6 consejos para prevenir la artrosis

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Maricela Jiménez López el 18 diciembre, 2018
Lorena González · 11 junio, 2018
Dado que la artrosis puede conllevar problemas importantes para nuestra salud, es conveniente tomar medidas para prevenir su aparición o, al menos, retrasarla al máximo.

¿Quieres prevenir la artrosis? Es una enfermedad del sistema óseo que afecta tanto a hombres como mujeres. Su causa es la degeneración de cartílagos y del tejido óseo adyacente a estos. La degeneración del cartílago se manifiesta entre los 50 años y 55 años, edades en que puede presentarse con rasgos más marcados.

  • El cartílago está compuesto por colágeno.
  • Su función básica es evitar la fricción entre huesos.
  • Cuando este tejido desaparece o se deteriora, se experimenta dolor debido a la fricción. Esta es la principal causa de inflamaciones y deformaciones en las articulaciones.

Es importante tratarla a tiempo ya que, de hacerse crónica, puede perjudicar la movilidad del paciente. En este sentido, no deberíamos restar importancia a los dolores articulares ni crujidos. Siempre es mejor prevenir que curar.

¿Cómo saber si tengo artrosis?

La artrosis resulta más difícil de detectar en jóvenes. En la mayoría de los casos, los síntomas comienzan a presentarse en articulaciones específicas a las que deberemos prestar atención:

Consejos para prevenirla

1. Consumir calcio

El consumo de calcio es vital para la salud de nuestros huesos. Por tanto, debe estar presente en nuestra dieta diaria. Además de ayudarnos a prevenir la artrosis, también puede evitar o retrasar la aparición de otras enfermedades degenerativas como la osteoporosis. Esta última es muy recurrente en mujeres y, para evitarla, se debe considerar la posibilidad de tomar algún suplemento.

2. Una dieta rica en verduras

Debemos llevar una alimentación rica en frutas y verduras, ya que aportan vitaminas y minerales a los huesos y al organismo en general.

Entre los alimentos más ricos en vitamina C, encontramos:

  • Cítricos (naranja, pomelo, mandarina)
  • Fresa
  • Apio
  • Zanahoria
  • Col
  • Brócoli

 

Las verduras son carbohidratos esenciales y saludables.

3. Bajar de peso

Por otra parte, la obesidad es un problema de salud actual. Esta es, precisamente, otra de las causas de este padecimiento. El sobrepeso puede llegar a ejercer mucha presión en las rodillas y dañar su cartílago articular.

4. Ejercitarse

Por supuesto, el ejercicio diario es una forma de evitar este tipo de enfermedades, siempre y cuando se practique correctamente. Si se hacen ejercicios en el gimnasio, debemos mantener una buena postura para no afectar los huesos y los cartílagos.

También, debemos tener presente que, al trotar, debemos estar muy pendientes de las pisadas y calcular las distancias según nuestro peso. Entre los ejercicios recomendados, tenemos:

  • Pilates
  • Yoga
  • Estiramientos
  • Natación

 

El ciclismo es un ejercicio bueno para el corazón.

5. Buena postura

Quienes trabajan todo el día sentados, deben comprobar que la postura que adopten sea la correcta. Tenemos que asegurarnos de que las sillas sean ergonómicas y corregir nuestra forma al sentarnos cuando no es idónea.

Se recomienda hacer pausas activas cada una hora o 50 minutos y hacer ejercicios de estiramiento. Luego, proseguir con nuestra labor. Cuando adoptamos malas posturas por cuestiones de trabajo o la práctica de algún deporte o ejercicio físico, favorecemos la artrosis.

6. Visitar al médico

Si notáramos algún síntoma o dolor, lo recomendable es ir al médico especialista. Este detectará si existe la enfermedad. Este podría determinar, además, en qué grado se encuentra. También sabrá qué tratamiento recetar para aliviar la dolencia. Posteriormente, debemos continuar visitándolo de forma periódica para darle seguimiento.

Por otro lado, la artrosis también puede aparecer por fracturas o traumatismos que no hayan sanado bien y hayan afectado directamente al cartílago.

7. Nutrir el cartílago

Hoy en día, existen suplementos alimenticios que nos ayudan a nutrir nuestro organismo. En este caso, recomendamos los de glucosamina, colágeno hidrolizado y ácido hialurónico. De esta manera, estaremos alimentando y nutriendo los cartílagos que cubren los huesos de nuestro cuerpo.

Aquí, te dejamos estos consejos. Pero, no olvides que lo importante para una buena salud es llevar una vida sana; o sea, una buena alimentación y buenos hábitos. Debemos tener presente que, ante la aparición de cualquier síntoma, debemos acudir al médico.

  • Alonso, A.; Álvaro-Gracia, J. M.; Andreu, J. L. et al. (2000). Manual S.E.R. de las enfermedades reumáticas. Madrid: Sociedad Española de Reumatología.
  • McAlindon, T. E., et al. (2000). “Glucosamine and chondroitin for treatment of osteoarthritis: a systematic quality assessment and meta-analysis”, JAMA, 283 (11): 1469-1475.
  • Zhang, W., and Moskowitz, R. W. (2007). “OARSI recommendations for the management of hip and knee osteoarthritis, Part I: Critical appraisal of existing treatment guidelines and systematic review of current research evidence activity”, Osteoarthritis and Cartilage, 15: 981-999.