6 claves a la hora de buscar un piso en pareja

Claudia Pamela Forestello · 11 octubre, 2018
Han decidido buscar un piso en pareja y no saben por dónde comenzar. Aprende de los mejores consejos para tener en cuenta y conseguir el lugar correcto para ambos

Llega el día en que deciden ir a vivir juntos y afianzar su relación, por lo que hay que salir a buscar un piso en pareja. La idea es romántica y feliz, aunque en el camino puede tornarse un tanto complicada.

Para no desistir en el intento, deben saber con determinación y claridad algunas claves. Comenzar con la planificación de la búsqueda de vivienda compartida les facilitará la decisión. La casa de vuestros sueños está a la espera de vuestra presencia, con calma hay que encontrarla.

6 claves para buscar un piso en pareja y no cometer errores irremediables

Más allá de la ansiedad que genera en ambos la propuesta de convivir, buscar un piso en pareja es algo para hacer tranquilos. Se trata de una elección que se realiza de a dos y con plena consciencia de todos los detalles. Lo primordial es sentarse y pactar estos puntos de mutuo acuerdo.

1. Comprar o alquilar

La primera decisión, es el método por el cual piensan adquirir el piso. Es real que todos sueñan con tener su propio hogar, pero a veces hay que analizar muy bien las circunstancias.

Para comprar, deben estar muy seguros de que la experiencia de la convivencia será exitosa, aunque todos crean que sí lo será. Además, hay que pensar si estarán en esa zona por siempre o solo durante pocos años.

Según sea las condiciones económicas y laborales actuales de la pareja, se puede optar por la compra o un arrendamiento. Lo aconsejable es no apurarse con una hipoteca cuando no están seguros de poder pagar.

2. La zona favorable para ambos

Casita en el lago.

La ubicación geográfica es un punto muy importante a la hora de buscar un piso en pareja. Probablemente cada uno tenga sus preferencias, ya sea por gusto o por las experiencias vividas. Ahora, hay que negociar el mejor lugar para los dos.

Es importante analizar la cercanía o la comodidad que ofrece el lugar para sus rutinas diarias. A partir de la mudanza, todas sus actividades partirán desde esa vivienda.

Algunos pilares claves son: servicios disponibles, medios de transportes, seguridad, distancia al trabajo, tiendas cercanas, etc. Lo ideal es buscar un piso en pareja con la claridad de lo que ambos necesitan para sentirse bien.

Lee este artículo: Trucos para gastar menos en la remodelaciones

3. La cantidad de ambientes

Al principio pueden suponer que un piso pequeño es lo mejor para disfrutar uno del otro. Sin embargo, tienen que pensar en el futuro y abrir sus mentes. En algún momento, de seguro, necesitarán sus propios espacios.

La convivencia no significa estar todo el día pegados unos con otros y, de hecho, una habitación para estar solos siempre ayuda. También hay que evaluar si recibirán visitas o si desean tener hijos más adelante. Mientras más en profundidad analicen las posibilidades, menos errores cometerán.

4. Con muebles o vacía

Hay ofertas de pisos amueblados y otros que no los tienen. La decoración es un tema que parece menor, pero suele ocasionar varias discusiones.

Quizá, es mejor decidir el estilo preferido con anticipación y hacer una lista del mobiliario que utilizarán. Luego, pueden optar entre adaptar lo existente o salir de compras.

5. Planear la distribución de espacios

Al ir a vivir juntos, comienzan a compartir muchos espacios que tal vez antes tenían para sí solos. Llegados a este punto hay que saber cómo organizar y ser equitativos en la distribución para no tener conflictos innecesarios.

Los armarios son un punto álgido para algunas personas, por lo que es mejor estar prevenidos antes de que enloquezcan luego. Visualizar antes la ubicación de las pertenencias evita minutos de estrés. Se elige mejor el piso y se descartan también en el trayecto objetos inútiles.

Descubre: ¿Por qué nos llama la atención lo nuevo?

6. La decoración del hogar

Acordar la manera en que darán vida a ese piso de pareja es también una clave para que ambos lo sientan propio. Hay que pensar en lo que cada uno desea tener y luego negociar por lo que quedará.

Generalmente, los hombres suelen ser menos detallistas en este punto, pero es necesario que participen. Lo más seguro es que se encarguen de la sala con televisor y consolas o una oficina propia.

Buscar un piso en pareja: una decisión pensada

Convivir es una de las decisiones más importante de la vida de las personas. A su vez, elegir ese lugar que será testigo de la aventura tiene la misma prioridad. Por lo tanto, hay que tomarse todo el tiempo que haga falta y no dejar fuera ningún detalle, por mínimo que parezca.