6 formas de ocultar las imperfecciones de tu casa

¿Cómo se puede hacer para que no se noten los defectos de nuestra casa? Existen muchos trucos sencillos para lograr que pasen por alto; te presentamos seis de ellos que te salvarán en varias situaciones.

Nadie conoce nuestra casa mejor que nosotros mismos. Por lo tanto, tampoco habrá otra persona más indicada para decidir qué lucir ante las visitas y qué rincones es mejor disimular un poco. ¿Estás al tanto de cómo ocultar las imperfecciones de tu casa?

Por más perfecto que consideremos nuestro hogar, seguro que habrá una parte, aunque sea un pequeñísimo detalle, que querremos alejar de la vista de quienes nos visitan.

No solamente nos referimos a problemas permanentes, como pueden ser manchas o rayones en la pared, sino también a situaciones más temporales, como por ejemplo una habitación desordenada u objetos que tu mascota deje por ahí.

A continuación, te ofrecemos una lista de recomendaciones para ocultar las imperfecciones de tu casa. No dudes en aplicarlas: te costarán muy poco esfuerzo; la mayoría de ellas, además, no requiere grandes erogaciones de dinero.

6 formas de ocultar las imperfecciones de tu casa

1. Desperfecto en la pared

Ante tamaño problema, la solución lógica y más efectiva es la de utilizar masilla alisadora para repararlo. Sin embargo, también puedes valerte de otras ideas más creativas pero igual de valiosas.

La mejor de ellas es la de pintar las paredes con un efecto que haga pasar por alto las imperfecciones. Por ejemplo, el efecto estucado o el arenoso pueden cumplir esta función de gran manera.

Finalmente, también tienes la alternativa de usar papel tapiz para toda la pared. Si bien puede ser algo costosa, es una alternativa muy práctica, ya que resulta sumamente fácil de limpiar.

Te puede interesar: 4 tips para ahorrar dinero cada mes.

Pared con grietas a imperfecciones.

2. Cosas tiradas por todos lados

¿A quién no le ha pasado que llega una visita sorpresa y sale corriendo a ocultar el desorden en un lugar donde no se vea? Para afrontar en condiciones ese traumático momento, es primordial contar con suficientes espacios de almacenamiento.

Para ello, es bueno que pienses en tener un armario de más cuando planifiques tu hogar. En caso de que esta no sea una posibilidad, intenta dejar cajoneras disponibles o al menos un espacio del cuarto en el que puedas depositar objetos “temporalmente”.

3. Manchas o rayones en paredes

Es un caso bastante similar al del primer punto. De hecho, bien podríamos aplicar prácticamente las mismas soluciones.

Sin embargo, en este ítem queremos agregar un elemento decorativo que tantas paredes ha salvado en la historia: el cuadro. Una foto familiar, un diploma, una obra de arte o incluso un paisaje cualquiera puede ser tu mejor aliado para salir de semejante apremio.

4. Los objetos de la mascota

Si bien tener una mascota es una fuente de amor y compañía incalculable, lo cierto es que sus elementos no siempre son sinónimos de limpieza. Incluso podemos recibir gente que se siente muy a disgusto cuando se encuentra con las cosas de la mascota por todos lados.

Más allá de las consideraciones que se puedan hacer sobre lo correcto o no de su actitud, podemos ahorrarnos todo tipo de problemas con unas simples modificaciones. Una de ellas es, por ejemplo, guardar sus juguetes y mantas en una caja en alguna habitación. No te preocupes: tu mascota sabrá cómo encontrarla.

Por otro lado, si tienes un gato, es lógico que cuentes con una caja de arena en casa. Si es el caso, siempre será preferible que la dejes en un lugar fuera de la vista del resto de los habitantes y visitas. 

Obviamente, con esto nos referimos a que no la dejes en la cocina, el baño o, mucho menos, en el comedor. Además del olor, recuerda que tu gato no tendrá limitaciones en cuanto a los momentos que escoja para hacer sus necesidades.

Caja de arena para los gatos.

5. ¿Qué hacer con esa columna?

Suele pasar que en interiores, jardines y terrazas nos encontramos con una columna que molesta mucho más de lo que ayuda. Por lógicas razones, no podemos moverla. ¿Cómo hacemos para sacarle provecho?

Lo mejor en estos casos es hacer justamente lo inverso: darle protagonismo. Entonces, puedes recurrir a empapelados, pinturas que hagan juego con los colores de las demás paredes o hasta a adhesivos que le den ese toque especial que tanto necesitan.

6. Ocultar el router

Ya habrás notado que el router es un elemento infaltable en todas las casas, pero sus beneficios en cuanto a lo decorativo no son precisamente los mejores. Tenemos la solución perfecta: cúbrelo con un libro.

Si cuentas con un libro viejo, puedes arrancarle las hojas e introducir el aparato en el interior. Así lograrás anular su mal efecto visual; de paso, te librarás de todos los cables, que aportan muy poco a la belleza de tu sala o dormitorio.

Lee también: 5 ideas curiosas para tener un dormitorio más acogedor y saludable.

Como habrás visto, ocultar las imperfecciones de tu casa es totalmente posible. Solo debes poner en práctica estos consejos y te librarás de esos defectos que siempre has querido disimular.