6 ejercicios fáciles para ejercitar los músculos de los pies en casa

Podemos practicar estos ejercicios tanto para aliviar como para prevenir dolores y lesiones en los pies. Es importante que los hagamos con cuidado y sin forzar demasiado las articulaciones

Aunque muy pocos les prestan la atención que merecen, los pies son una parte fundamental del cuerpo humano.

Gracias a estos tenemos la habilidad de caminar, correr y realizar muchas otras actividades que son necesarias para nuestro día a día.

Sumado a esto, hay que considerar que con cada una de estas acciones tienen que soportar el peso de nuestro cuerpo y la presión de otras sobrecargas.

Por tal razón, es normal que, en ocasiones, se tensionen, se cansen y desarrollen una serie de molestias que impiden que se sientan bien.

Afortunadamente, hay varias soluciones caseras que podemos poner en práctica para fortalecerlos y mejorar su salud.

En esta ocasión queremos compartir algunos ejercicios localizados con los que se pueden trabajar sus músculos para aliviar las dolencias y evitar lesiones. ¡Practícalos!

1. Flexión estática de los dedos

Flexión estática de los dedos

La clave de esta sencilla actividad es hacer una leve presión con los dedos y dejar los tobillos inmóviles.

¿Cómo hacerlo?

  • Quítate los zapatos, relaja los pies y siéntate en una silla con la espalda erguida.
  • A continuación, apoya los dos pies en el suelo y presiona con los dedos, sin mover los tobillos.
  • Mantén la presión durante 3 segundos, relaja y repite la misma acción.
  • Trabaja con ambos pies 3 series de 10 repeticiones cada una.

Ver también: Las propiedades de los masajes en los pies

2. Ejercicio con una toalla

Con este ejercicio centramos los pies en arrugar una toalla para que sus músculos se esfuercen un poco más.

¿Cómo hacerlo?

  • Extiende una toalla en el suelo y coloca encima los pies descalzos.
  • Poco a poco trata de agarrar la toalla con los dedos del pie derecho, de tal forma que se vaya acercando cada vez más.
  • Tras lograrlo, arruga la toalla en la dirección opuesta y repite con el otro pie.
  • Realiza dos series con cada uno.

3. Levantar un lápiz

ejercicio levantando lápiz

Este movimiento es relajante y contribuye a calmar el dolor en los dedos y la planta del pie. La única herramienta que vas a necesitar es un lápiz u otro objeto similar.

¿Cómo hacerlo?

  • Siéntate con los pies descalzos apoyados en el suelo.
  • Pon el lápiz en frente de los dedos y luego levántalo con el pie derecho.
  • Sube un poco la pierna y mantén la posición 5 segundos sin dejar caer el objeto.
  • Regresa poco a poco al suelo y cambia al otro pie.
  • Repite 10 veces con cada pie y haz hasta 3 series.

4. Caminar en puntas

Una actividad tan breve con caminar en puntas permite trabajar los músculos de los pies, los tobillos y las pantorrillas.

Lo mejor de todo es que ayuda a afianzar la concentración y la destreza del equilibrio.

¿Cómo hacerlo?

  • Párate con los pies separados, apóyate en los dedos y camina en puntas durante, al menos, 15 segundos.
  • Descansa otros 15 segundos y realiza el mismo movimiento 4 o 5 veces.

Te recomendamos leer: Caminar: el mejor ejercicio para la mente y el cuerpo

5. Saltos de cuclillas

Saltos de cuclillas

Los saltos de cuclillas requieren un poco más de movimiento que las actividades anteriores, pero vale la pena intentarlo.

Tendrás que hacerlos sobre una colchoneta para yoga, una alfombra u otra superficie firme y suave.

Su práctica también beneficiará los glúteos, las pantorrillas y los muslos.

¿Cómo hacerlo?

  • Quítate los zapatos y los calcetines, y separa los pies a la anchura de las caderas.
  • Colócate en posición de cuclillas, imaginando que estás sentada sobre una silla.
  • Asegúrate de que las rodillas no sobrepasen los pies y mantén la espalda erguida todo el tiempo.
  • Cuando hayas adoptado la posición correcta, empuja el cuerpo hacia arriba y usa la potencia de los pies para dar un buen salto.
  • Es importante tener cuidado con el aterrizaje, pues debe ser suave para evitar lesiones en las rodillas.
  • Realiza dos seriesde 10 repeticiones cada una.

6. Flexión, pies de punta y talones

Con esta posición vamos a incrementar la intensidad del ejercicio de los pies en punta, esta vez haciéndolo con las rodillas un poco flexionadas y alternándolo con los talones.

Los beneficios de su práctica constante se sienten en los músculos de las pantorrillas y los extensores del pie.

¿Cómo hacerlo?

  • Descalza, con los pies lejos de las caderas y las rodillas un poco flexionadas, eleva un poco los talones del suelo y realiza 5 pasos caminando en puntas.
  • Luego, descansa el pie y camina sobre los talones.
  • Realiza el movimiento de forma alterna y haz unas 5 repeticiones de 5 pasos cada una.

Aunque parecen muy sencillos para ser tan buenos, la realización continua de todos estos ejercicios hace sentir más bienestar en los pies.

Llévalos a cabo en algunos minutos que tengas libres y comprueba que son una gran solución a las molestias que los aquejan.