6 cosas que debes saber de la enfermedad de Hashimoto

Aunque la enfermedad de Hashimoto no tiene cura, un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado nos pueden ayudar a sobrellevarla y evitar otros posibles riesgos añadidos

En el año 1912 en doctor japonés Hakaru Hashimoto descubrió una afección en el sistema inmunitario.

Según sus investigaciones, en esta enfermedad el sistema inmunitario ataca a la glándula tiroides.

Descubre más sobre la enfermedad de Hashimoto a continuación.

1. ¿Qué pasa realmente en la enfermedad de Hashimoto?

Cuando Hashimoto realizó sus estudios, descubrió que el sistema inmunitario, en ocasiones, se comporta como un atacante a los tejidos del cuerpo en lugar de protegerlo.

En el caso de la enfermedad de Hashimoto, la glándula tiroides es la afectada por este ataque.

El resultado inmediato es una disminución considerable en la producción de las hormonas que requerimos para muchas de las funciones habituales del cuerpo.

Ver también: Conoce las enfermedades autoinmunes más importantes

2. Las causas de la enfermedad de Hashimoto

familia

Las causas de la enfermedad no están determinadas con exactitud, pero hay algunos aspectos que se creen relevantes en desarrollo de este padecimiento.

Con solo la presencia de las siguientes cuatro características se recomienda asistir a un especialista que determine si esta enfermedad está presente o si existe algún riesgo.

La genética

Esta enfermedad se presenta de forma muy común en familias con casos de Hashimoto u otras enfermedades similares.

Es importante que converses abiertamente con tus seres queridos y que os realicéis las pruebas pertinentes para descartar riesgos.

Exceso de yodo

Los estudios del doctor Hashimoto demostraron que la presencia  de yodo en exceso en el cuerpo puede desencadenar esta enfermedad.

Aunque siempre debemos evitar el consumo de yodo en exceso debemos prestar especial atención si hay antecedentes familiares.

Alteraciones hormonales sin explicación

Qué saber sobre la tiroides

Debido a que la enfermedad de Hashimoto afecta a la glándula tiroides, los niveles de hormonas pueden alterarse sin que exista otro motivo.

Se sabe que la mayoría de los casos de esta enfermedad se detectan en mujeres en el plazo de uno a cinco años posteriores al parto, aunque también puede presentarse antes del embarazo.

Exposición a la radiación

Esta enfermedad es uno de los efectos más comunes en casos de exposición a la radiación.

Diversos estudios llevados a cabo después de las explosiones de Hiroshima, Nagasaki y Chernobyl así lo demostraron.

Los pacientes que han requerido radioterapia para el tratamiento de leucemia y otros tipos de cáncer también pueden presentar esta enfermedad.

3. Síntomas de la enfermedad de Hashimoto

Los síntomas de la enfermedad aparecen con mucha lentitud por lo que resulta difícil su detección.

Los cambios a los que debes estar atento incluyen:

  • Cansancio extremo o fatiga diaria y continua.
  • Sensibilidad a las bajas temperaturas.
  • Estreñimiento crónico que aparece repentinamente.
  • La cara tiene un aspecto hinchado.
  • Ronquera constante.
  • Piel pálida y seca.
  • Músculos de los hombros y caderas rígidos.
  • Extremidades inferiores débiles.
  • Aumento de peso debido a retención de líquido.
  • Articulaciones en manos, pies y rodillas rígidas.
  • Estados constantes de depresión.
  • Exceso en sangrado menstrual.

4. Detección de la enfermedad de Hashimoto

La enfermedad de Hashimoto puede detectarse de forma sencillas con algunos exámenes.

  • Prueba T3: Es un examen que permite detectar problemas en la glándula pituitaria y revisar los niveles de la hormona triyodotironina.
  • TSH sérica: La TSH es la hormona que estimula a la tiroides a producir y liberar a la sangre las demás hormonas. Con este examen se revisa si sus niveles están alterados de cierta forma.
  • T4 libre: El equilibrio de esta hormona liberada es muy importante en el organismo.

Es común que se vea aumentada por medicamentos como anticonceptivos. Por su parte, drogas como los barbitúricos la disminuyen. En ausencia de estos factores, sus niveles deberían ser los correctos.

5. ¿Cuál es el problema con esta enfermedad?

ovarios

El riesgo de la enfermedad de Hashimoto radica en que es del tipo autoinmunitario. Como ya dijimos, se trata de una condición donde el propio cuerpo se vuelca contra los tejidos y órganos, atacándolos.

Esto implica que los tejidos afectados comienzan a perder la capacidad para cumplir con sus funciones naturales.

Con el tiempo, esto puede originar otras enfermedad autoinmunitarias como:

  • Diabetes tipo I
  • Lupus eritematoso
  • Problemas en los ovarios
  • Problemas del corazón
  • Artritis reumatoide
  • Mixedema
  • Bocio
  • Enfermedad de Addison

Te recomendamos leer: ¿Qué debes saber antes de decidir si remueven tus ovarios?

6. Prevenir la enfermedad de Hashimoto

La prevención de la enfermedad de Hashimoto realmente no existe. Lo que sí puedes hacer es tomar en cuenta los factores de riesgo y mantenerte alerta a los síntomas.

En caso de contar con antecedentes familiares o de que tu médico crea que existe algún riesgo, deberás realizarte estudios periódicos cada año para comprobar que todo va bien.

Si quieres evitar o reducir los riesgos, un estilo de vida sano que incluya buena alimentación, ejercicio, descanso y tranquilidad son de gran ayuda.

Sin embargo merece la pena destacar que los síntomas de la enfermedad son bastante claros para los especialistas por lo que se puede detectar a tiempo con la atención adecuada.

Los exámenes son muy exactos y un diagnóstico temprano ayuda a sobrellevar la enfermedad sin riesgos, a la vez que evita el desarrollo de otros problemas.