6 cosas que las mujeres difíciles de amar pueden aprender de sus relaciones

Las mujeres difíciles de amar no suelen conformarse con medias tintas. Saben lo que quieren y en el amor lo dan todo, y esperan recibir lo mismo a cambio

Las relaciones, de un modo general, suelen ser difíciles. A pesar de todo, también están llenas de emociones, aventuras y desafíos que debes superar constantemente y que requieren mucho trabajo.

Todo esto puede ser más difícil cuando eres una de esas mujeres difíciles de amar. Esto no debe hacerte sentir que algo va mal contigo. Simplemente debes aprender a tener cuidado en quién inviertes tu tiempo.

Las mujeres difíciles de amar suelen ser las que más atraen a los demás. Sin embargo, cuando alguien está en una relación con ellas, comienza a pensar que en quizás hubiera sido buena idea mantener la distancia debido a su naturaleza compleja.

Si consideras estar entre este grupo de mujeres, no te desesperes. Ya llegará la persona indicada. Mientras tanto, ten presentes estas cosas que puedes aprender de tus relaciones pasadas.

1. El amor requiere de mucho trabajoamor

Cuando echas una mirada hacia el pasado, comienzas a analizar desde fuera tus relaciones fallidas y puedes preguntarte qué es lo que está pasando. Es probable que la respuesta sea: “absolutamente nada”.

Tal vez trates de buscar soluciones a tu mala suerte y querer mantener una relación instantáneamente apasionada y duradera con alguien que realmente entienda lo que es ser amado por ti.

No todos están preparados para manejar lo que tú tienes para ofrecer, y por esta razón es por lo que nada antes ha funcionado.

Aunque seas una de esas mujeres difíciles de amar, quien realmente te merece, te gana.

2. En el amor se trata también de tener paciencia

El único tipo de persona que realmente será capaz de manejar una relación con alguien como tú es aquella que tiene una increíble cantidad de paciencia.

Por ello debes entender que estas dos características vienen siempre dentro del mismo paquete.

Quizás seas un poco caótica, pero la mayoría de veces no debería haber una razón para que alguien quiera tratar de solucionarlo.

A lo que nos referimos es, ¿por qué alguien querría cambiar lo que tú eres?

Cuando encuentres a la persona indicada para ti, te darás cuenta de que será capaz de estar contigo sin necesidad de tener que cambiar quien eres o “arreglar” lo que eres.

3. La felicidad viene luego del amor propio

Seguramente ya habrás oído más de un millón de veces antes que realmente nunca vas a ser capaz de amar a otra persona si no eres capaz de amar exactamente lo que eres.

Debes empezar a apreciarte de verdad y tomarte la molestia de pasar tiempo de calidad contigo con el fin de conseguir tu superación y desarrollo personal.

Después comenzarás a notar por qué antes las flechas de Cupido tenían tantos fallos para ti.

No importa que seas una de las mujeres difíciles de amar más complicada de todas. Conoce cuáles son las virtudes y los defectos que te hacen ser lo que eres.

Aprende a quererte con todo lo que te hace ser una persona única.

4. El amor es compromiso

Quizás nunca hayas sido una persona buena para comprometerte. En muchas ocasiones, esto sucede porque tienes una rutina y nada ni nadie tiene permitido interrumpirla.

Así que, a cambio de esto, todas tus relaciones terminan yendo cuesta abajo.

A las mujeres difíciles de amar les toma tiempo darse cuenta de que no existe ningún amor digno de su tiempo si no hay compromiso.

En muchas ocasiones suele tratarse de que realmente no sabes qué es lo que quieres, y termina dándote miedo el hecho de comprometerte porque no quieres defraudarte ni a ti misma ni a tu pareja.

Cuando entiendas que realmente una relación se trata tanto de dar como recibir de manera equilibrada, sabrás que el compromiso no es algo a lo que debas temer.

5. Debes aprender a vivir con tus particularidades

La mayoría de las personas, especialmente las mujeres difíciles de amar, suelen ocultar sus particularidades el mayor tiempo que les sea posible.

Sin embargo, si lo analizas con un poco más de cuidado, verás que esto es algo que no tiene ningún sentido. Ocultar quien eres realmente no puede durar mucho tiempo.

A decir verdad, incluso aunque, en el peor de los casos, te dijeran de frente que eres completamente rara, con que tú aceptes con honestidad que, de cierta forma, lo eres un poco, todo estará bien.

Tus rarezas son parte de lo que te hace diferente. Son justo lo que te hacen especial y única.

6. Ámate tal y como eres

El hecho de que seas difícil de amar no te hace una mala mujer o alguien de quien sea imposible enamorarse. Pensar de este modo te complica más las cosas cuando realmente no hay nada malo en ti.

Tus cualidades y defectos siguen siendo lo que te hacen ser quien eres, una persona única, divertida, hermosa y mucho más. Por eso, mira atrás y toma tus relaciones fallidas como una clase y nada más.

No pierdas tu tiempo analizando demasiado lo que ya pasó, preguntándote qué pudiste haber hecho o dicho de manera diferente.

Recuerda que la persona correcta te amará con la pasión que realmente te mereces, tal y como eres.

Categorías: Pareja Etiquetas:
Te puede gustar