6 consejos para proteger la piel de tus labios frente al sol

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la farmacéutica Silvia Martín Repullo el 7 diciembre, 2018
Solimar Cedeño · 15 diciembre, 2018
Proteger la piel de los labios frente al sol es muy importante para evitar quemaduras y posibles problemas posteriores. También es fundamental prestarles cuidados tras la exposición solar.

La capa externa de la piel de tus labios es delgada, por lo que en su estado natural no están adecuadamente protegidos ante los rayos UV. Esta zona del rostro casi no tiene melanina, el pigmento natural de la piel que podría ayudar a proteger los labios del sol. Como resultado, raramente se broncean, pero pueden quemarse fácilmente.

¿Sabías que incluso lamerse los labios puede ser más perjudicial que útil, ya que la saliva actúa como una lente para intensificar la exposición al sol? Y debido a que los labios se encuentran en la cara, casi nunca están cubiertos. Por lo tanto, se ven constantemente expuestos al daño solar.

Daños en la piel de tus labios por el sol

Cuando la piel de tus labios se quema por el sol, puede ocurrir un daño prolongado. El colágeno, por ejemplo, podría verse alterado. Se trata de la proteína que da cuerpo y elasticidad a los labios y, además, ayuda a evitar la formación de arrugas.

Si los labios están desprotegidos y expuestos a demasiado sol, el colágeno puede cambiar. De esta manera, es probable que los labios se arruguen y se formen líneas finas alrededor de la boca. El daño probablemente ocurre incluso cuando estos no muestran signos físicos del efecto del sol.

Las arrugas y el envejecimiento prematuro no son el único mal que el sol causa. La exposición prolongada y sin protección puede provocar el desarrollo de queilitis actínica, una afección precancerosa que a veces se conoce como ‘labio del granjero’ o ‘labio del marinero’.

Las personas con esta condición a menudo se quejan de sequedad persistente y agrietamiento de los labios. Con frecuencia exhibirán otros efectos de la piel dañada por el sol, como lesiones precancerosas y arrugas extensas. Se estima que cada año se diagnostican 3.500 nuevos casos de cáncer de piel en los labios.

La exposición al sol es también uno de los desencadenantes más frecuentes de herpes labial. Por lo tanto, para las personas que sufren estas llagas, la protección labial puede reducir su aparición. Esta afección requiere especial cuidado, por lo que proteger los labios del sol es primordial.

Labios de mujer con una herida de herpes labial.

Cómo proteger los labios del sol

Para el cuidado de los labios, los dermatólogos recomiendan el uso de productos con protección solar. Es importante proteger los labios, por lo menos, media hora antes de salir al sol.

Tal como sucede con el protector solar corporal, los labiales también deben aplicarse con frecuencia durante la exposición. Ahora, te contamos cómo protegerlos:

1. Usar productos resistentes al agua

Si estás en la piscina o en la playa, asegúrate de que el protector solar que usas para tus labios sea resistente al agua. Es importante que brinde protección incluso durante baños de 80 minutos o más.

La protección labial es la que más rápido se quita de la piel. Por esta razón, debes aplicarla cuantas veces sea necesario durante tu estancia en la playa o piscina.

Descubre: ¿Sabes cuál es la diferencia entre los productos waterproof y water resistant?

2. Usa protector sin PABA

Es posible que desees buscar un protector solar que no contenga PABA. Algunas personas pueden desarrollar una alergia al usar un producto que lo contiene.

Una fotoalergia puede hacer que la piel se queme más fácilmente donde se aplicó el PABA. Unido a ello también se puede desarrollar una erupción.

3. Revisa el factor de protección solar que usarás en tus labios

Mujer aplicándose una barra o brillo de labios.

Tal como ocurre con los protectores solares corporales, los labiales también contienen un factor de protección solar (FPS) determinado. Para protegerte del sol, opta por un bálsamo para los labios que tenga un FPS 15 o superior.

Procura que el producto mantenga los labios suaves con una hidratación duradera. Recuerda que la sequedad aumenta el ardor en la zona.

4. No utilices brillos labiales como sustitutos del protector

Seguramente has pensado en aplicar brillo labial en lugar de un bálsamo protector porque es lo primero que tienes a mano. Si es así, debes saber que no estás protegiendo tus labios, sino dañándolos.

Los labiales que son brillantes o contienen un alto brillo con poco o ningún color son dañinos para la piel de tus labios, ya que pueden dirigir los rayos ultravioletas (UV) a la zona. Asimismo, los que no tienen FPS pueden aumentar tus probabilidades de desarrollar cáncer de piel.

5. Exfolia tus labios

Ingredientes para hacer cosmética.

Previamente o después de la exposición al sol, si tus labios se secan y comienzan a pelarse, debes exfoliarlos. Para ello usa un poco de azúcar y aceite de oliva. Así eliminarás las células muertas acumuladas.

Por supuesto, debes tomar en cuenta que, por ser una zona tan sensible, no debes exfoliarla con fuerza para no maltratarla. Además, se recomienda no hacer el procedimiento justo después de exponerte al sol, ya que los labios estarán más sensibles de lo normal.

Lee este artículo: Cómo preparar exfoliantes naturales para los labios.

6. Utiliza productos que sellen la humedad

Busca un producto labial que tenga una base de cera de abeja, vaselina o parafina. Estos son muy suaves para tus labios y los harán lucir mejor.

Además, sellarán la humedad y permanecerán en tus labios durante más tiempo. De esta manera podrás disfrutar más de tu paseo veraniego sin preocuparte por aplicar un bálsamo tan seguido.

Disfruta al máximo de tus paseos al aire libre sin olvidar que debes proteger la piel de tus labios del sol. Estos también sufren la inclemencia de los rayos UV. Convierte los bálsamos con protector solar en productos indispensables en tu rutina diaria de maquillaje.