6 consejos que te ayudarán a tener un sueño reparador después de un día de trabajo

Para lograr un sueño reparador es fundamental saber desconectar de las preocupaciones y las tareas de la jornada y dedicar ese tiempo previo a dormir a relajarnos

No existe nada más reconfortante que dormir toda la noche y despertar descansados. Sin embargo, esto no ocurre en todas las personas. No obstante, debemos tener 7 horas de sueño por día, para recuperar todas las energías desgastadas en la jornada diaria.

Sin embargo, existen personas que no logran obtener este beneficio y comienzan a padecer trastornos de salud. Estos trastornos del sueño se producen por estrés, ansiedad, consumo de algún medicamento u otros motivos. Hoy haremos referencia al mal dormir después de una ardua jornada laboral y juntos buscaremos las soluciones para mejorar estas horas de descanso.

Toma nota de algunos consejos que te ayudarán a tener un sueño reparador después de un día de trabajo.

6 consejos que te ayudarán a tener un sueño reparador después de un día de trabajo

1. Crear un hábito

Lo primero que tenemos que hacer para lograr tener un sueño reparador es convertirlo en un hábito. Eso debemos hacerlo escogiendo una hora fija en la noche para dormir, esa hora tiene que ser en la que ya vamos a estar en la cama todos los días, así duremos 30 o 40 minutos esperando que llegue el sueño.

Lo que lograremos con esto es enviar a nuestro cerebro una señal con la que él se acostumbrará a que todos los días, a esa hora, será el momento de dormirTenemos que ser enfáticos en que la hora siempre será la misma todos los días.

2. Relajación

Hay muchas formas de relajación, una de ellas es tomar unos minutos para ejercicios de respiración, tomando aire por la nariz y expulsándolo por la boca, repitiéndolo por diez minutos. De esta forma, estarás eliminando de tu mente y cuerpo toxinas cargadas de estrés y ansiedad.

Además, le darás armonía al alma. Otro ejercicio que podemos poner en práctica es contar a partir de cien en conteo regresivo. Entre cada número haremos una pausa y nos diremos a nosotros mismos “Relájate”.

Te aseguramos que no te darás cuenta hasta qué número llegaste porque cuando vuelvas a la realidad ya será de mañana.

3. Aromaterapia

Esta es una técnica milenaria utilizada para la curación y la relajación. Los aceites aromáticos nos pueden servir de gran ayuda para lograr obtener un sueño reparador. Tomaremos un poco de aceite en los dedos índices y lo untaremos detrás de las orejas, en el área cervical y en la sien, haciendo leves masajes muy pequeños con los ojos cerrados.

Con esto entrarás en un estado de relajación y la obtención del sueño será un pequeño paso. Entre los aceites más recomendados encontramos:

  • Manzanilla
  • Lavanda
  • Mandarina
  • Eucalipto

4. Una habitación armónica

La habitación es nuestro templo y allí es el mejor lugar donde podemos descansar en casa. Por ello, la ambientación de este espacio debe ser lo más armónica posible. Así, debemos tener un orden total, una higiene impecable, y debemos evitar la entrada de luz y de ruido. Para ello, colocaremos cortinas de tela gruesa en las ventanas.

Esto se hará para así evitar la entrada de sonidos que puedan perturbar nuestro descanso. Si no podemos eliminar los ruidos y la luz, colocaremos un antifaz y tapones de oído hipoalergénicos para lograr una solución rápida y eficaz.

5. Comida ligera

La cena es la última comida del día por lo que recomendamos que sea muy ligera y baja en calorías. Si nos alimentamos en la noche con cantidades grandes de comida nuestro aparato digestivo durará mas tiempo trabajando en el proceso de la digestión.

Comer ensalada para una dieta sana.

Tampoco es recomendable tomar mucho liquido. Si lo hacemos nos estaríamos despertando cada cierto tiempo para ir al baño y eso detendría la cadena de sueño de forma repetitiva. Si tenemos la intención de tomar algún líquido que sea leche tibia o una taza de té con un poco de azúcar.

6. Paz interior

Para poder tener un sueño reparador debemos de buscar la paz en nuestro interior; sabemos que el trabajo es nuestro sustento y que también debemos dedicar tiempo al hogar, la familia y los amigos. Sin embargo, si vamos a la cama con todos esto en la cabeza, más las actividades pendientes por hacer, difícilmente conciliaremos el sueño.

Por eso debemos tomarnos tiempo para relajarnos y encontrar la paz interior. Así podremos despertar al siguiente día cargados de energía, con una actitud positiva y dispuestos a comernos el mundo.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar