6 exfoliantes corporales con arroz

06 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Karla Henríquez
El arroz es un alimento muy versátil que se ha llegado a usar incluso como exfoliante. Según creencias, sirve para mejorar la salud de la piel.

El arroz es uno de los alimentos más consumidos en todo el mundo. Es el segundo cereal más producido y sus usos culinarios son muy variados, dado que es un alimento muy versátil. Por otra parte, en el campo de la estética, ha resultado ser útil para cuidar la salud de la piel. Por ello, se han elaborado incluso exfoliantes con arroz.

El uso del agua de arroz para la elaboración de fórmulas cosméticas antiedad ha sido muy estudiado en las últimas décadas, dado que en países como Japón ha sido un remedio natural para la belleza muy presente.

Según algunos expertos, aún queda mucho por averiguar acerca de la eficacia del agua de arroz para el cuidado de la piel. Sin embargo, no descartan que pueda tener alguna. Mientras tanto, hay quienes consideran que pueden utilizar el arroz –de diversas maneras– en su rutina de belleza, como los exfoliantes, por ejemplo.

Se dice que el arroz ayuda a regular la grasa de la piel, sin despojarla de su capa protectora ni resecarla. También se dice que nutre la piel y que ayuda a regenerarla, brindándole así un aspecto suave, luminoso y fresco.

Veamos a continuación cómo hacer exfoliantes con arroz, combinando este cereal con otros productos naturales.

1. Exfoliantes con arroz y aceite de coco

El agua de arroz blanco tiene diversos usos cosméticos.

Ingredientes

  • 1/2 taza de arroz blanco sin lavar (50 g).
  • 3 cucharaditas de aceite de coco orgánico (15 g).

Preparación

  • Toma el arroz y muélelo hasta convertirlo en polvo.
  • Mézclalo con la cucharada de aceite de coco.
  • Luego de obtener una mezcla homogénea, frota con movimientos circulares por todo el rostro.
  • Deja que la crema actúe por unos minutos, luego enjuaga y retira.

Descubre: ¿Cuál es la mejor forma de consumir el arroz y por qué?

2. Exfoliantes con arroz y miel

Se dice que este exfoliante es ideal para las personas con pieles sensibles. Tanto el arroz como la piel ayudan a calmar la piel y la limpian, sin maltratarla.

Ingredientes  

  • 2 tazas de agua (500 ml).
  • 1 cucharada de leche de vaca (10 ml).
  • 1 cucharada de miel de abejas pura (10 g).
  • 6 cucharadas de arroz integral entero (120 g).
  • 1/2 taza de arroz integral en polvo –el arroz debe contener el salvado– (50 g).

Preparación

  • Cocinar las 6 cucharadas de arroz integral con abundante agua.
  • Moler los 50 gramos de arroz y junto con el arroz cocido batir hasta lograr una crema sin grumos.
  • El agua se usará para dejar atrás en la medida de lo posible los grumos.
  • Añadir la cuchara de miel de abeja pura y mezclar.
  • Luego, con la totalidad de los ingredientes correctamente mezclados, ir añadiendo la cucharada de leche y batir.
  • Una vez todo esté bien mezclado y se haya logrado una crema, dejar reposar hasta que enfríe.
  • Aplicar con movimientos firmes pero circulares en la piel del rostro. Enjuagar con agua tibia.

3. Exfoliante de arroz y avena

Este es otro de los exfoliantes con arroz que proporciona suavidad a la piel. Además, es perfecto para darle mimo a la piel, ya que ayuda a aliviar el enrojecimiento y las inflamaciones que pueda presentar.

Ingredientes

  • 1 taza de arroz (200 g).
  • 1/2 taza de avena (130 g).
  • 4 tazas de agua de beber (1 litro).
  • 5 gotas de aceite esencial de preferencia.

Preparación

  • Si el arroz no es orgánico, lo mejor sería lavarlo.
  • Deja el arroz y la avena en remojo un mínimo de 6 horas.
  • Colar y exprimir bien para sacar toda el agua.
  • Agregar las gotas de aceite esencial, batir manualmente ¡Ya esta listo!
  • Guárdalo en un recipiente de cristal y mantenlo refrigerado.

4. Exfoliante con harina de arroz

Los beneficios conocidos de este cereal no solamente provienen del grano. En presentación molida (como harina) sus propiedades se mantienen. Aprende como hacer un exfoliante en casa.

Ingredientes

Preparación

  • Mezcla la harina de arroz con el agua hasta formar una pasta compacta. Para conseguirlo, remueve los dos ingredientes con la ayuda de una cuchara.
  • Aplícate la mascarilla resultante sobre el rostro limpio y deja que actúe durante unos 10 minutos.
  • Transcurrido ese tiempo, retira el compuesto con abundante agua tibia y empieza a lucir una maravillosa piel.

Lee: 8 razones por las que deberías incluir harina de arroz integral en tu dieta

5. Exfoliante de granos de azúcar con arroz

En el ámbito popular se suele decir que el azúcar es un buen exfoliante para la piel. Sin embargo, es cierto que podría rallarla si se aplica con movimientos bruscos, puesto que los granos son muy ásperos, por ello hay que usarlo en cantidades mínimas o sustituirlo por harina de avena.

Ingredientes 

  • 3 tazas pequeñas de agua (300 ml).
  • 6 cucharadas de arroz blanco (120 g).
  • Azúcar blanca refinada (1 g).

Preparación

  • Es un recipiente, introduce las tazas de agua y las cucharadas de azúcar.
  • Cuece las 6 cucharas de arroz a fuego lento. Luego de estar lista la preparación espera a que enfríe.
  • Mezcla muy bien los ingredientes, usando un batidor. Deja reposar por alrededor de 1 hora.
  • Aplícala en el rostro y comienza a hacer movimientos circulares, luego enjuaga.

6. Leche y arroz como exfoliantes

Se dice que esta mezcla es perfecta brindar hidratación y eliminar el exceso de grasa y células muertas en la piel. Tanto la leche como el arroz ayudarán a nutrir la piel, suavizarla y hacerla lucir mejor.

Ingredientes

  • 1 vaso de leche líquida (250 ml).
  • 1/2 cucharada de arroz (10 g)

Preparación

  • Incluye todos los ingredientes en un recipiente, mezcla sin cocinar por 10 minutos.
  • Luego, con las manos aplícalo en el rostro y firmemente comienza a masajear en forma circular.
  • Enjuaga con abundante agua, y repite si lo consideras necesario.

Si tienes dudas acerca de cómo llevar a cabo la exfoliación o en general el cuidado de la piel, lo más recomendable es que acudas a tu dermatólogo. El profesional te hará las indicaciones más pertinentes, según tu tipo de piel.