6 errores nocturnos que pueden arruinar tu figura

Tan perjudicial puede ser el irse a la cama lleno como acostarse con hambre. Debemos buscar un término medio y aprovechar para consumir alimentos sanos, como vegetales, proteínas o grasas saludables

Para tener una figura envidiable y esbelta no solo hay que hacer esfuerzos durante el día, sino procurar cuidar los hábitos hasta el momento de dormir.

El metabolismo funciona a mayor velocidad durante las actividades de la jornada antes de descansar, pero lo ideal es tratar de apoyarlo durante la noche para que no se ralentice demasiado.

Muchas mantienen una dieta relativamente saludable y adoptan otras buenas costumbres con el ánimo de adelgazar; no obstante, por cometer algunos errores nocturnos, todos esos esfuerzos son en vano y es muy difícil que lleguen a perder el peso deseado.

Pensando en aquellas que no consiguen adelgazar, a continuación vamos a compartir esos 6 “descuidos” que se tienen antes de ir a la cama y que suelen ser el mayor impedimento.

1. Comer demasiado antes de dormir

Comer demasiado antes de dormir

Ingerir una cena copiosa o excesiva puede causar molestos síntomas digestivos que impiden conciliar el sueño de la manera adecuada.

El tener un descanso completo y reparador desempeña un papel fundamental en la dieta, y por eso su mala calidad está asociada con el aumento de grasa en el área abdominal.

No olvides leer: Los 10 alimentos para quemar grasa abdominal más rápido

¿Cuál es la solución?

  • Siempre se debe procurar comer algo ligero antes de ir a dormir, en lo posible, dos o tres horas antes, y de solo 200 calorías.
  • Si por los horarios es imposible cumplir con este consejo, lo mejor será aligerar las cenas y elegir alimentos de fácil digestión.

2. Ir a dormir con hambre

Al igual que es malo irse a dormir con el estómago muy lleno, también es perjudicial hacerlo sin haber comido algo en horas previas.

Es común que algunos piensen que están ahorrando calorías cuando no comen nada y se van a la cama; no obstante esto, a largo plazo, puede ocasionar la pérdida de masa muscular en lugar de grasa e incluso ralentiza el metabolismo.

¿Cuál es la solución?

  • La cena debe estar basada en vegetales, alguna proteína o un tipo de grasa saludable. Una sopa de verduras, pollo y ensaladas son excelentes alternativas.

3. Comer un postre o dulces

Comer un postre o dulces

El consumo de un postre u otro alimento dulce antes de dormir aumenta los niveles de azúcar en la sangre y no le da tiempo suficiente al organismo para transformarlo en energía.

A mediano y largo plazo se convierte en una de las causas de acumulación de grasa y problemas como la diabetes.

¿Cuál es la solución?

  • Se puede comer dulce, claro que sí. De hacerlo, ha de ser en cantidades moderadas, por la mañana o en horas de la tarde cuando el metabolismo tiene un buen ritmo para quemar calorías.

4. Comer alimentos picantes

La comida picante está recomendada para perder peso porque tiene muchos antioxidantes y actúa a favor de la quema de grasas.

Sin embargo, elegirla en el horario nocturno no es conveniente porque pueden causar malestar estomacal y evitar un descanso adecuado.

Al tener un mal dormir se aumenta la sensación de ansiedad y es más difícil controlar el consumo de calorías.

¿Cuál es la solución?

  • Dejar este tipo de alimentos para la hora del almuerzo.

5. Ingerir comidas ricas en grasa

Ingerir comidas ricas en grasa

El horario nocturno parece ser uno de los favoritos para ingerir alimentos con altos contenidos de grasa, como la comida chatarra y los procesados.

Si bien esta clase de alimentos es una causa de obesidad sin importar el horario en que se consuma, su ingesta antes de dormir sobrecarga de tareas el organismo y le impide tener una adecuada digestión.

Como consecuencia, se puede interrumpir el sueño por culpa de la indigestión, o bien, poco a poco se va acumulando más grasa en distintas partes del cuerpo.

¿Quieres conocer más? Lee: 8 excusas que tienen las personas para no llevar una vida saludable. ¿Te identificas?

¿Cuál es la solución?

  • Moderar el consumo de esta clase de alimentos y, en caso de ingerirlos, hacerlo en un horario prudente.

6. Dejar la mayor porción de comida para la noche

Esta es una costumbre muy común entre aquellos que llevan un estilo de vida agitado y de constante estrés.

Durante el día no tienen suficiente tiempo para comer bien o no sienten apetito y, al llegar la noche, buscan “compensar” todo eso que el resto de la jornada no fue ingerido.

Por desgracia, esto es uno de los peores errores de alimentación, ya que no se le da al cuerpo tiempo suficiente para tener una buena digestión y llevar a cabo el gasto energético.

¿Cuál es la solución?

  • En lo posible se debe planear con anticipación un menú. En caso de no poder cumplirlo lo idóneo es elegir alimentos saludables y bajos en calorías.

¿Identificada con alguno de estos errores? Si es así, sigue las recomendaciones dadas y, en lo posible, procura evitarlos al máximo. Con el tiempo comprobarás si estos eran la razón por la cual te costaba tanto adelgazar.