6 cosas que debes saber de la enfermedad de Hashimoto

30 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli
Aunque la enfermedad de Hashimoto no tiene cura ni hay forma de prevenirla, su diagnóstico precoz y el tratamiento adecuado pueden ayudar no solo a sobrellevarla sino a evitar el desarrollo de otras patologías asociadas a este padecimiento.

La tiroiditis crónica o enfermedad de Hashimoto es un trastorno autoinmune que genera mucha curiosidad porque no tiene una sola causa concreta. Fue descubierta en el siglo XX –específicamente en 1912– por el doctor japonés Haraku Hashimoto.

¿Y cómo afecta esta enfermedad a la glándula tiroidea y al sistema inmunitario? Descúbrelo a continuación, junto con otros datos de interés.

¿En qué consiste la enfermedad de Hashimoto?

Cuando Hashimoto realizó sus estudios, descubrió que el sistema inmunitario, en lugar de proteger al cuerpo, se comportaba en ocasiones como un atacante de sus tejidos.

En esta enfermedad, la afectada por dicho ataque es la tiroides. El resultado inmediato es una disminución considerable de las hormonas que esa glándula produce y que son esenciales para muchas de las funciones del organismo.

Los expertos de la American Thyroid Association explican la enfermedad de la siguiente manera: “es un trastorno autoinmune en el cual anticuerpos dirigidos contra la glándula tiroides llevan a una inflamación crónica. No se sabe por qué algunas personas producen anticuerpos, aunque esta condición tiende a presentarse en familias”.

Por su parte, el doctor Hershman indica que “la tiroiditis de Hashimoto es el tipo más frecuente de tiroiditis y la causa más habitual de hipotiroidismo“.

Mujer con síntomas de hipotiroidismo.
Los pacientes con hipotiroidismo pueden presentar una amplia variedad de síntomas, dado que las hormonas tiroideas inciden en muchas funciones biológicas. Con frecuencia, la persona experimenta fatiga, aumento de peso y cambios de humor.

Descubre: Conoce las enfermedades autoinmunes más importantes

¿Cuáles son sus causas?

Como ya indicaban los expertos anteriormente, las causas de la enfermedad de Hashimoto son desconocidas. No obstante, hay varios factores que se tienen en cuenta:

  • La genética. 
  • La exposición a la radiación.
  • Las alteraciones hormonales sin explicación.
  • El sexo. La mayoría de los pacientes que sufren esta enfermedad son mujeres de mediana edad. No obstante, eso no quiere decir que no pueda afectar a los hombres y a los niños.
  • El exceso de yodo. Las investigaciones del doctor Hashimoto demostraron que el exceso de yodo en el cuerpo puede desencadenar esta enfermedad, máxime cuando hay antecedentes de este padecimiento en la familia.

¿Cuáles son los síntomas?

Paciente llorando en consulta con su médico.

Los síntomas de la enfermedad aparecen con mucha lentitud, lo que hace difícil su detección en las primeras etapas. 

Sin embargo, los expertos de Mayo Clinic indican que se pueden tener en cuenta los síntomas del hipotiroidismo para saber cuándo es momento de visitar al médico.

  • Depresión.
  • Estreñimiento.
  • Piel pálida y seca.
  • Ronquera constante.
  • Hinchazón del rostro.
  • Sangrado menstrual abundante.
  • Extremidades inferiores débiles.
  • Sensibilidad a las bajas temperaturas.
  • Cansancio extremo o fatiga diaria y pereza.
  • Músculos de los hombros y caderas rígidos.
  • Aumento de peso debido a la retención de líquido.
  • Articulaciones de las manos, pies y rodillas rígidas.

¿Cómo se detecta la enfermedad de Hashimoto?

He aquí algunos exámenes de evaluación de la función tiroidea, a partir de los cuales esta enfermedad puede ser detectada: 

  • Prueba T3: permite detectar problemas en la glándula pituitaria y examinar los niveles de la hormona triyodotironina.
  • TSH sérica: la TSH es la hormona que estimula a la tiroides a producir y liberar a la sangre las demás hormonas. Con este examen, se puede determinar si sus niveles están alterados.
  • T4 libre: mide la hormona T4 (también conocida como “tiroxina”), que controla el metabolismo y el crecimiento. Es común que se vea aumentada por medicamentos como anticonceptivos. Por su parte, drogas como los barbitúricos la disminuyen. En ausencia de estos factores, sus niveles deberían ser los correctos.

¿Qué problemas supone?

Médico sujetando mano de paciente con artritis.

El riesgo de la enfermedad de Hashimoto radica en que es del tipo autoinmune. Como ya dijimos, se trata de una enfermedad en la que el sistema inmunitario ataca a los tejidos y órganos del propio organismo. Esto supone que los tejidos afectados comienzan a perder la capacidad para cumplir con sus funciones naturales.

Con el tiempo, esto puede originar otras enfermedades autoinmunitarias como:

  • Bocio.
  • Mixedema.
  • Diabetes tipo I.
  • Lupus eritematoso.
  • Artritis reumatoide.
  • Problemas cardíacos.
  • Enfermedad de Addison.
  • Problemas en los ovarios.

Lee: Quistes en los ovarios: síntomas, causas y diagnóstico

¿Se puede prevenir la enfermedad de Hashimoto?

No hay manera de prevenir la enfermedad de Hashimoto. Lo único que se puede hacer es tener presente los factores de riesgo, mantener un estilo de vida saludable y hacerse chequeos médicos periódicamente. 

Si tuvieras antecedentes familiares o tu médico cree que existe algún riesgo de padecerla, deberás realizarte estudios cada cierto tiempo para comprobar cómo está tu salud.

Si quieres evitar o reducir los riesgos, deberías llevar un estilo de vida sano. La buena alimentación, la práctica regular de ejercicios, el descanso y la tranquilidad son de gran ayuda.

  • Agate, L.; Mariotti, S.; Elisei, R.; Mossa, P., et al. (2008). “Thyroid autoantibodies and thyroid function in subjects exposed to Chernobyl fallout during childhood: evidence for a transient radiation-induced elevation of serum thyroid antibodies without an increase in thyroid autoimmune disease”, J Clin Endocrinol Metab, 93 (7): 2729-36.
  • Candel Gonzalez, F. J.; Matesanz David, M., y Candel Monserrate, I. (2001). “Insuficiencia corticosuprarrenal primaria: Enfermedad de Addison”, An. Med. Interna, 18 (9): 48-54.
  • Sawin, C. T. (2002). “The heritage of Dr. Hakaru Hashimoto (1881-1934)”, Endocr J., 49 (4): 399-403.
  • Vilanova, S. (1988). Chernóbil: el fin del mito nuclear. El impacto informativo y biológico del mayor accidente de la industria electro-nuclear. Madrid: Anthropos.