6 formas de mejorar la función tiroidea naturalmente

La función tiroidea puede presentar problemas tanto por exceso como por defecto, por lo que es conveniente incluir en la dieta alimentos que la mantengan estable, así como realizarlos chequeos médicos regulares

La tiroides o glándula tiroidea es relativamente pequeña, con una forma similar a una mariposa, y se adapta al área de la garganta, justo en la parte frontal del cuello.

Su importancia radica en las funciones que desempeña en todo el cuerpo, ya que es la encargada de regular procesos hormonales, metabólicos y de crecimiento.

Contiene una proteína llamada tiroglobulina que, unida al yodo, estimula la segregación de hormonas para lograr un óptimo funcionamiento de los órganos, los tejidos y las células.

Además, participa en la síntesis de proteínas, la oxigenación celular y otras importantes labores que mantienen nuestra salud en perfecto estado.

El problema es que, como ocurre con otros órganos, está expuesta a una amplia variedad de factores que pueden desequilibrarla y alterar su buen funcionamiento.

Esto no solo implica una serie de cambios en el cuerpo, sino que, con el tiempo, puede conducir al desarrollo de graves enfermedades.

Debido a esto es necesario tomar medidas para su cuidado, especialmente proporcionándole los nutrientes que requiere para su salud.

En esta oportunidad queremos compartir 6 buenos hábitos con los que podrás mejorar sus funciones de manera natural.

1. Incorpora yodo en tu dieta

Alimentos ricos en yodo

La deficiencia de yodo es la causa más habitual de la insuficiencia de hormonas tiroideas, mejor conocido como hipotiroidismo.

El organismo no puede crear este nutriente por sí solo, por lo que es primordial garantizar una ingesta suficiente de los alimentos que lo contienen.

Entre estos destacan:

  • Los huevos
  • Los mariscos
  • El pescado azul
  • El queso
  • La sal de mesa

Cabe aclarar que, en el caso de la sal, el consumo debe ser moderado porque no es conveniente ingerir sodio en exceso.

¿Quieres conocer más? Lee: El yodo, un mineral esencial

2. Consume más selenio

El selenio es uno de los minerales esenciales que pueden ayudar de forma positiva en el tratamiento de los trastornos de la tiroides.

Este elemento controla el estrés, facilita los procesos de desintoxicación y ayuda en la regulación de la actividad hormonal.

Las proteínas a base de selenio podrían ayudar a controlar las funciones metabólicas y los mecanismos que se encargan de transformar los alimentos en energía.

Algunas fuentes naturales de este nutriente son:

  • Los frutos secos
  • Las semillas de lino y de girasol
  • Los huevos.
  • El yogur
  • Los champiñones

3. Aumenta el consumo de zinc

alimentos con zinc

Los bajos niveles de zinc están relacionados con el desarrollo de los dos principales problemas de la tiroides: el hipotiroidismo y el hipertiroidismo.

El descontrol en la función tiroidea, ya sea por la poca o excesiva producción de hormonas, ocasiona una serie de reacciones negativas en todo el cuerpo.

Este mineral esencial se encuentra de forma natural en muchos alimentos, aunque también se puede adquirir en suplementos.

Sus principales fuentes son:

  • La carne de res magra
  • Las ostras
  • La carne de cerdo
  • El pollo
  • Las espinacas
  • Las semillas
  • El chocolate
  • Las nueces

4. No te olvides del magnesio

Otro de los elementos esenciales para un buen funcionamiento de la tiroides es el magnesio, un mineral de difícil absorción que participa en la salud de la mayoría de sistemas del cuerpo.

Este es necesario para la conversión de yodo en las hormonas tiroideas; por lo tanto, su ingesta es clave para evitar todo tipo de complicaciones.

Su absorción se puede realizar con la aplicación de lociones para la piel, aunque también se encuentra en alimentos como:

  • El maíz dulce
  • El aguacate
  • Los plátanos
  • Las espinacas
  • Las pasas

5. Consume aceite de coco

aceite de coco

El consumo de una o dos cucharadas de aceite de coco al día puede ayudar a mejorar la función tiroidea, ya que sus ácidos grasos de cadena media apoyan la regulación del metabolismo.

Rico en vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes, es un alimento muy completo para contrarrestar los efectos causados por los descontroles de esta glándula.

Si bien se requieren más investigaciones para comprobar sus efectos, algunos expertos aconsejan añadirlo en la dieta como complemento.

Visita este artículo: 9 usos del aceite de coco que quizá no conocías

6. Evita el estrés

La continua exposición a las situaciones de estrés es un fuerte influyente de los desequilibrios en las funciones de la tiroides.

Aunque al principio parece solo impactar el estado de ánimo, con el paso del tiempo se generan una serie de reacciones químicas que afectan la salud.

Esto se debe a que aumenta la producción de cortisol, una sustancia que impide que las hormonas tiroideas entren en las células del cuerpo.

¿Te preocupa tu salud tiroidea? Procura incorporar todos estos hábitos en tu rutina y, por supuesto, no olvides hacerte continuos chequeos médicos para verificar su actividad con más precisión.