6 formas de enfrentar la vida cuando te sientes sobrepasado

Si las situaciones te han sobrepasado y no sabes muy bien qué rumbo tomar, date un tiempo para reflexionar sobre tus metas y prepárate para conseguirlas

La vida nunca es fácil. Incluso en los mejores momentos puedes enfrentarte a periodos en los que te sientes sobrepasado.

Lo importante es que no pierdas la objetividad ni permitas que el pesimismo se instale por completo. Es natural, e incluso sano, sentirse triste, enojado o depresivo. Lo que no es normal es quedarse en ese estado.

Por eso, esta vez te queremos dar algunas opciones para enfrentar esos momentos y poder seguir adelante. Verás que no se tratan de fórmulas mágicas, sino de simples cambios de actitud.

1. Sé generoso

madre-ayudando-a-su-hija

Ya sabemos que cuando te sientes sobrepasado el primer pensamiento va relacionado con lo que te falta y lo que necesitas. Sin embargo, ser generoso es un alimento para el alma.

En lugar de detenerte a pensar que te falta tiempo, dinero o en los problemas que tienes en casa, busca una opción para ayudar a otro.

Nuestra recomendación es que des algo a un total desconocido. No necesitas dar una gran suma de dinero. Es más, ni siquiera necesitas dar dinero. Tal vez te encuentras con alguien que va cargando muchas bolsas o que no puede cruzar la calle.

Ayudar de esta forma te demuestra que, aunque la vida te sobrepase, siempre puedes hacer algo por los demás. La sensación que te queda al final es fenomenal.

¿Quieres conocer más? Lee: Hay quien tiene tan pocas cosas que solo tiene dinero

2. Siéntate y observa a la gente

Uno de los mayores inconvenientes cuando te sientes sobrepasado es que te concentras solo en ti y en tus problemas. La próxima vez que te sientas así, prueba a ir a un parque o café en el que haya mucho tránsito de personas.

Toma asiento y observa a la gente. Pero ojo, hemos dicho observar no solo ver. Es decir, date el tiempo de fijarte en una persona e imagina quién es. Ve su rostro y piensa cómo puede ser su vida.

Este ejercicio te ayudará a recordar cómo sonríen los niños y lo que les hace felices. También podrás ver personas con expresiones de tristeza o enojo, incluso es probable que seas testigo de alguna situación desagradable y que no puedas hacer nada.

No necesitas conversar con nadie ni intentar resolver los problemas de otros. Este ejercicio de simplemente observar te ayudará a ser más consciente de tus límites, pero también de tus privilegios.

3. Ve a casa y relájate

mujer-dandose-un-baño

¿El trabajo es el que hace que te sientas sobrepasado? ¿La relación con tu chico ya es insostenible y lleváis tres horas peleando? ¿Tu mamá parece dispuesta a discutir sin más? En ese caso, sal de la situación.

No se trata de que salgas huyendo, solo de que te tomes un tiempo para estar a solas y calmar el ánimo. Cuanto más tiempo te mantengas en esa situación, más probable es que alguien diga algo que no siente realmente.

Llega a casa, prepara un té o un café y toma una siesta o un baño. Más tarde podrás analizar lo sucedido y ver qué está pasando realmente. Esto sirve para que los humores se calmen y las cosas se enfríen.

Verás que al día siguiente todo es menos negativo y puedes tomar mejores decisiones.

4. Ámate

leer 3

¿Te sientes sobrepasado por una relación que te está haciendo daño? ¿De pronto parece que tus amigos han decidido que no eres lo suficientemente bueno? No pasa nada. Al final, eres tú la persona que más amor tiene que demostrarte.

Date un minuto para amarte de forma consciente. Desarrolla hábitos que te ayuden:

  • Lleva un diario de agradecimiento en el que cada día escribas una o dos cosas que te hacen especial y por las que te amas.
  • Dedícate un tiempo a solas cada semana para consentirte con un masaje o leyendo un libro.
  • Mírate al espejo cada noche antes de dormir y di dos palabras mágicas: “te amo”.

La falta de amor propio puede llevarte a aceptar situaciones y condiciones que te hacen daño. No caigas en ese error.

No olvides leer: Solo hay un amor que es para siempre: el amor propio

5. Edúcate

Hay momentos en que te sientes sobrepasado por situaciones que no sabes manejar. Por ejemplo, si por más que trabajas no puedes llegar a fin de mes sin deudas o no consigues esa promoción en el trabajo.

En estos casos es importante analizar si el problema realmente tiene que ver con lo emocional o con las aptitudes. No caigas en el error de creer que lo sabes todo.

Mejor busca las alternativas para adquirir esas habilidades que te hacen falta.

La solución en este caso depende de lo que necesites:

  • Un curso de finanzas personales si no sabes cómo manejar tu dinero.
  • Unas clases para adquirir una habilidad que te permita mejorar de puesto.
  • Terapia psicológica para identificar y resolver los problemas emocionales que te mantienen en relaciones abusivas.

Recuerda que las soluciones mágicas no existen y a veces es imperativo parar y aprender lo necesario. Una vez que lo haces, el camino se ve más fácil de transitar.

6. Inspírate

Define un lugar en tu hogar donde reine el positivismo. Es fácil sentirte sobrepasado y perder la brújula cuando no te das tiempo de agradecer y tomar inspiración.

¿Quieres viajar por Asia? ¿Trabajas para poder comprarte esa casa que sueñas? Es fácil que en el proceso de alcanzar estos, y cualquier otro sueño, te pierdas si no te enfocas correctamente.

En un cuaderno o en una habitación ten imágenes, frases y cosas que te recuerden por qué estás trabajando.

De esta forma, cuando te sientas sobrepasado, puedes ir ahí y reordenar tus ideas y actividades.