6 errores cometidos tras hacer ejercicio

Carolina Betancourth · 7 junio, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 7 junio, 2019
Las consecuencias a posteriori de una vida sedentaria pueden resultar desfavorables en la salud de la persona.

Realizar ejercicio, es decir, llevar a cabo en el día a día cierta actividad física, resulta imprescindible de cara a poder mantener la salud del organismo. Afecta, al igual que mantener una dieta natural y saludable, tanto a nivel físico como mental.

Debido al estrés al que generalmente se somete a la población, puede resultar complicado sacar tiempo para el deporte. En muchas ocasiones, o no se tiene tiempo, o no se tiene energía suficiente para hacer ejercicio a lo largo de la semana.

Los profesionales de la salud se reiteran en recomendar la práctica de ejercicio habitual. Las consecuencias a posteriori de una vida sedentaria pueden resultar desfavorables en la salud de la persona.

Del mismo modo, en la práctica del deporte, es fundamental seguir determinadas instrucciones. El conocimiento adecuado de cómo funciona el cuerpo humano, así como de los ejercicios que pueden afectar al desarrollo del mismo es muy importante.

Hay que saber cómo ejercitar el cuerpo. Y cómo actuar después de haberlo ejercitado. De lo contrario, se pueden cometer errores que resulten perjudiciales de cara a la evolución física de la persona.

Hacer ejercicio en pareja

Tal vez te interese: Practicar deporte acompañados o practicarlo en solitario

Errores cometidos tras realizar ejercicio

1. No es recomendable consumir alimentos directamente

Tal como expresan los profesionales del campo, para adelgazar no es necesario pasar hambre. Lo más importante es mejorar la calidad y cantidad de los alimentos consumidos.

Además, hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones la persona debe seguir dietas específicas ajustadas al ejercicio que realiza. Es importante consultar con un especialista cuáles son los ejercicios más adecuados al objetivo que se quiere conseguir.

También es importante consultar cuál es la dieta más recomendable para uno mismo. Así, el cuerpo repone el glucógeno de los músculos para acelerar su recuperación más rápidamente.

Del mismo modo, distintas fuentes recomiendan no dejar pasar más tiempo del necesario para comer. Ya que se podría incrementar el riesgo de acumulación de grasa. También de desarrollar atrofia muscular o estrés. La causa principal sería la producción excesiva de cortisol.

Lee también: 4 batidos ricos en proteínas para empezar el día

2. No beber suficiente agua

Es muy importante beber agua durante y después de entrenar. Muchas personas no la consumen en las cantidades suficientes. También es común sustituir el agua por bebidas poco saludables, como refrescos y gaseosas.

Lo más recomendable suele ser consumir entre 1 o 2 litros de agua al día. De este modo, el consumo de 6 u 8 vasos de agua al día mantiene el organismo hidratado.

Otro error recurrente es pensar que sólo se debe beber cuando se suda demasiado. La sudoración no está relacionada de forma directa con la cantidad de agua que se ingiere.

3. No dormir bien

Los profesionales recomiendan una buena rutina basada en una alimentación correcta y un descanso adecuado. El organismo necesita dormir un mínimo de horas cada día para rendir correctamente.

El organismo requiere de 7 a 8 horas diarias de sueño sin interrupciones. De cara a recuperar los nutrientes y la energía gastada durante las actividades físicas.

Las consecuencias producidas en caso de no llevar a cabo tales recomendaciones pueden resultar muy negativas. La persona se puede ver afectada tanto física como psicológicamente.

Cuidado con los mitos

Ingerir bebidas energéticas no suele ser recomendable

Las bebidas energéticas no deben convertirse en sustitutivos del agua natural.  No suele ser recomendable consumir este tipo de productos habitualmente. Puede conllevar a consecuencias graves para la salud.

Los líquidos deportivos están diseñados para reponer minerales y electrolitos después de hacer ejercicio intenso. Y, efectivamente, en determinadas ocasiones ayudan a la persona en tal objetivo. Pero no se deben consumir de forma regular porque también contienen azúcares y aditivos poco aconsejables.

Los energizantes suelen contener compuestos estimulantes no naturales que no siempre resultan beneficiosos. Como por ejemplo la cafeína, el ginseng o la taurina, entre otros. Estos pueden generar nerviosismo, ansiedad y en casos más graves problemas cardíacos.

De todos modos, existen determinadas alternativas que sí resultan más recomendables. Como por ejemplo los licuados o el agua de coco. Ambos resultan mucho más beneficiosos.

  • Brewer, B. W. (2009). Sport Psychology. Sport Psychology. https://doi.org/10.1002/9781444303650
  • Allender, S., Cowburn, G., & Foster, C. (2006). Understanding participation in sport and physical activity among children and adults: A review of qualitative studies. Health Education Research. https://doi.org/10.1093/her/cyl063
  • jack wilmore, david costill. (1999). Physiology of Sport and Exercise. Journal of Athletic Training. https://doi.org/10.1016/S0121-8123(13)70003-3