6 alternativas naturales para el tratamiento del glaucoma

Complementar las indicaciones médicas con las propiedades curativas de algunos alimentos evitará el deterioro del nervio ocular y la pérdida de la visión a causa del glaucoma.

El glaucoma consiste en la obstrucción de los canales de drenaje del humor acuoso en los que está sumergido la parte visible del globo ocular. El tratamiento del glaucoma debe ser suministrado en las fases iniciales de la enfermedad para evitar la pérdida total de la visión.

Durante las primera etapas de la enfermedad, solo se ve afectada la visión periférica. Gradualmente se irá comprometiendo el resto del espectro visual debido al incremento de la presión intraocular.

La compresión del disco afecta al nervio óptico al punto de causar la muerte de algunas fibras nerviosas. Estas inicialmente se alojan en los extremos internos del globo ocular y, de forma progresiva, disminuyen el campo visual.

Glaucoma y factores de riesgo

Entre los factores de riesgo a la hora de padecer glaucoma encontramos:

  • La predisposición genética
  • Es más común después de los 40 años y en personas con problemas diabéticos.
  • El uso prolongado de corticoides incrementa la presión intraocular y en algunos casos puede originar glaucoma.
  • Existen detonantes físicos, como golpes o intervenciones quirúrgicas, que pueden generar lesiones en el funcionamiento del sistema de desagüe del humor acuoso.

Lee: Lo que dicen tus ojos sobre tu salud en general

Síntomas del glaucoma

Para evitar la pérdida de la visión a causa de esta enfermedad es clave su detección temprana. Si experimentas cualquiera de los siguientes síntomas debes consultar a un oftalmólogo:

  • Dolor del globo ocular
  • Secreción excesiva de los lagrimales
  • Episodios de fotofobia o intolerancia a la luz
  • Pérdida repentina y momentánea de la capacidad visual
  • Aumento de la presión intraocular (PIO)
  • Incremento desproporcionado de la miopía
  • Incapacidad de dilatar la  pupila

Soluciones naturales para el tratamiento del glaucoma

Como complemento a las indicaciones dadas por el oftalmólogo, es recomendable adoptar hábitos de vida más saludables. A continuación te sugerimos algunas soluciones naturales y actividades alternativas que te ayudarán con el tratamiento del  glaucoma.

Jugo de arándanos

El arándano tiene una alta concentración de potasio, por lo que resulta favorable para el tratamiento del glaucoma al disminuir la presión intraocular. Este zumo es rico en flavonoides que sirven para calmar el dolor en los ojos y retrasar el deterioro de las fibras nerviosas en la retina. También está indicado para controlar la retinopatía diabética.

Ingredientes

  • 1 taza de arándanos (150 g)
  • 1  taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Procesa ambos ingredientes en una licuadora hasta obtener una mezcla más o menos homogénea.
  • Con la ayuda de un colador retira los residuos sólidos.

Infusión de manzanilla

Infusión de manzanilla

La acción refrescante de la manzanilla disminuye la fatiga visual y el riesgo de padecer blefaritis o inflamación de los párpados.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de flores de manzanilla (15 g)

Preparación

  • Calentar el agua y, cuando llegue a ebullición, añadir las flores de manzanilla.
  • Dejar que infusionen durante 10 minutos, retirar del fuego y dejar reposar a temperatura ambiente.
  • Con la ayuda de un algodón, humedece los párpados con esta infusión cada vez que sientas inflamación en los ojos.

Jugo de hinojo y ginkgo biloba

La alta composición de zinc en el hinojo y de vitamina A del ginkgo biloba, los convierte en la mezcla ideal para el tratamiento del glaucoma. El zinc garantiza la absorción de la vitamina A por parte del tejido ocular, impidiendo la degeneración macular. Además, el ginkgo biloba también tiene propiedades vasodilatadoras que facilitan la circulación del humor acuoso.

Ingredientes

  • ½ taza de agua (125 ml)
  • 1 cucharada de hinojo (15 g)
  • 1 cucharada de ginkgo biloba (15 g)

Preparación

  • Infusionar las hojas de hinojo y ginkgo biloba en media taza de agua.
  • Consumir esta preparación 2 veces por día.

Espinaca

Esta planta contiene luteína y zeaxantina que son pigmentos presentes en la zona central de la retina. Su función principal es incrementar la agudeza visual.

  • Se recomienda incorporar espinaca cruda o cocida como parte de los hábitos alimentarios para el tratamiento del glaucoma.

Zanahoria

La zanahoria es imprescindible en toda dieta.

Esta hortaliza es muy utilizada para mejorar la visión, ya que contiene antioxidantes que detienen el glaucoma y regulan la tensión ocular.

  • La zanahoria es el alimento que posee mayor concentración de beta-caroteno. Una vez en el organismo, el beta-caroteno se transforma en vitamina A, que es beneficiosa para fortalecer la salud ocular y prevenir el glaucoma.
  • Adicionalmente la vitamina A incentiva la formación de pigmentos como la melatonina, que favorece la contracción y dilatación de la pupila.

No te lo pierdas: Protege tus ojos de la degeneración macular consumiendo estos 7 alimentos

Gimnasia ocular

Realizar ejercicios oculares 3 veces por semana puede disminuir la presión intraocular y ayudar en el tratamiento del glaucoma. Seguidamente te mencionamos los ejercicios más efectivos:

Ejercicio de flasheo

  • Consiste en someter al ojo a cambios extremos de luminosidad y oscuridad por 30 minutos. Durante el entrenamiento debes controlar la respiración.
  • El propósito de este ejercicio es lograr que la malla trabecular reaccione frente a los estímulos visuales. La principal función de la malla trabecular es drenar el humor acuoso. En este sentido, es de suma importancia para el tratamiento del glaucoma.

Ejercicio de palmeo

  • Une tus dedos y colócalos sobre los párpados sin aplicar presión.
  • La ausencia absoluta de luz hace que los músculos oculares se relajen, lo cual disminuye la presión interna.

Prevención del glaucoma

Para prevenir el glaucoma de forma efectiva ten en cuenta estos consejos:

  • A partir de los 40 años es imprescindible visitar al oftalmólogo periódicamente para evaluar nuestra capacidad visual. El diagnóstico temprano del glaucoma permite el control de la enfermedad y evita la pérdida de la visión.
  • Controlar el consumo de azúcares refinados y harinas. Estos alimentos afectan el funcionamiento de los vasos sanguíneos que nutren la retina.
  • Consume regularmente pescado fresco o suplementos de omega 3.