6 comidas que causan adicción. ¡Ten cuidado!

Daniela Echeverri Castro · 22 diciembre, 2015
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 11 febrero, 2019
Tanto la comida rápida como el helado podrían llegar a generar una dependencia similar a la de algunos estupefacientes. Las palomitas de maíz o las patatas fritas también son adictivas.

La alimentación desempeña un papel muy importante en la vida de toda persona y, dependiendo de su calidad, puede actuar para bien o para mal. En la actualidad el mercado ofrece muchas opciones «fáciles» de alimentación, repletas de opciones de comidas que causan adicción.

Aunque estas opciones pueden ser perfectas para aquellas personas que tienen poco tiempo para cocinar. No obstante, muchos de esos alimentos no tienen los nutrientes que necesita el organismo y le aportan una serie de sustancias que pueden ser perjudiciales.

Al hablar de comidas que causan adicción muchas personas piensan solo en el chocolate. Este delicioso dulce, que es bueno en cantidades moderadas, pero que origina una fuerte sensación de ansiedad que lleva a comerlo más de lo debido. Sin embargo, hay otros alimentos que causan esa ansiedad de seguir ingiriéndolos en más cantidades o con más frecuencia. Es muy importante tratar de evitarlos, ya que por su composición pueden ser la causa potencial de obesidad y una serie de patologías.

1. Comida rápida o fast food

Fast food

El consumo de comida rápida o fast food ha encendido las señales de alerta en todo el mundo por las consecuencias que acarrea su consumo. Pese a que está demostrado que causa obesidad, depresión y problemas cardiovasculares, muchas personas las continúan ingiriendo a diario o de forma regular. Pero tanto el pan como las carnes utilizadas en este tipo de comidas contienen sustancias químicas que causan una adicción muy fuerte.

  • Perros calientes.
  • Hamburguesas.
  • Pizza.
  • Nuggets de pollo.
  • Sándwiches.

Lee también: 8 alimentos para combatir la depresión de forma natural

2. Carnes embutidas

Las carnes embutidas han invadido el mercado y se han convertido en una de las opciones de alimentación para muchas personas. El sabor es muy delicioso y suele combinarse muy bien con otros alimentos. Sin embargo, suelen ser muy adictivas por el uso de ingredientes como los nitritos, una sustancia que inhibe las bacterias para alargar su vida útil y darles frescura por más tiempo.

El problema es que, al cocinarse, se pueden combinar con facilidad con otros químicos como los hidrocarburos alogenados cuyos efectos están asociados con el mayor riesgo de desarrollar cáncer u otro tipo de enfermedades. Las carnes embutidas son, entre otras:

  • Salchichón.
  • Salchichas.
  • Tocineta.
  • Chorizos.
  • Salami.
  • Jamón.

3. Patatas fritas

Patatas fritas

Las patatas fritas son uno de los snacks que más se consumen en el mundo. Aunque en cantidades pequeñas no suponen un riesgo para la salud, está demostrado que son muy adictivas y suelen llevar a excesos perjudiciales. Una opción saludable sería hacer patatas fritas caseras.

La razón por la que las patatas fritas que podemos adquirir en bolsas son perjudiciales se debe a que combinan grasas saturadas con almidón y otras sustancias químicas que provocan en las personas que las consumen la ansiedad por comer más.

4. Palomitas de maíz para microondas

Las palomitas de maíz se han considerado como uno de los mejores snacks para comer a cualquier hora del día. Son muy bajas en calorías y tienen propiedades nutricionales que pueden beneficiar la salud. No obstante, aquellas que venden en el mercado ya preparadas para hacer en el microondas no son una opción tan saludable por los compuestos químicos que liberan.

Sus envases contienen diacetil y pentanodiona, unos componentes que se evaporan en el aire gracias al calor y que envían señales al cerebro para crear la fuerte sensación de querer comer más. ¿La alternativa? Palomitas sin aditivos y más naturales.

Visita este artículo: Beneficios de comer palomitas de maíz

5. Helado

Helado

El helado es uno de las comidas que causan adicción. Cuando llega el verano se convierte en un producto con mucha demanda por sus deliciosos sabores y lo refrescante que resultan. Sin embargo, pueden ser muy adictivos y provocar obesidad.

La combinación de azúcares refinados, grasas y conservantes artificiales hace que el consumo de este alimento genere el deseo de comerlo en más de las cantidades apropiadas. Una mejor opción es realizar helados caseros. Son igualmente deliciosos y muy saludables.

6. Refrescos

Este tipo de bebidas han demostrado ser tan adictivas y dañinas para el organismo que en algunos países han subido sus impuestos con el fin de reducir su consumo. Pese a esto, aún siguen siendo los preferidos, incluso por encima de los jugos y bebidas naturales.

Lo que más preocupa a los expertos en salud es que se ha demostrado que tienen graves efectos secundarios a mediano y largo plazo, causando consecuencias en el cerebro, a nivel celular y en el sistema hormonal. Su ingesta excesiva deteriora la salud cognitiva, influye de forma directa en el desarrollo de diabetes tipo 2 y aumenta las probabilidades de sufrir envejecimiento prematuro.

Los factores que más influyen en esta adicción son los altos niveles de azúcar que los componen, además de estimulantes como la cafeína. ¿Ingieres alguna de estas comidas que causan adicción? Si es así, deberías empezar a esforzarte por reducirlos al máximo de la dieta. Al evitarlos no solo estarás previniendo enfermedades, sino que notarás un cambio total en tu salud general y tu peso.

  • Basurte, Ignacio, & Szerman, Néstor. (2016). Food addiction: a critical reflexion. Salud mental39(3), 107-108. https://dx.doi.org/10.17711/SM.0185-3325.2016.007
  • Martínez, A. M., & Paparella, L. E. S. (2013). Cadenas de comida rápida: Factores clave en la decisión de consumo. Visión Gerencial, (1), 173-190.
  • Obregón, Ana, Fuentes, Jessica, & Pettinelli, Paulina. (2015). Asociación entre adicción a la comida y estado nutricional en universitarios chilenos. Revista médica de Chile143(5), 589-597. https://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872015000500006