6 consejos para quienes trabajan todo el día sentados frente al ordenador

Katherine Flórez·
12 Mayo, 2020
Además de hacer descansos frecuentes para que la vista se relaje, es fundamental mantener una distancia adecuada con la pantalla y, en la medida de lo posible, proteger los ojos.
 

El impacto de la tecnología e internet ha cambiado por completo la forma de vivir y de trabajar. Hoy en día son millones de seres humanos los que trabajan sentados frente al ordenador toda la jornada. Esto implica un desgaste físico que puede llevar a que un trabajador padezca diversas enfermedades.

El hecho de permanecer sentados frente al ordenador la mayor parte del tiempo, así como la exposición de los ojos a las luces que emiten y los movimientos constantes que tienen que hacer las manos, aumenta el riesgo de lesiones y dificultades en la salud.

Por eso, te recomendamos incorporar buenos hábitos en tu rutina diaria para mitigar los riesgos y mejorar el rendimiento y la calidad de vida. A continuación, queremos compartir 6 buenas recomendaciones para todos aquellos que tienen que trabajar sentados frente al ordenador gran parte de su día.

Consejos para aquellos que trabajan sentados frente al ordenador

1. Realizar descansos cortos y frecuentes

Descansos cortos y frecuentes
 

La mayor parte de los trabajadores creen que si trabajan 3 o 4 horas seguidas sin descansar tendrán un mejor rendimiento. ¡Es un error!

Por el estrés y el cansancio que esto implica, el cerebro pierde su concentración y el rendimiento va disminuyendo conforme aumenta la fatiga.

Es primordial tomar descansos de al menos 5 minutos, cada 30 o 40 minutos.

De hecho, diversos experimentos muestran que las pausas cortas (no superiores a 10 minutos) tienen un efecto positivo en el bienestar de los trabajadores, sin afectar a su productividad.

Por supuesto, estos intervalos pueden extenderse un poco más cuando por alguna razón se pase una hora o más frente al dispositivo. La idea de estos minutos libres es estirar las piernas, despegar los ojos de la pantalla y, en lo posible, hacer una pequeña caminata.

Ver también: Descansar mejor por la noche con estos ejercicios

2. Proteger los ojos

La salud visual debe ocupar un lugar muy importante entre aquellos que se pasan más de 4 horas sentados frente al ordenador u otros dispositivos electrónicos.

 

El uso de anteojos con antirreflejo es una de las mejores formas de proteger la salud visual frente a los efectos negativos de las luces de las pantallas.

Asimismo, se debe procurar que el sitio de trabajo esté bien iluminado y el brillo de la pantalla permanezca en un nivel apropiado.

Por otra parte, se recomienda parpadear conscientemente, sobre todo tras pasar varias horas leyendo en la pantalla. Y es que, aunque no te des cuenta, al estar muchas horas mirando el ordenador disminuye la frecuencia normal del parpadeo. Dicha disminución puede generar que la película lagrimal se seque, manifestándose luego enrojecimiento y picazón o ardor ocular.

En ocasiones es necesario consultar al oftalmólogo para que recete unas lágrimas artificiales o colirios lubricantes.

3. Invertir en una silla ergonómica

Invertir en una silla ergonómica
 

Tener una silla ergonómica y cómoda es tan indispensable como el contar con una buena almohada y un buen colchón para dormir.

En el mercado existen muchas y están a diferentes precios. Sin embargo, merece la pena invertir en una silla con buen soporte para cuidar tu salud. Recuerda verificar que la altura sea la adecuada y los materiales, cómodos.

Para evitar dolores en la espalda, el respaldo debe estar ligeramente inclinado (no recto) y tener apoyo a la altura de los riñones.

4. Proteger las muñecas

Las muñecas son una de las partes del cuerpo que más sufre por el uso excesivo del ordenador. Afecciones como el síndrome del túnel carpiano, las bursitis y la tendinitis pueden causar incapacidad entre los trabajadores.

Una de las cosas más preocupantes es que la mayoría no se cura al 100 %. Como lees, estas enfermedades suelen presentar recaídas con cierta frecuencia.

Por esto, es esencial adoptar medidas de prevención como, por ejemplo, el tomar descansos, hacer ejercicio y utilizar accesorios ergonómicos.

 

Si utilizas ordenador de escritorio es posible optar por aquellos teclados que tienen soporte para las palmas de las manos. Si cuentas con un portátil, puedes adquirir un cojín de descanso para los brazos. También existen guantes especiales para proteger las muñecas.

5. Adoptar una postura adecuada al estar sentados frente al ordenador

Mujer con dolor de espalda por estar sentada frente al ordenador

Tener una buena postura al sentarse es importante para evitar dolencias o lesiones en los músculos y las articulaciones.

¿Cómo sentarse bien?

  1. Hay que sentarse lo más atrás posible.
  2. Regular la altura para que quede a la misma del escritorio. De este modo, al escribir no deberás arquear la espalda.
  3. Conviene situar la pantalla a la altura de los ojos para evitar que las cervicales se resientan.
 

Además, al escribir,  los brazos deben permanecer contra el cuerpo y los hombros alineados a la misma anchura de la cadera.

Te recomendamos leer: 7 ejercicios que te ayudarán a mejorar tu postura corporal

6. Hacer algunos ejercicios

Los ejercicios de estiramiento son una de las mejores terapias para reducir la tensión del cuello y las cervicales de quienes trabajan sentados frente al ordenador.

Girar la cabeza de un lado a otro, con los brazos caídos y la espalda recta, sirve para trabajar esta parte del cuerpo que suele resentirse.

También es conveniente estirar las piernas, los pies y los brazos para que se active la circulación. De esta manera, disminuye la presión que se ejerce sobre estos al mantener la misma posición por tiempo prolongado.

¿Por qué evitar estar todo el día sentado frente al ordenador?

Sigue estas recomendaciones y evita muchos de los problemas asociados con el sedentarismo y el uso de aparatos electrónicos. Estos consejos para quienes trabajan frente al ordenador pueden hacer mucho por ti, para que puedas mantener la buena salud de tu cuerpo.

 

Y es que, a largo plazo, los malestares derivados de una postura incorrecta y de una sobreexposición a las pantallas pueden acabar afectando no solo a tu rendimiento, sino a tu calidad de vida. De esta forma, no serás capaz ni de trabajar como antes, ni de hacer actividades en tu tiempo libre que antes disfrutabas. Tenlo en cuenta y procura cambiar tus hábitos.