6 cambios que debes hacer en tu dieta para cuidar la piel

La piel se ve afectada directamente por lo que comemos. Por este motivo debes llevar una alimentación saludable y equilibrada.

Cuando de nuestro físico se trata, cuidar la piel es muy importante ya que es una de nuestras cartas de presentación ante el mundo. Por ello, es necesario mantenerla sana. Una de las formas más prácticas para lograrlo es a través de la elección adecuada de los alimentos que conformarán nuestra dieta.

La piel es un tejido delgado y resistente, que cubre nuestro cuerpo para protegernos de los agentes externos. De igual manera, se encarga de otorgarnos una apariencia juvenil y saludable sin importar nuestra edad.

Esto hace indispensable su cuidado por medio del consumo de nutrientes, vitaminas, antioxidantes y ácidos grasos. Ellos nos ayudarán a renovar nuestras células muertas, retrasando los efectos del envejecimiento.

Por el contrario, la mala alimentación y la adquisición de hábitos como el consumo de alcohol o el cigarrillo le pueden ocasionar severos daños. Estos se verán reflejados con el tiempo a través de enfermedades, manchas, arrugas, acné, irritación, por nombrar algunos.

Te recomendamos leer: 6 formas de emplear el té verde contra el acné

Cambios en tu dieta para cuidar la piel

Brindarle a nuestra piel los nutrientes y minerales necesarios se puede convertir en el elemento clave para garantizar su belleza. Es por eso que te ofrecemos una lista de modificaciones que debes haces en tu dieta para mantenerla fresca y renovada mientras cuidas tu figura.

1. Bebe más agua

El consumo de agua es un elemento fundamental para mantener la piel hidratada. Esto retarda la aparición de arrugas, impulsa la desintoxicación y mejora tu circulación.

Beber agua es bueno para controlar el peso e hidratarse.

Un estudio realizado en la Universidad de Missouri demostró que el consumo de 500 mililitros de agua efectivamente aumenta el flujo de sangre en los capilares de la piel.

De igual manera, puedes incrementar tu consumo de agua mediante la ingesta de frutas, como lo son la sandía, la naranja y el melón, las cuales poseen en su composición 85% de este líquido.

2. Come más verduras y frutas

Las verduras y las frutas tropicales contienen muchas vitaminas, lo que las convierten en una pieza fundamental para el cuidado de la piel.

Por ejemplo, la naranja es rica en Vitamina C, lo cual ayuda a mejorar el sistema inmunitario del cuerpo. También sirve como un antioxidante para mantener la piel radiante. Esto evita que surjan de líneas de expresión.

En ese sentido, la cáscara de esta fruta sirve como una fuente de calcio que contribuye a la renovación de las células muertas.

Por otro lado, tenemos una verdura como el brócoli, que también funciona como antioxidante y a su vez es capaz de dotar a la piel de vitaminas C y E, las cuales mejoran su flexibilidad.

Consumir naranjas ayuda a la piel.

3. Consume cereales y frutos secos

Son una fuente rica de nutrientes porque contienen en su mayoría selenio, vitamina E y omega 3. Los frutos secos, como las avellanas y almendras, poseen un alto contenido antioxidante que combate el surgimiento de arrugas. Por ello son ideales para cuidar la piel.

De acuerdo con una investigación de la Universidad de Scranton, los frutos secos aportan 8% de los antioxidantes de los alimentos que se consumen en el día. También son una fuente rica de proteínas y ácido alfa-linoléico. Estos elementos protegen y revitalizan la piel. Por eso deberían incluirse en las dietas.

A su vez, los cereales, como el trigo y la avena, aportan fibras, minerales y vitamina B a la piel, con lo cual contribuyen a su embellecimiento.

4. Incluye pescado

El pescado posee un alto contenido de proteína, vitamina A, C, grasas insaturadas y omega 3. Estos elementos lo convierten en un alimento esencial para la construcción de una dieta balanceada.

Pescado azul beneficioso para la piel.

En cuanto a cuidar la piel se refiere, ayudan a su rejuvenecimiento, firmeza y frescura. Al mismo tiempo, funciona como antiinflamatorio.

No obstante, es necesario aclarar que no todos los pescados tienen esta función. Por eso es recomendable que consumas salmón, atún, trucha y sardina.

5. Aprovecha el té verde

Es una bebida que ayuda a la desintoxicación del organismo. Además, contiene catequinas que combaten las bacterias, tonifican la piel y evitan el envejecimiento.

Un trabajo en el Centro Médico de Georgia demostró que el té verde puede rejuvenecer las células muertas de la piel, por lo que retrasa la aparición de las arrugas.

6. Toma más jugos naturales

Los jugos naturales son bebidas que no pueden faltar en una dieta. Aparte de que te ayudan a hidratar tu cuerpo, te aportan todos los nutrientes de las frutas que los componen.

Para cuidar tu piel, puedes aprovechar los siguientes jugos:

  • Zanahoria: previenen las líneas de expresión y dan color a la piel.
  • Fresa: dan colágeno y firmeza, evitando el envejecimiento.
  • Pepino: nutre y da vitalidad porque ayuda a la eliminación de las células muertas.

Debes leer: Por qué incluir la zanahoria en tu dieta

Para que estos cambios surjan efecto, deben ir acompañados de una buena rutina de ejercicios, hidratación, limpieza y protector solar. Solo así tendrás esa piel que tanto deseas y que te hará lucir joven durante mucho tiempo.