6 alternativas naturales a la leche de vaca que deberías probar

Daniela Castro 25 noviembre, 2015
Las leches vegetales tienen una consistencia muy similar a la de vaca, son ricas en nutrientes y no contienen lactosa, por lo que son mucho más digestivas

Muchas personas han dejado de tomar leche de vaca y sus derivados, no solo porque son muy difíciles de digerir, sino porque tienen un elevado contenido de grasa y en ocasiones generan intolerancias.

Teniendo en cuenta que es una de las mayores fuentes naturales de calcio, hay quienes la han remplazado por suplementos o por otros alimentos que lo contienen en cantidades significativas.

En la actualidad, la leche de cabra se ha convertido en uno de los grandes sustitutos a este producto, ya que es similar en muchos aspectos pero con la diferencia de ser más fácil de digerir en el organismo.

Sin embargo, esta no es tan fácil de adquirir en el mercado y sus productos derivados suelen ser bastante costosos.

La buena noticia es que existen alternativas aún más saludables para remplazarla, ya sea como bebida o como ingrediente base para postres y licuados.

Aunque no son exactamente leches, algunas bebidas elaboradas con semillas, frutos y cereales pueden convertirse en excelentes opciones. ¿Te gustaría conocerlas?

1. Leche de soja

Leche de soja

La leche de soja es una de las bebidas vegetales más consumidas en todo el mundo, en especial por su elevado aporte de proteínas y nutrientes esenciales.

Se obtiene a partir de la leche y el agua y, al igual que la de vaca, se puede usar para preparar recetas como:

  • Cremas.
  • Salsas.
  • Queso.
  • Postres.
  • Batidos.
  • Helados.

Es una de las mayores fuentes de aminoácidos esenciales, lo que la hace de muy fácil digestión; además, contiene ácidos grasos esenciales, proteínas e isoflavonas, que son estrógenos vegetales que podrían ser beneficiosos para las mujeres.

Cabe aclarar que esta ha de ser 100% orgánica para poder obtener todos sus beneficios.

Lee también: Beneficios de la leche de soja para el organismo

2. Leche de coco

La leche de coco es el líquido que se obtiene a partir de la pulpa rallada del coco. Esta no se debe confundir con el agua de coco, que es aquella que se encuentra de forma natural en los cocos verdes.

Este tipo de bebidas hace un aporte significativo de grasa, no contiene lactosa ni colesterol y es una fuente de:

  • Vitaminas C, E, B1, B3, B5 y B6.
  • Fibra.
  • Minerales como hierro, selenio, sodio, calcio, magnesio y fósforo.

3. Leche de almendras

Leche de almendras

Se hace de una forma similar a la leche de soja y se caracteriza por tener un ligero sabor a nuez. No tiene lactosa, gluten ni colesterol, por lo que está catalogada como una de las más saludables.

Al tener una consistencia parecida a la de la leche de vaca, puede ser utilizada de la misma forma y en las mismas recetas.

Entre sus principales nutrientes se incluyen:

  • Vitaminas A, D y E.
  • Proteínas.
  • Ácidos grasos omega 6.
  • Minerales como zinc, calcio, hierro, magnesio y potasio.

4. Leche de anacardo

Se prepara poniendo los anacardos en agua. Luego, cuando se ablandan, se disuelven y se obtiene la leche.

Es rica en calorías, por lo que no es la más aconsejada para quienes están tratando de bajar de peso. Pese a esto, es saludable, porque aporta nutrientes como:

  • Vitamina B1 o tiamina.
  • Minerales como magnesio, selenio, potasio, calcio, hierro y fósforo.
  • Ácidos grasos insaturados (oleico y linoleico).

5. Leche de cáñamo

Se obtiene tras remojar las semillas de cáñamo en agua y molerlas, de una forma similar a la de soja.

El cáñamo se destaca por ser una fuente significativa de proteínas y ácidos grasos omega 3 relacionados con la salud del sistema cardiovascular.

Por si fuera poco, contiene cantidades significativas de:

  • Vitaminas A, E, B12 y D.
  • Riboflavonas.
  • Minerales como zinc, magnesio, hierro y fósforo.
  • 10 aminoácidos esenciales.

Visita este artículo: El 90% de las enfermedades cardiovasculares pueden prevenirse: 5 claves

6. Leche de avena

Leche de avena

Este tipo de leche vegetal se prepara a partir de la cocción de copos de avena en agua, y procesándolos posteriormente en la licuadora.

Es una de las mejores alternativas para los que sufren de intolerancias a la lactosa, ya que es baja en calorías, fácil de digerir y preparar, y rica en nutrientes como:

  • Grasas monoinsaturadas.
  • Vitaminas del grupo B.
  • Vitamina D.
  • Calcio.
  • Fibra.
  • Proteínas.

Todas estas alternativas a la leche de vaca representan una opción saludable para la nutrición y la elaboración de muchas de las recetas que la requieren.

Vale la pena empezar a probarlas para comprobar que son realmente excelentes alternativas para la digestión y el cuidado general del cuerpo.

 

Te puede gustar