6 consejos para prevenir un ataque al corazón

¿Sabías que conseguir un descanso adecuado y mantener a raya tus niveles de estrés puede ser fundamental a la hora de prevenir un ataque al corazón?

Para prevenir un ataque al corazón no hay nada como llevar un estilo de vida saludable. Ahora bien, ¿Cómo lograrlo? Muchas veces es más fácil decirlo que llevarlo a cabo con claridad y seguridad. Pues bien, existen algunos consejos que pueden ser de gran utilidad en este aspecto.

Los siguientes consejos que vamos a comentarte están ideados para ayudar a las personas a mejorar sus hábitos, así como eliminar aquellos que no brinden ningún tipo de beneficio. Con constancia y paciencia, podrás incorporarlos sin dificultad a tu rutina.

Es posible que, al comienzo, no te resulte fácil cumplirlos todos. No te agobies, lo importante es que mantengas tu motivación y te esfuerces un poco, día a día. En este sentido, lo mejor será progresar lento pero seguro, en lugar de estrellarnos por querer cumplirlo todo de buenas a primeras.

¿Para qué para prevenir un ataque al corazón?

En pocas palabras, para disfrutar de una mejor calidad de vida. Si en tu familia hay antecedentes de ataques al corazón o problemas similares, debes tomar precauciones.

Esto no quiere decir que se deba vivir con miedo, sino que es necesario aprender a hacerse responsable de la propia salud y, en general, de sí mismo. 

Por otra parte, es muy importante tomar medidas para prevenir un ataque al corazón puesto que las afecciones cardíacas son una de las principales causas de muerte en el mundo.

Consejos preventivos

1. Asegúrate de mantener una buena alimentación

El primero de los consejos para prevenir un ataque al corazón es llevar una alimentación balanceada. Para ello:

  • Mantén hidratado su cuerpo consumiendo suficiente cantidad de agua. Asimismo, evita los refrescos, el alcohol y las bebidas energéticas
  • Procura eliminar los productos precocidos y procesados y sustitúyelos por alimentos frescos.
  • Limita el consumo de azúcar y edulcorantes artificiales. Si quieres algo dulce, opta por las frutas o la miel.
  • Evita el consumo de grasas trans, como los aceites vegetales o la margarina. Reemplázalos por grasas saludables como el aguacate, el aceite de coco o la mantequilla sin pasteurizar.
  • Incluye, al menos una vez por semana, alimentos ricos en omega 3 como los pescados azules o toma un suplemento nutricional que lo contenga.
  • Consume alimentos ricos en vitaminas C, E y beta-carotenos. Estos nutrientes ayudan a proteger la capa arterial contra la oxidación. Se encargan de neutralizar los radicales libres, retrasar el desgaste y deterioro del corazón, así como frenar el aumento de colesterol malo (LDL) en las arterias.

Descubre: Dieta saludable para el corazón: 7 consejos para tener en cuenta

2. Disminuye el consumo de sal

Hábitos para disfrutar de una cena más saludable

Cuando hay demasiado sodio en la sangre, las arterias se estrechan y el volumen de líquido que circula en ellas es mayor, respecto a su tamaño. Esto aumenta la presión en las arterias y puede ocasionar desde hipertensión hasta problemas cerebrovasculares.

Sin embargo, esto no significa que debas dejar por completo el consumo de sal. Tu organismo necesita este elemento para realizar algunas de sus funciones.

Lo ideal es que añadas un máximo de una pizca de sal a tus alimentos. Eso sí, evita aquellos productos procesados, puesto que tienen un alto índice de sal en sus ingredientes.

Te recomendamos leer: Tips para reducir el consumo de sal

3. Cuida tu salud gastrointestinal

Quizás piensas que lo que ocurre en tu estómago tiene poco que ver con el hecho de prevenir un ataque al corazón. Sin embargo, esta idea está por completo lejos de la realidad.

Lo cierto es que algunos problemas intestinales graves, como el síndrome de colon irritable, pueden alterar al organismo, a tal punto que se produzca un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular.

La ingesta diaria de probióticos y de alimentos fermentados puede evitar los problemas cardíacos, al favorecer una flora intestinal saludable.

4. Aprende a descansar

El descanso justo

Un buen descanso es fundamental para mantener normales los niveles de adrenalina y cortisol, lo que te ayudará a prevenir un ataque al corazón. Además de dormir siete horas, es necesario un que el descanso sea de calidad.

Si te sientes muy cansado durante el día, intenta tomar una siesta corta. Los expertos consideran que la duración perfecta de una siesta es de 20 minutos. Ni más, ni menos. 

5. Mantén una rutina de ejercicios

Por lo general, cuando se diagnostican problemas cardiovasculares y se desea prevenir un ataque al corazón, se suele recomendar realizar cierta actividad física.

En cuanto a la duración y frecuencia, está claro que lo ideal es realizar, como mínimo 30 minutos diarios. Y en cuanto al máximo de tiempo, este será indicado por el médico tratante.

Si bien las actividades más recomendadas son caminar, trotar, correr, nadar y hacer yoga, existen otras disciplinas que pueden resultarte más divertidas y motivadoras, tales como: 

  • Tae Bo.
  • Spinning.
  • Kickboxing.
  • Danza aeróbica.

Conoce las ventajas de bailar

6. Evita sobreexigirte

Así como se aconseja llevar un estilo de vida activo, también es necesario saber hasta dónde llegar y cuándo parar. Para determinar cuál puede ser tu límite, deberás consultar con tu médico. El profesional te indicará qué es lo más adecuado, según tu estado de salud.

Ten en cuenta que sobreexigirte solo conseguirá agotarte, no brindarte una mejor condición física. Mantén tus esfuerzos dentro de los parámetros saludables. Y, en caso de que necesites realizar algún tipo de esfuerzo extra, como cargar peso, por ejemplo, procura solicitar ayuda.

Recuerda

Anímate a complementar tus hábitos de vida con una sesión de relajación. Puedes recurrir al mindfulness para despejar tu mente, ordenar tus ideas y liberar tensión emocional acumulada. Recuerda, tu salud psicoemocional también es importante para cuidar tu corazón. 

Cuando tu cuerpo está relajado y tu mente calmada, tu corazón no tiene que esforzarse de más para cumplir sus funciones. Entonces, el riesgo de sufrir enfermedades o un ataque al corazón se reduce.

Trata de tomarte al menos unos 20 minutos al día para cultivar tu paz mental. Para ello, puedes realizar una sesión de meditación al despertar o antes de dormir. Al inicio puede que te cueste un poco mantener la mente y el cuerpo quietos, pero todo será cuestión de irse acostumbrando, poco a poco.