6 causas de dolor de cuello que sueles pasar por alto

Muchas prácticas cotidianas que realizamos de forma inconsciente suelen ser los desencadenantes de los dolores de cuello recurrentes, por lo que la solución pasa por corregir determinados comportamientos

El dolor de cuello, también conocido como cervicalgia, es un incómodo síntoma que suele producirse por la contracción muscular en esta zona del cuerpo.

Se manifiesta con una fuerte sensación de tensión y rigidez, la cual, muchas veces, dificulta el movimiento normal de la cabeza al realizar tareas cotidianas.

Es habitual entre quienes mantienen un estilo de vida sedentario, aunque también es recurrente en aquellos que trabajan sentados o en actividades que implican mucho esfuerzo físico.

Si bien no es grave y suele darse de forma esporádica, es primordial identificar su causa para combatirlo y evitar otras complicaciones.

Teniendo en cuenta que muchos desconocen algunos hábitos que influyen en su aparición, a continuación queremos compartir en detalle los 6 principales.

1. Permanecer mucho tiempo frente al ordenador

Dolor-en-el-cuello

¿Los dolores cervicales te suelen aquejar cuando estás frente al ordenador? Si es así, debes tener en cuenta que la postura que adquiere tu cuerpo en esta actividad puede ser la responsable de este síntoma.

Esto se debe a que los músculos de esta zona se cansan y se tensionan, en especial cuando se mantiene la misma posición por tiempo prolongado.

Ver también: ¿Se pueden hacer ejercicios delante del ordenador?

Sugerencias

  • Mantén una postura correcta al sentarte y, adicional a esto, toma pautas de descanso para estirarte.
  • Eleva la pantalla de tu ordenador a una altura que no implique doblar el cuello.

2. Usar los dispositivos móviles de forma inapropiada

Una de las razones por las que han incrementado los pacientes con molestias cervicales es por el uso extendido e inapropiado de los dispositivos móviles.

Estos elementos, incluyendo los celulares y tabletas, hacen que muchos adopten posturas incorrectas por largos periodos de tiempo.

Producto de esto, los músculos cervicales se tensionan y son más susceptibles a sufrir lesiones.

Sugerencias

  • Limita al máximo el uso de estos aparatos, a menos que sea necesario.
  • Si no puedes desconectarte, asegúrate de usarlos de forma correcta, sin doblar el cuello por mucho tiempo.
  • Realiza ejercicios de fortalecimiento para reducir la tensión.

3. Adoptar una mala postura al dormir

dormir

Una buena calidad de sueño nos permite relajar los músculos para prepararlos para un nuevo día.

Sin embargo, si no adoptamos una postura corporal correcta, es muy probable que aumenten las dolencias en el cuello y espalda.

Sugerencias

  • Ten en cuenta que, para evitar estas molestias, el cuello debe quedar alineado con la columna vertebral, independientemente de si duermes de lado o boca arriba.
  • La cabeza no debe quedar demasiado elevada porque aumentan las lesiones en esta zona.

4. Cargar con demasiado peso las mochilas

¡Mucho cuidado! Aunque cargas mochilas y bolsos es algo cotidiano, su uso inapropiado puede derivar en molestias cervicales de manera recurrente.

Portarlos mal, o añadirles demasiado peso, hace que los músculos en esta zona se resientan.

Sugerencias

  • Evita cargarlos con un peso excesivo, sobre todo si tienes que llevarlos por mucho tiempo.
  • No uses mochilas a un solo lado del cuerpo.
  • Estas no deben tener más del 10% del peso corporal, en especial si se trata de niños.

5. Fumar

Fumar

Las toxinas que contiene el cigarrillo no solo impactan de forma negativa la salud pulmonar y cardiovascular, sino que, con el tiempo, interfieren en la salud muscular.

Estas impiden la correcta oxigenación de los músculos y, además, aumenta la deshidratación y el dolor.

Su acumulación en el organismo puede deteriorar los discos de la espalda y el cuello, aumentando el riesgo de hernias de disco, tortícolis y debilidad muscular y articular.

Lee también: 8 motivos por los que deberías dejar de fumar ahora mismo

Sugerencias

  • Procura dejar el hábito de fumar lo antes posible.
  • Accede a métodos de desintoxicación para facilitar la eliminación de las toxinas que se acumulan en el cuerpo.
  • Evita exponerte a ambientes contaminados con humo de cigarrillo.

6. Realizar abdominales de forma inapropiada

No podemos negar que los ejercicios abdominales tienen muchos beneficios para nuestro cuerpo.

Sin embargo, si se realizan de forma inapropiada, estos podrían ser los causantes de dolencias en el cuello y la columna vertebral.

Aunque al principio no se percibe, los músculos que rodean el cuello se resienten por un mal esfuerzo en la zona.

Sugerencias

  • Centra el esfuerzo físico en la zona abdominal y no en la parte cervical.
  • Mantén la mirada hacia arriba, de tal modo que haya un buen espacio entre el mentón y el pecho.

¿Sueles tener constantes dolores cervicales? Si es así, es probable que alguno de estos hábitos cotidianos esté influyendo en su aparición.

Procura tomar las medidas necesarias para reducirlo y, adicional a esto, trata de ejercitarte para aumentar la fuerza y el soporte en esta zona.