6 efectos raros de la ansiedad

Okairy Zuñiga·
28 Abril, 2020
La ansiedad se puede presentar de diferentes formas, y estas varían según el caso de cada persona. Sin embargo, existen algunos efectos raros de esta condición que no son tan conocidos. Aquí te contamos cuáles son

Algunas actividades comunes del día a día como hablar en público, realizar un examen o pasar por un momento complicado en el trabajo, pueden desencadenar síntomas relacionados con el estrés y la ansiedad.

Si bien, los efectos de este estado mental son conocidos por muchas personas, y quienes lo padecen tienden a identificarlos con facilidad, existen otros, no tan conocidos, que pueden confundirse con otras afecciones. A continuación los detallamos.

Efectos raros de la ansiedad

Los altos niveles de ansiedad pueden tener una repercusión negativa en la salud, no solo mental sino también física, sobre todo, si se mantiene en el tiempo y no es atendida ni tratada de manera adecuada.

Según un estudio de Frontiers in Human Neuroscience, la ansiedad podría afectar tanto la capacidad de concentración como la facultad de reaccionar rápidamente ante los peligros.

Sin embargo, existen algunos efectos raros de esta condición que no se dan en todas las personas, pero que es necesario conocer para poderlos identificar.

1. Zumbido en los oídos

El tinnitus es un ruido agudo o zumbido en los oídos, que se percibe en mayor intensidad cuando no hay sonidos externos que lo disimulen. Esta molestia se puede presentar en uno o ambos oídos, y su tono puede variar.

Esta condición, se atribuye a diferentes factores pero, según una revisión publicada en Science Direct, también estaría relacionada con altos niveles de ansiedad. Por esto, se cree que su detección y tratamiento adecuado podrían tener efectos positivos en la disminución del zumbido.

Zumbido en los oídos
Uno de los efectos raros de la ansiedad es un molesto zumbido en uno o ambos oídos.

2. Gases e hinchazón

Aunque estos síntomas se atribuyen a otros factores, en algunos casos también podrían ser otro de los efectos raros de la ansiedad.

Una publicación de Anxiety and Depression Association of America señala que las personas que sufren de ansiedad y tienen síndrome del intestino irritable, una condición que se caracteriza por la aparición de gases, hinchazón, dolor de estómago y, algunas veces, diarrea, podrían ser más propensas a que estos síntomas empeoren.

Lee también: Los alimentos que producen más gases

3. Problemas hormonales

La ansiedad y el estrés pueden afectar al organismo de diferentes maneras, una de ellas es el impacto negativo en el sistema endocrino, que es un conjunto de glándulas que fabrican y liberan hormonas en el cuerpo.

Según una revisión publicada en Indian Journal of Endocrinology and Metabolism, la exposición a estas condiciones, a largo plazo, puede incidir de forma negativa en algunas hormonas que resultan importantes para el buen funcionamiento del organismo, como la hormona del crecimiento, la prolactina, entre otras.

4. Erupciones cutáneas

Aunque es bastante frecuente tener acné alrededor de la nariz, en la frente o en las mejillas, estas erupciones cutáneas también pueden ser síntomas de ansiedad.

En relación a esto, los doctores Ying Chen y John Lyga, en una revisión publicada en Inflammation and Allergy Drug Targets, comentan que existe un vínculo directo entre las emociones, las inflamaciones y el envejecimiento de la piel. 

5. Caída del cabello

La ansiedad tiene un impacto directo sobre todo el cuerpo, incluidas las uñas, la piel y el cabello. Aunque la caída del cabello no sea un signo típico, sí es otro de los posibles efectos raros de la ansiedad.

Como comenta una publicación de la Clínica Mayo, esta condición, en niveles altos, podría estar relacionada con estos tres diferentes tipos de pérdida de cabello:

  • Efluvio telógeno. Los folículos capilares entran en una fase de reposo, como consecuencia de esta afección, y el cabello se cae a los pocos meses al peinarse o lavarse el cabello.
  • Tricotilomanía. Con la aparición de esta condición, la persona tira de su cabello debido al estrés, la frustración o la tensión.
  • Alopecia areata. El estrés y la ansiedad pueden causar esta condición, en la que el sistema inmunitario ataca los folículos pilosos.

Estos episodios no son permanente si se controlan los niveles de estrés y ansiedad. Sin embargo, es importante consultar con el médico si no ceden o se agravan.

Caída del cabello
Cuando la ansiedad se sale de control, otro efecto raro que se produce es la pérdida excesiva de cabello.

6. Bostezar más de la cuenta

Aunque no existe evidencia científica de por qué bostezamos, se dice que es un reflejo del cuerpo para aumentar el flujo sanguíneo y ponerse alerta.

Ahora bien, una revisión publicada en International Journal of Applied Basic Medical Research sugiere que personas con diferentes sintomatologías clínicas como migraña, epilepsia, estrés, ansiedad, entre otras, podrían experimentar episodios de bostezos excesivos.

Esto se debe a que estas personas tienen un aumento en la temperatura del cuerpo, lo que hace que se genere una termorregulación anormal, que se corrige mediante el bostezo.

Te recomendamos leer: 5 cosas sorprendentes que generan ansiedad

¿Cuándo buscar ayuda?

La ansiedad es una respuesta normal del cuerpo, que permite reaccionar ante diferentes estímulos y sus síntomas varían según el caso específico de cada persona.

Sin embargo, cuando la duración de esta se extiende y sus niveles aumentan, es necesario consultar al psicólogo o profesional de la salud mental para una adecuada valoración y tratamiento.

  • Gupta, S., & Mittal, S. (2013). Yawning and its physiological significance. International Journal of Applied and Basic Medical Research. https://doi.org/10.4103/2229-516x.112230
  • Robinson, O. J., Vytal, K., Cornwell, B. R., & Grillon, C. (2013). The impact of anxiety upon cognition: perspectives from human threat of shock studies. Frontiers in Human Neuroscience. https://doi.org/10.3389/fnhum.2013.00203
  • Pattyn, T., Van Den Eede, F., Vanneste, S., Cassiers, L., Veltman, D. J., Van De Heyning, P., & Sabbe, B. C. G. (2016). Tinnitus and anxiety disorders: A review. In Hearing Research. https://doi.org/10.1016/j.heares.2015.08.014
  • Ranabir, S., & Reetu, K. (2011). Stress and hormones. Indian Journal of Endocrinology and Metabolism. https://doi.org/10.4103/2230-8210.77573
  • Chen, Y., & Lyga, J. (2014). Brain-skin connection: Stress, inflammation and skin aging. In Inflammation and Allergy - Drug Targets. https://doi.org/10.2174/1871528113666140522104422
  • Clínica Mayo. Stress Management. (2019). recuperado el 15 de abril de 2020. https://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/stress-management/expert-answers/stress-and-hair-loss/faq-20057820