6 consejos para elegir un cuidador

Thady Carabaño · 11 enero, 2019
Nadie dijo que ser madre era una tarea fácil. Especialmente cuando somos madres trabajadoras o independientes, que debemos dejar a nuestros hijos a cargo de otra persona.

Gran parte de las mujeres deben volver al trabajo antes de que sus hijos tengan la edad suficiente para que iniciar su etapa escolar. Elegir un cuidador es una de las principales preocupaciones de padres y madres que debe retomar al trabajo después del parto. Hay que seleccionar bien a esa persona que se hará cargo de lo más preciado que tenemos: nuestros retoños.

Para nadie es un secreto el apego familiar con nuestros pequeños. Este es un factor que influye cuando llega el momento de dejar al bebé al cuidado de otra persona. Son muchas las dudas e inquietudes que nos vienen a la mente. Más aún cuando se trata de un bebé, que ha compartido poco con personas extrañas a su núcleo familiar.

A pesar de ser una tarea difícil, no es una misión imposible. Es cuestión de ser astutos, precavidos y minuciosos. Todo al mismo tiempo. Hay que tener claro que las apariencias pueden engañarnos. Así que debemos indagar e investigar lo más que podamos para elegir un cuidador confiable que pueda garantizar el bienestar de nuestros hijos.

Una búsqueda que necesita tiempo y paciencia

Madre e hijo jugando juntos en la alfombra.
La edad de nuestros hijos juega un papel importante en la selección de un cuidador.

El instinto materno siempre buscará la manera de proteger a nuestro tesoro más valioso. Conseguir una persona que cuide a los hijos, puede ser un proceso largo. Es mejor que así sea. Debes ser paciente para tener suficientes argumentos a la hora de tomar la decisión. Elegir un cuidador no es una decisión apresurada.

Recuerda que el perfil del cuidador será diferente según varios factores. Si el cuidador estará solo con tus hijos o acompañado de otro familiar, las edades de nuestros hijos o si estará con los niños durante períodos cortos o largos. No será igual buscar un cuidador para un bebé que no sabe hablar, a buscar para niños pequeños o de más edad.

El nivel de confianza y de seguridad que nos brinde la persona seleccionada son vitales para estar tranquilos las valiosas horas en que nuestros hijos estarán a cargo de esta persona. Confía en tu instinto, si algo en la entrevista te dice que no es la persona correcta, mejor busca otra.

Dudas e inquietudes más frecuentes

Al iniciar la búsqueda es posible que se presentes diversas dudas e inquietudes. Sobre todo si somos primerizos. Elegir un cuidador que se adapte a lo que buscas es un reto. Analiza las dificultades o dudas más comunes en este proceso, para que pueda determinar si necesitas un cuidador o es mejor recurrir a una guardería o maternal.

  • Las personas que cuidan niños no suelen ser especialistas en materia pedagógica. Es posible que el aporte educativo que ofrezcan, no sea el mismo que pueden brindarle en una guardería o maternal.
  • Puede ser complicado conseguir una persona que tenga la disponibilidad de tiempo que requerimos para nuestros hijos. Pero al estar en tu casa, puede que se adapte mejor a tu horario de trabajo que una guardería.
  • La mayoría de estos cuidados a domicilio suelen ser más costosos que los de un establecimiento. Debes confirmar que tu presupuesto puede con sus honorarios, quizás también con su alimentación o estancia.
  • Todas hemos oído historias sobre cuidadores que no siempre son buenos. Nos invade el miedo y la desconfianza ante cualquier actitud “extraña” que notemos en la persona que entrevistemos. Evita que el temor te ataque, pero si tu corazón te dice «algo», no está demás escucharlo.

Te puede interesar: Cómo actuar cuando tenemos dudas

Consejos básicos para elegir un cuidador

Madre e hija jugando juntas en la alfombra.
Durante la entrevista asegúrate que es la persona correcta para cuidar a tus hijos con total confianza.

1. Comprueba su experiencia

Consulta todas las referencias que presentó en su hoja de vida.  Especialmente con aquellas que se refieran a trabajos similares. Este es el primer paso antes de elegir. Conversa con las familias a las que prestó sus servicios y constata su experiencia con los niños. Si alguien de tu confianza la puede recomendar, es el mejor aval.

2. Organiza la entrevista

Prepara la entrevista que tendrás con el posible candidato o candidata. Haz todas las preguntas que estimes necesarias para sentir que es la persona correcta. Pregunta por sus trabajos como cuidador, por qué siguió o no trabajando con esas familias, sobre todo, cómo sabe lidiar ante distintas situaciones. Indaga qué piensa sobre temas como el castigo físico.

3. Chequea educación y buena presencia

Es importante que el cuidador tenga buena presencia al asistir a la entrevista. Buena presencia no es vestirse con trajes costosos, lo que debes cerciorarte es que sea aseada, ordenada y que sepa vestirse apropiadamente para la ocasión. También debe demostrarte que es una persona educada y con valores. Recuerda que tus hijos aprenderán de ella.

3. Haz una pequeña prueba

Haz una prueba de unos minutos en casa, para ver qué reacción tiene con tu hijo y viceversa. Asegúrate de que el niño siente simpatía con la persona. Observa si está cómodo, tranquilo y seguro desde el principio. No puedes forzar ninguna relación entre ellos, ya que se puede ver afectado tu proceso de separación del niño.

4. Confirma su disponibilidad  de horario

Desde la entrevista, debes saber por cuánto tiempo está dispuesta a prestar sus servicios. Confirma que puede ser puntual en la hora de llegada y de salida que necesitas esté al cuidado de tus niños. Si tiene problemas con el horario, que no se adaptan a tu ritmo de trabajo, evalúa si es mejor que entrevistes a otra candidato.

5. Informa tus normas y condiciones

Desde la entrevista para eligir un cuidador, la candidata debe saber qué es lo que esperas de ella. Cómo debe ser el cuidado del bebé o niños, hasta dónde llegan sus responsabilidades, cómo debe actuar en caso de emergencia. Si observas que el candidato tiene objeciones en cómo quieres sea el trato con tus hijos, es mejor pensar en otra persona.

Te puede interesar: 5 cualidades que las personas maduras tienen en común

6. Pídele que explique sus condiciones

En la entrevista, debe explicarte cuáles son sus condiciones de trabajo. Mientras más específica y detallada sea mucho mejor. Si tiene algún tipo de incompatibilidad con lo que estás buscando, quizás no es la persona correcta. Debes continuar el proceso para elegir un cuidador. Recuerda, no hay prisa, necesitas encontrar a la persona correcta.

Para elegir el cuidador ideal

Cuidador peinando a una niña.
Un buen cuidador conseguirá dar felicidad a tu hijo y darte mayor libertad de tiempo.

Si consigues que cumple con cada uno de estos requisitos, ¡estás lista para realizar una prueba más formal! Puedes iniciar el cuidado de los hijos por períodos cortos. Así vas observando cómo responde la persona y cómo es el comportamiento de tus niños.

De igual manera, observa si está cumpliendo con las instrucciones que estableciste. Es importante facilitarle un número de contacto, donde pueda informarte sobre cualquier novedad o simplemente para mantenerte informada. Si te sientes conforme con esa prueba puedes pasar a lapsos más largos.

Finalmente, aunque elijas un gran cuidador, recuerda que nunca te sustituirá en tu rol de madre. Por muchas horas que tengas que trabajar, el amor incondicional que necesitan tus hijos solo se los puede dar tú. Evita privarte del privilegio de criar a tus hijos, aun teniendo la ayuda de un buen cuidador. Esto, sin duda, traerá resultados positivos en esta nueva etapa.

  • Castrillón González, Lisbeth Yalile, et al. “Corporación escuela para niñeras y cuidadores.” (2010).
  • Cid López, Rosa María. “Madres sustitutas y oficios femeninos. Nodrizas y niñeras en la Roma antigua.” Los trabajos de las mujeres en el mundo antiguo: cuidado y mantenimiento de la vida (2016).
  • Gorbán, Debora. “De niñeras, cuidadoras y empleadas domésticas: una mirada sobre los procesos de selección de trabajadoras del cuidado entre familias de clases medias en la ciudad de Buenos Aires.” Documentos para discusión Nº14(2014).