6 ejercicios para reducir el “vientre caído” - Mejor con Salud

6 ejercicios para reducir el “vientre caído”

Además de realizar ejercicios específicos, para evitar el vientre caído también es fundamental que cuidemos nuestra postura en todo momento y que, a la hora de perder peso, lo hagamos poco a poco

Puede deberse a que hemos bajado demasiado de peso en poco tiempo, o a que hemos dado a luz no hace mucho.

El estómago colgante es un problema que afecta tanto a hombres como a mujeres y puede ser una señal del estilo de vida que llevamos o un evento puntual como ser el embarazo.

El siguiente artículo te contamos algunos ejercicios y tips para reducir el “vientre caído”.

¿Por qué tengo el vientre flácido?

Ver también: 5 cambios en tu alimentación para mejorar el aspecto de tu piel en 30 días

Por qué tengo el vientre flácido

A nivel estético uno de los principales problemas de la vida sedentaria es el temido sobrepeso.

Pero atención, porque hay algunas partes del cuerpo que sufren más cuando comemos mucho y no hacemos ejercicio. Entre ellas destaca el abdomen.

La distensión de tejidos musculares también puede estar causada por el embarazo o un rápido descenso de peso.

Algunas personas sufren este problema cuando mantienen malas posturas (se sientan “hacia adelante”), llevan una alimentación desequilibrada o por factores genéticos.

En todos los casos aparece la tan temida “flacidez”.

La piel tiene unas células llamadas fibroblastos cuyo trabajo es asegurar la elasticidad de los tejidos, al mismo tiempo que producen elastina y colágeno.

Con el paso del tiempo, la falta de ejercicio, el estrés o la mala alimentación estas células disminuyen su actividad.

De a poco vemos como ciertas partes del cuerpo (vientre, brazos, senos, etc.) se van “cayendo”. Esta alteración en la elasticidad de los tejidos se presenta tanto a nivel muscular como cutáneo.

La pérdida de firmeza se relaciona a la adultez, pero también puede estar causada por diversos factores.

  • En las mujeres los embarazos son la principal causa del vientre “colgante”.

Y es que durante la gestación no solo la piel se estira para dejar espacio al niño, sino que, además, participan diferentes hormonas que pueden alterar la capacidad de regenerar tejidos.

  • Además las variaciones de peso son un factor importante.

En la mayoría de los casos el aumento supera los 10 kilos en poco tiempo y, si la dermis no recibe los cuidados adecuados, puede presentar estrías y flacidez difícil de revertir.

  • También podemos observar este problema en aquellas personas que llevan a cabo dietas demasiado restrictivas en las cuales bajan 10 kg o más en un mes.

Más allá de que no son buenas para la salud, estos regímenes no permiten al cuerpo adaptarse a su nuevo volumen y son los culpables de que haya piel “sobrante”.

Ejercicios para reducir el “vientre caído”

Además de llevar una alimentación saludable y evitar estar demasiadas horas sentados, existen diferentes ejercicios que nos pueden ayudar para reducir el vientre caído:

Planchas

Se las conoce como “planks” y son muy efectivas para fortalecer los músculos abdominales.

  • Ponte boca abajo en la colchoneta.
  • Apoya los codos, los antebrazos y las manos.
  • “Despega” el cuerpo y pisa con las puntas de los pies. La idea es que el torso y las piernas queden alineados y paralelos al suelo.
  • Mantén la postura, al menos, 30 segundos. Al principio puedes ayudarte apoyando los pies en la pared.
  • Descansa 15 segundos y haz otra repetición.

Ejercicios de cardio

Ya sea trotar, andar en bicicleta, correr o hacer boxeo. Lo importante es que elijas una disciplina que te guste y te sirva para acelerar el metabolismo.

Mientras pierdes grasa con estos ejercicios cardiovasculares también reducirás el vientre flácido. No olvides complementar con abdominales.

La idea es que practiques cardio 3 veces por semana.

Abdominales oblicuos

Abdominales oblicuos

Recuéstate en la colchoneta boca arriba y flexiona las rodillas.

  • Apoya la pantorrilla derecha en el muslo izquierdo.
  • Dobla el brazo izquierdo y llévalo detrás de la nuca.
  • Gira el torso de forma tal que el codo izquierdo toque la rodilla derecha.
  • Realiza 20 repeticiones y cambia de lado.

Estocadas con giros

Este ejercicio no solo sirve para fortalecer los músculos del vientre, sino también para trabajar las piernas y los glúteos.

Por la dificultad del ejercicio quemarás muchas calorías. Puedes comenzar sin peso y luego añadir una mancuerna o disco.

  • Ponte de pie, toma la mancuerna o disco entre las manos a la altura del pecho y da un paso adelante con la pierna derecha, la cual debes flexionar para que el cuerpo “baje” y la pierna izquierda se estire.
  • Al llegar a esta postura, gira el torso hacia la izquierda, estirando un poco los brazos.
  • Regresa a la postura inicial y haz lo mismo para el otro lado.
  • Completa 20 repeticiones (10 por pierna).

Visita este artículo: Con estos ejercicio de 15 minutos diarios tendrás un abdomen perfecto

Puente

Puente

Este ejercicio le aporta fuerza a la pelvis y a los abdominales bajos, y por eso es ideal para las mujeres que acaban de dar a luz.

  • Ponte boca arriba en la colchoneta y lleva los brazos a los costados del cuerpo. Flexiona las rodillas y apoya las plantas de los pies en el suelo.
  • Eleva de a poco la pelvis hasta “despegar” el torso de la colchoneta.
  • Lo único permitido que siga apoyado son los hombros y la cabeza (además de brazos y pies).
  • Mantén la postura unos segundos y desciende.
  • Cuando tengas dominado este ejercicio te recomendamos que añadas algo de peso con un disco sobre tu vientre.

Elevación de piernas

  • Boca arriba en la colchoneta, estira bien las piernas y pon las manos debajo de los muslos.
  • Eleva las piernas, sin flexionarlas, para que queden perpendiculares al suelo.
  • Luego desciende sin que toquen el suelo.
  • Repite 20 veces.