  • Nata.
  • Mantequilla y margarina.

Sin embargo sí que se deben evitar algunos productos derivados como la leche condensada. Su alto contenido en azúcares puede variar los biomarcadores que se asocian con el riesgo cardiovascular.

2. Quesos

Sucede lo mismo que con los lácteos enteros. Se trata de productos con alto contenido en grasa, cuyo consumo se ha desaconsejado en épocas anteriores.

En la actualidad la recomendación ha cambiado y no existen restricciones en cuanto a la ingesta de los mismos.

3. Carnes rojas procesadas

carnes
 

Aunque hacen parte de la alimentación regular de muchas personas en todo el mundo, las carnes rojas procesadas contienen grasas trans y aditivos en su composición. Estas sustancias son capaces de incidir en el perfil lipídico del individuo, según un estudio publicado en la revista “Journal of Lipids”.

No se aconseja abusar de su consumo y, adicionalmente, se recomienda elegir carnes frescas.

4. Casquería y vísceras

Estos alimentos son una fuente significativa de vitaminas A, B y D, y minerales como el potasio y hierro. Pese a esto, su consumo debe ser moderado y ocasional, dado que contienen demasiada grasa. Esto los convierte en productos de alto valor calórico, que se pueden asociar con una dieta que no respete el equilibrio energético y que, por ello, incida en el perfil lipídico del individuo.

Lee también: 7 recomendaciones para bajar el colesterol malo (LDL) y subir el bueno (HDL)

5. Mayonesa

mayonesa

La mayonesa, y en general muchos de los aderezos comerciales, contienen un alto nivel de grasa y calorías. Por este motivo se debe reducir el consumo de salsas, sobre todo de procedencia industrial. Esta clase de productos son susceptibles de presentar azúcares en su composición, así como aditivos que adulteren su calidad.

 

6. Bollería industrial

Los productos de bollería industrial o panadería contienen altas concentraciones de azúcar, grasas saturadas y grasas hidrogenadas.

Esto, en conjunto, hace más agresivo el efecto del colesterol malo (LDL) en las arterias, facilitando la formación de placa dura.

Cuida tu dieta para mejorar tu colesterol LDL

¿Sueles incluir estos alimentos en tu dieta regular? Aunque no tengas aún niveles altos de colesterol, es importante que empieces a reducir su consumo como medida preventiva contra este trastorno.

En su lugar, conviene aumentar el consumo de fuentes de omega 3, antioxidantes y fibra dietética que, en conjunto, favorecen la descomposición de esta sustancia.

  • Kattoor AJ., Kanuri SH., Mehta JL., Role of ox LDL and LOX 1 in atherogenesis. Curr Med Chem, 2019. 26: 1693-1700.
  • Yu Z., Ley SH., Sun Q., Hu FB., et al., Cross sectional association between sugar sweetened beverage intake and cardiometgabolic biomarkers in US women. Br J Nutr, 2018. 119: 570-580.
  • Takeuchi H., Sugano M., Industrial trans fatty acid and serum colesterol: the allowable dietary level. J Lipids, 2017.