6 divertidos trucos caseros que te harán la vida mucho más fácil

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
· 9 enero, 2019

“¿Dónde he dejado mis llaves? ¿Dónde he dejado mi recibo de la luz? ¿Cómo abro esta botella si no tengo sacacorchos?…” ¡Ah! Si hubiera algunos trucos caseros que nos lo hicieran todo más fácil…La vida diaria está llena de pequeñas dificultades que a veces nos llegan a desesperar. Aunque sabemos que son cosas sin importancia, nos pueden quitar mucho de ese tiempo que todas necesitamos.

Es por ello que hoy queremos descubrirte estupendos y divertidos trucos caseros que te van a hacer la vida mucho más fácil. Además, son tan originales que te encantará, por ejemplo, prepararlos con tus hijos. ¿Te animas? ¡Coge papel y lápiz y no te pierdas ninguno de nuestros consejos!

6 divertidos trucos caseros que te harán la vida mucho más fácil

1. ¿Dónde están mis llaves? ¿Y cuál es la del garaje?

Seguro que en casa tienes viejas pelotas de tenis que ya no utilizas. Si es así, tienes dos opciones: se la puedes ofrecer a tus mascotas para jugar o puedes hacer un llamativo colgador para esos objetos que siempre acabamos perdiendo. Así que, ya sabes, desde llaves, bolígrafos, el cargador del móvil hasta ese recibo que tienes que guardar. ¡Lo que sea!

¿Qué necesito?

  • Dos viejas pelotas de tenis.
  • Dos clavos.
  • Unas tijeras.

¿Cómo puedo hacer mis pelotas “guardaobjetos”?

  • Es muy fácil. Lo primero que haremos será un corte central en la pelota. Es como hacerle una boca pero, a su vez,  será la apertura que nos permitirá introducir nuestros objetos.
  • Coge ahora un clavo e introdúcelo en el interior de la pelota para poder clavarlo en la pared y que se quede fijo y bien sujeto. ¡Ya lo tienes! Si lo deseas, puedes pintarle unos simpáticos ojos.

¿Cómo puedo diferenciar una llave de otra?

La llave de entrada, la llave de la terraza, la del garaje… ¿Cómo diferenciarlas? Es muy fácil, no tienes más que pintar una parte de la llave con esmalte de uñas. Cada una deberá ser de un color, y así las identificarás al instante.

Te puede interesar: Cómo aprovechar el espacio de tu hogar

2. ¡No tengo sacacorchos!

trucos caseros

Tenemos una cena muy especial, está todo listo y preparado, es el momento de abrir nuestra botella de vino y… ¡Te das cuenta de que no tienes sacacorchos! No pasa nada, aún puedes salvar tu cena. De hecho, puede que el truco casero sea algo llamativo, pero te aseguramos que es efectivo. No tienes más que introducir un clavo bien largo en el corcho de la botella y después retirarlo con unas tenazas o con un martillo adecuado como el de la imagen. ¡Lo tendrás hecho en dos segundos!

3. Esos incómodos líquidos en nuestro cubo de basura

trucos caseros

Seguro que te ha pasado más de una vez. Vas a coger tu bolsa de basura y, al extraerla, empiezan a caer líquidos malolientes procedentes de la comida u otros elementos. ¿Solución? Muy sencilla. Cada vez que pongas tu bolsa en el basurero, recuerda poner en el fondo unos periódicos. De hecho, ¡no falla nunca!

4. A la hora de pintar…

trucos caseros

En casa siempre tenemos algo que pintar: esos cajones, esa silla, la casita del perro, las rejas de la ventana… ¡Siempre hay algo que hacer! Además, pintar es una tarea que ensucia mucho y que suele incomodar bastante. Un truco casero muy útil es colocar una banda elástica en el bote de pintura, con la cual poder eliminar el exceso de pintura en el pincel sin que llegue a gotear donde no debe. ¡Es realmente práctico!

Lee: 8 tips para simplificar las tareas del hogar

5. ¿He cerrado con llave? ¿Y si vuelvo para comprobarlo?

trucos caseros

A todos nos ha pasado alguna vez. Salimos de casa, vamos al trabajo o, lo que es aún peor, nos hemos ido de viaje y llevamos ya varias horas conduciendo cuando, de pronto, nos asalta esa terrible pregunta: ¿He cerrado con llave la puerta de casa?

Pocas cosas pueden llegar a ser más desesperantes que este tipo de pánicos repentinos relacionados con nuestra poca memoria. No obstante, debes saber que no se trata en realidad de tener “poca memoria”, sino de hacer las cosas automáticamente sin prestar demasiada atención.

Una técnica eficaz para evitar este tipo de cosas es ser conscientes de lo que estamos haciendo y, además, hacer algo inusual que nos permita recordarlo. ¿Un ejemplo? Mientras cierras la puerta de entrada con llave, canta en voz baja alguna canción. Más tarde, si te asalta de pronto la duda de si has cerrado o no, tu memoria te recordará que has hecho la tontería de “cantar mientras cerrabas una puerta”. ¡Nunca falla!

6. ¡He perdido un pendiente!

trucos caseros

¿Te ha ocurrido alguna vez? Estás en el baño aseándote, te pones tus pendientes favoritos y, de pronto, te das cuenta de que te ha caído el pequeño pasador de detrás o cualquier otra cosa de diminuto tamaño. Así que, ¿qué podemos hacer? De hecho, empiezas a mirar el suelo con desesperación sin poder encontrar el objeto perdido.

No te preocupes, existen trucos caseros muy eficaces que te salvará de cualquier apuro. Basta con poner una media al tubo de tu aspiradora. Luego no tienes más que encenderla y pasar por todos los rincones al mismo tiempo que observas todo lo que queda adherido a la media. En pocos segundos darás con tu pequeño pendiente perdido. ¿Te han resultado prácticos estos divertidos trucos caseros? Anímate a probarlos.

  • Gordon-Smith, Jane. Cómo decorar y reciclar objetos usados. No. 745.7 G662c. Madrid, ES: Celeste Ed., 1998.
  • Liso, M., Torres, E. y Sánchez, M.A. “La ciencia en los trucos caseros de limpieza: ¿para qué y cómo llevarla al aula?.” Educación científica: tecnologías de la información y la comunicación y sostenibilidad. Prensas Universitarias de Zaragoza, 2006.
  • Schacter, D. Los siete pecados de la memoria: cómo olvida y recuerda la mente. Grupo Planeta Spain, 2012.