6 desventajas que traen las dietas extremas

Las dietas extremas proponen planes de alimentación restrictivos y peligrosos. Aunque permiten bajar de peso rápidamente, causan efectos secundarios que pueden reducir la calidad de vida.

Las dietas extremas se han popularizado en todo el mundo como una vía “rápida” para bajar de peso en pocos días. Son planes de alimentación restrictivos que disminuyen de manera brusca el total de calorías diarias, pasando por alto las necesidades nutricionales del cuerpo.

Los resultados que brindan son casi “milagrosos” y por eso muchas personas toman la decisión de adoptarlas. El inconveniente es que son regímenes que obligan al organismo a ir más allá de sus capacidades, causándole una serie de reacciones no deseadas.

Además, la mayoría de estos planes producen el conocido efecto rebote, que es el motivo por el que muchos fracasan al intentar adelgazar de manera rápida y poco segura.

¿Cuáles son los peligros de las dietas extremas? Aunque muchos prefieren pasarlo por alto, esta variedad de programas alimentarios tienen desventajas que ponen en riesgo la salud en muchos aspectos. ¡Descúbrelos!

Desventajas de las dietas extremas que todos deben conocer

La mayor parte de las personas que se interesan por una dieta extrema son aquellas que han aumentado de peso debido a los excesos en su alimentación. En el afán por recuperar su figura, optan por esos planes que prometen resultados en días o semanas.

Esto no quiere decir que todas las dietas sean malas. Sin embargo, si de perder peso se trata, lo mejor es elegir aquellas opciones que proponen una alimentación balanceada y con todos los nutrientes.

Debes leer: Los peligros de una mala dieta

Cuando no se cumplen estas características, la pérdida de peso puede estar relacionada con una mala nutrición o enfermedades. Por lo tanto, aunque permitan adelgazar, son dietas que ningún experto en nutrición recomienda. Veamos algunas de sus desventajas:

1. Pueden producir hipoglicemia

Es muy común que la dieta influya en el descanso de las personas.

Las personas que siguen una dieta en la que se aguanta hambre tienen altas probabilidades de sufrir un episodio de hipoglicemia. Ya sea porque se privan de una comida, o porque la sustituyen con una simple, el cuerpo tiende a tener este tipo de descompensaciones.

Además, las células no obtienen el “combustible” que requieren para trabajar en óptimas condiciones, lo cual desencadena estados de fatiga y debilidad.

2. Aumentan los niveles de colesterol

Cuando las dietas extremas están basadas en el consumo de carnes y proteínas, hay altas probabilidades de tener problemas por el colesterol alto en la sangre. Debido a esto, muchos pacientes acaban con problemas de dolor en las articulaciones.

Si bien el organismo tiene la capacidad de digerir las proteínas, una cantidad excesiva puede sobrecargar sus funciones. Como consecuencia se elevan los lípidos de la sangre y aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares graves.

3. Causan problemas digestivos

Mientras que algunas dietas extremas conllevan a desarrollar estreñimiento y problemas en el colon, otras producen episodios de diarrea y deshidratación. En primer lugar la dieta puede carecer de fibra dietética, un nutriente clave para la digestión.

Mujer con diarrea.

Por otro lado, cuando tiene exceso de fibra y agua, como las dietas basadas en muchas frutas y vegetales, pueden provocar calambres abdominales y heces acuosas y blandas.

4. Producen efecto rebote

El organismo responde a todo tipo de alimentación restrictiva y, por lo tanto, lo normal es bajar de peso. Pero una vez se restablecen los hábitos alimentarios regulares, el cuerpo reacciona al cambio y se produce el popular efecto rebote.

Como resultado aumenta la sensación de ansiedad por la comida y la tendencia a acumular grasa en diversas partes del cuerpo. Por esta razón, muchos vuelven a recuperar el peso perdido en poco tiempo.

5. Afectan el sistema inmunitario

Un cambio brusco en la alimentación y la restricción de algunos nutrientes esenciales puede afectar de forma significativa la salud inmunitaria. A menudo, aquellos que se someten a dietas extremas son más propensos a sufrir infecciones y enfermedades.

Mujer con resfriado.

Cuando el cuerpo no está preparado físicamente, agota sus antibióticos naturales para reemplazar los minerales que no está recibiendo. Debido a esto se debilitan las defensas y los antígenos consiguen afectar los tejidos sin dificultades.

6. Producen descontroles metabólicos

Las dietas extremas que proponen eliminar por completo algún grupo de nutrientes pueden desencadenar descontroles metabólicos. Al limitar, por ejemplo, los carbohidratos y grasas, la actividad del metabolismo va sufriendo un cambio.

Te interesa leer: 10 cosas que la cerveza puede hacer para mejorar tu calidad de vida

Por consiguiente, muchas funciones de los órganos vitales se alteran y se producen síntomas y afecciones que pueden afectar la calidad de vida cuando no se controlan a tiempo. Algunos de estos incluyen:

  • Diabetes tipo 2
  • Pérdida de la masa muscular
  • Hipertiroidismo o hipotiroidismo
  • Dislipemias
  • Afecciones del hígado

¿Te interesa perder peso sin exponer tu salud? En lugar de adoptar dietas extremas, elige un plan de alimentación completo y que se adapte a tus necesidades. Aunque los resultados se tardan un poco más, son más seguros y permanentes.

[featured-post url=”https://mejorconsalud.com/3-dietas-nocivas-organismo/”]