La satisfacción sexual y algunos consejos para la cama

7 diciembre, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por el psicólogo Bernardo Peña
Satisfacer sexualmente a tu pareja va más allá del coito; implica una conexión tanto física como emocional. Por ello, es importante que tengas en cuenta algunas cuestiones.

Todo lo relativo al tema de la satisfacción sexual depende estrechamente de la cultura y la ideología imperante en cada sociedad. De ahí que todas las personas tengamos distintas ideas acerca de este término. Esto sucede, incluso, al margen de las preferencias individuales. Por ello, conviene tener presente entonces que los prejuicios hacia el sexo y nuestras ideas acerca de él pueden influir en nuestra forma de desarrollarnos en el ámbito sexual.

Ahora, ¿cómo se define la satisfacción sexual en términos generales?

La satisfacción sexual es una necesidad humana

La satisfacción sexual se define como la percepción y evaluación que una persona hace de su vida sexual. Para ello, habría que tomar en consideración varios aspectos. Los más importantes son la frecuencia con que se realiza el acto sexual y si este incluye las prácticas que se prefieren. De ahí que sea tan importante la comunicación con la pareja.

El equipo de psicólogos de Aesthesis explica que una persona experimenta satisfacción sexual cuando considera que las recompensas sexuales son mayores a los costes y, además, está satisfecha con la relación en sí misma.

Para satisfacer a tu pareja en la cama, primero debes aceptarte tal y como eres. Hacer a un lado los posibles complejos y dejarte llevar por el entusiasmo (siempre que no contravengas los deseos de la otra persona o la lastimes, claro está). De lo contrario, la relación íntima podría verse afectada.

Su importancia en la relación de pareja

La satisfacción sexual de la pareja es más importante de lo que muchos se alcanzan a imaginar. Si bien el éxito de la relación depende de otros componentes, mantener una buena calidad de vida sexual es clave para fortalecer el vínculo.

Sin embargo, es normal que hayan dudas de cómo conseguir que ambos se sientan satisfechos. 

Consejos para el encuentro sexual

Para poder disfrutar de una buena relación de pareja, incluyendo en el ámbito sexual, es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos.

1. Los juegos preliminares facilitan la satisfacción sexual

sexo

Para disfrutar de una buena experiencia es necesario tomarse el tiempo para excitarse mutuamente mediante juegos preliminares. Y en el caso de la mujer, esta cuestión es clave puesto que contribuye con la lubricación.

La omisión de esta fase inicial es un error común que comenten muchas personas, en su afán de penetrar y sentir placer cuanto antes. Sin embargo, cuando se invierte tiempo en acariciar las zonas erógenas y prolongar el roce piel con piel, el acercamiento es mayor y la experiencia resulta mucho más placentera para ambos.

¿Y durante cuánto tiempo deben extenderse los juegos preliminares? No hay un tiempo reglamentario. De hecho, este varía dependiendo del deseo sexual, la complicidad entre los miembros de la pareja y las preferencias.

Los juegos preliminares no tienen una duración determinada puesto que lo importante es que ambos se exciten y puedan disfrutar del encuentro, con lubricación.

Descubre: Juegos preliminares para que el sexo sea una aventura.

2. Libérate de la presión de tener que lograr la eyaculación de tu pareja

Es muy extendida la idea de que una relación sexual exitosa tiene que culminar necesariamente con la eyaculación. Se piensa así no solo de los hombres, sino también de las mujeres.

Ciertamente, es normal que ellas liberen unas cuantas gotas de ese líquido parecido al semen. Sin embargo, hay muchas que sienten placer y no eyaculan. En otras ocasiones, pese a que lo hacen, no es perceptible siquiera. ¿Quiere esto decir que no han disfrutado lo suficiente? Nada hay más alejado de la realidad.

El momento del ciclo menstrual en el que se encuentra, el erotismo, la excitación, el tipo de conexión que se genere al momento del encuentro sexual y otras variables influyen en la eyaculación femenina.

Por lo tanto, presionar porque la eyaculación ocurra es contraproducente a la hora de lograr un buen encuentro sexual. Libérate, pues, de esa presión. Que tu pareja eyacule no siempre depende de ti y puede que ella no siempre lo necesite para experimentar placer. ¡Disfruten sin presiones!

3. No siempre es posible ni necesario llegar al clímax al mismo tiempo

Lugares donde deberías considerar tener sexo

Se suele creer que alcanzar el orgasmo de manera simultánea es fundamental para satisfacer a la pareja. Sin embargo, esto no es así. Cada quien puede alcanzar el orgasmo en momentos diferentes y sentir que ha tenido un buen encuentro.

Alcanzar el orgasmo juntos no es una obligación. Si se da, perfecto, y si no, también. Recuerda que el objetivo no es que los dos lleguéis al mismo tiempo, sino que disfrutéis del momento.

4. Sobre los orgasmos múltiples

Muchas mujeres tienen la capacidad de continuar aun después de experimentar un orgasmo. Incluso así, conviene hacer una pausa que podría prolongarse hasta una media hora aproximadamente.

Si tras la pausa os apeteciera continuar, deberás tener en cuenta que el siguiente clímax podría llegar más rápido. Por supuesto, no hay un número límite de orgasmos. También es posible, aunque no siempre tiene por qué ocurrir, que tuviera un orgasmo tras otro.

He aquí, pues, un par de consejos que podrían serte de utilidad:

  • Estimula a tu pareja. Acaríciala, pon en práctica todo tu erotismo. (En esta fase la estimulación debe ser más intensa).
  • Convendría hacer una pausa después de cada orgasmo.

5. Acerca de la capacidad orgásmica

Mantener la pasión viva en la pareja

Todas las mujeres son diferentes. Cada una de ellas tiene una forma propia de manifestar el placer sexual y de vivirlo. Así, hay mujeres a las que les cuesta más llegar a experimentar el orgasmo. No siempre les es imposible, sino que probablemente necesiten de una mayor estimulación.

En este sentido, un alargamiento de los juegos preliminares podría ser una buena estrategia. Ello os permitirá disfrutar más plenamente del sexo. 

Asegúrate, pues, de seguir estos pasos:

  • Sé paciente. El número de orgasmos podría verse incrementado progresivamente. Cada acto sexual cuenta en este sentido. 
  • Observa a tu pareja. Recuerda que hay mujeres que en realidad no necesitan más de un orgasmo para sentirse plenas.
  • Tan importante como el placer es el afecto. Refuerza ese vínculo. Es decir, al llegar al clímax, llénala de caricias, besos y palabras que la hagan sentir bien.
  • Si no puedes hablar de sus preferencias sexuales abiertamente, intenta explorar sus gustos por otras vías. Esta puede ser una manera eficaz de acercarte a ella.
  • Sin que se convierta en una fuente de distracción para ti, analiza su reacción durante el acto sexual. Si su respuesta fuera positiva a un determinado estímulo, podrías volver a repetirlo.

No olvides leer 5 tipos de orgasmos y cómo alcanzarlos.

6. No hay que competir

No quieras acaparar la atención de tu pareja. Sé también su compañero. Piensa que si te ha elegido como pareja será por que encuentra en ti aquellas cosas que le satisface. Son, pues, muchos los factores que llevan a una persona a elegir a su pareja. Entre ellos, se encuentran aspectos de carácter afectivo, emocional y social.

La existencia de una buena sintonía en los demás órdenes de la vida en pareja repercutirá favorablemente en vuestro desempeño sexual. Sin duda alguna, esto también os hará feliz en la cama.

Conclusión

La satisfacción sexual no solo depende de un buen encuentro en la cama, sino de la propia percepción que cada uno tenga de su vida sexual. Sin embargo, los consejos que te comentamos pueden contribuir positivamente con ello. ¡Aprovéchalos!

En caso de que tengas alguna duda o sientas que tu vida sexual necesita mejorar, puedes consultar a un sexólogo

  • De la Gándara, J.J., y Puigvert, A. (2005). Sexualidad humana: una aproximación integral. Madrid: Médica Panamericana.
  • Estupinyá, P. (2013). "Una aventura de sexo y ciencia: Una mirada a la investigación científica de la sexualidad humana y sus sorprendentes resultados", ¿Cómo ves?, 15 (180): 10-14.
  • William, H. M., and Johnson, V.E. (1967). Respuesta sexual humana. Buenos Aires: Intermédica.