6 consejos para enseñar matemáticas a los niños

Para enseñar matemáticas a los niños puedes aprovechar elementos cotidianos y convertir las operaciones en un juego para que aprendan sin presiones y no aborrezcan la materia.

Las matemáticas incluyen un conjunto de operaciones que probablemente le cueste entender a tu hijo. Pese a ello, enseñar matemáticas a los niños no es algo imposible ni para mamá ni para papá. Solo tienes que valerte de métodos que sean lúdicos, creativos y divertidos, incentivar su interés por los números, apoyarte en actividades cotidianas y tener paciencia.

Las matemáticas forman parte de las ciencias que mayor utilidad generan a los seres humanos a lo largo de su vida. Números y operaciones de suma, resta, multiplicación y división están presentes en muchos asuntos de la cotidianidad. Por ello, es importante que eduques a tu hijo sobre los conocimientos numéricos desde niño.

Definitivamente, las matemáticas son de mucho provecho para el desarrollo efectivo de los más pequeños. Les ayudan a ser racionales y lógicos. También les aportan saberes sobre la cantidad o el espacio. Las matemáticas pueden darle a tu hijo herramientas para una formación integral que le será beneficiosa en la escuela y en la sociedad.

Asimismo, el lenguaje matemático es la base de muchas otras ramas del saber. Las matemáticas están relacionadas con la física, la química, la contabilidad, la economía, la ingeniería, la biología, la aritmética, la geometría y con muchas otras más. ¿Quién diría que enseñando a tu hijo acerca de números podrías formar a un todo un genio?

¿Cómo enseñar matemáticas a los niños?

Valores que debes enseñarle a tus hijos.

 

Enseñar matemáticas a los niños plantea un reto para muchos padres.  Algunos no se sienten preparados para ejercer esta labor y creen que solo hace falta la empatía del maestro. Otros se atreven a emprenderla, pero se frustran por considerar que no obtienen resultados satisfactorios.

Algo sí es seguro y es que enseñar matemáticas a los niños es una tarea muy importante para su buen desempeño en la escuela y en la vida. Y es crucial que tenga un acompañamiento adecuado por parte de mamá y papá.

¿Estás dispuesto a educar a tu pequeño sobre números, pero tienes dudas y no sabes cómo? Despreocúpate. Enseñar es una labor muy fácil. Aquí te damos 6 consejos muy útiles para que emprendas esta misión de forma efectiva y divertida.

Lee este artículo: 6 consejos para desarrollar talentos en tus hijos

1. Utiliza la diversión

Una de las cuestiones claves para enseñar matemáticas a los niños es utilizar métodos con los que tu pequeño aprenda y se divierta. Recuerda que tu niño está en una edad en la que entretenerse es parte importante para su desarrollo. Por eso, los juegos y las actividades lúdicas son muy recomendables como herramientas didácticas.

 

Aprovecha todos los juegos que conozcas y relaciónalos con números y operaciones matemáticas. Si no conoces ninguno, créalos para tu niño. Trata de que dichos juegos os involucren tanto a ti como a él y, si es posible, a toda la familia. Es relevante que los juegos sean dinámicos porque tu hijo sentirá que aprender sobre matemáticas es un proceso lúdico. Y lo mejor de todo es que lo estarás entreteniendo mientras lo educas.

2. Incentiva el gusto de los niños por los números

Rara vez un niño sentirá interés de forma espontánea hacia las matemáticas. Por ello, parte crucial de tu trabajo será incentivar en tu pequeño el gusto por los números. No solo debes tratar de que se eduque a través de ejercicios y prácticas, sino que también debes despertar su pasión por las matemáticas.

¿Cómo lograr esto? Una opción es alimentar la curiosidad de tu hijo por esta materia. Los niños suelen ser muy curiosos. De hecho, se interesan por aquello que les genera cierta inquietud. Podrías valerte de ello.

Otra alternativa es hacerle entender el valor que tienen las matemáticas para su vida. En este punto, es fundamental que hagas de los números algo atractivo para tu pequeño. Principalmente, si no se siente muy atraído por ellos o los rechaza.

3. Usa métodos originales y creativos

No hay nada mejor que enseñar matemáticas a los niños a través de métodos originales y creativos ¡Deshazte de estrategias aburridas y monótonas! A los niños les gusta la creatividad y lo novedoso. Por eso, te sugerimos que pongas a volar tu imaginación y encuentres esas tácticas con las que tu hijo sienta que aprender es toda una aventura. Una aventura innovadora.

Las canciones son recursos que te pueden servir mucho para educar sobre el lenguaje matemático. A través de ellas, tu hijo logrará aprender, memorizar y practicar de forma fácil y divertida. Puedes, por ejemplo, usar una canción para enseñarle la tabla de multiplicar u operaciones sencillas de suma y resta. Créenos, tu pequeño te lo agradecerá.

Los dibujos o láminas coloridas también son muy útiles. Pintar de por sí es muy beneficioso. Las pizarras frías déjalas para la escuela. Crear afiches para enseñar matemáticas a los niños te ayudará a que entienda de manera más práctica y rápida. No debes olvidar que los niños son seres muy visuales. Además, les encanta todo lo que tenga color.

¿Lo sabías? 5 beneficios de pintar para nuestra salud

 4. Apóyate en actividades cotidianas

Figuras de origami que puedes enseñar a tus hijos.

 

Sin duda alguna, las matemáticas están por todas partes. Cuando vas a la tienda, cuando estás en la calle o cuando ves la televisión, probablemente te encuentres con alguna referencia a los números. Es por esto por lo que debes apoyarte en las actividades cotidianas para enseñar a tu niño sobre suma, resta, multiplicación y división.

Podrías, por ejemplo, pedirle ayuda al pequeño para resolver operaciones fáciles relacionadas con la cotidianidad. También podrías pedirle que identifique los números o que saque cuentas simples usando los muebles de la casa. Los utensilios de cocina, los vegetales o las frutas son otros aliados que podrías utilizar para que tu pequeño resuelva sencillos ejercicios.

5. Implementa la práctica con ejemplos

 

Definitivamente, el aprendizaje se refuerza con la práctica. Y no hay mejor práctica que aquella que se realiza con ejemplos. Procura ejemplificar a tu hijo todo lo que le enseñas con respecto a las matemáticas. Hazlo periódicamente y verás lo resultados antes de lo que imaginas. Esto lo ayudará a entender de forma más clara y precisa.

La teoría es importante en el proceso de enseñanza de cualquier persona. No obstante, para un niño esta quizás le resulte algo abstracta. Por ello, debes implementar la práctica con ejemplos. Utiliza animales, los días de la semana, los meses del año… Todo cuanto ayude a ilustrar los saberes a tu pequeño.

Al mismo tiempo, te sugerimos que lo motives a crear o buscar sus propios ejemplos y a compartirlos contigo. Te podría dar una idea de cuánto de lo que le enseñas está entendiendo. Aprenderéis juntos y compartiréis muchos momentos de sabiduría. También te guiará a detectar los problemas de aprendizaje que pudiera tener.

Lee este artículo: Pon atención: estos rasgos indican que tu hijo tiene problemas de aprendizaje

6. Ten paciencia

Enseñar matemáticas a los niños puede ser un proceso arduo. Sin embargo, no debes frustrarte ni sentirte mal si consideras que no estás obteniendo los resultados esperados en determinado tiempo. Al contrario, debes ser paciente. No hay que olvidar que se trata de pequeños y que, por lo tanto, su aprendizaje no es tan rápido y efectivo como el de un adulto.

Si notas que a tu hijo le cuesta entender ciertas operaciones numéricas, no desfallezcas ni te rindas. Esto es algo normal. Simplemente, debes comprenderlo y aportarle confianza. Cada quien aprende a un ritmo distinto y tu pequeño no es la excepción.

Conclusiones

Las matemáticas son una de las ciencias que más le podrían costar aprender a tu hijo. Se trata de un conjunto de operaciones numéricas que probablemente ameriten gran esfuerzo mental de su parte. Sin embargo, hay infinidad de métodos que podrías implementar para volver a tu pequeño un as de los números. Hay alimentos que, por ejemplo, ayudan a aumentar la concentración.

Lo fundamental es comprender que estás educando a un niño. Por lo tanto, debes saber combinar la enseñanza con la diversión y la educación con el entretenimiento. Los niños no son seres ni mecánicos ni automáticos. Por tanto, debes ser tolerante y confiar en sus habilidades. En algunos casos, lograr el objetivo suele tomar más tiempo que en otros. Ten presente que no estás solo. El maestro siempre será un gran aliado.