6 grandes remedios con té negro que te gustará conocer

¿Sabías que el té negro es una de las mejores infusiones que puedes consumir en tu día a día? Combinado con otros ingredientes sube nuestras defensas y fortalece el sistema inmunitario.

El té negro es una bebida ancestral y medicinal muy popular en muchas culturas. Su sabor intenso y su color oscuro esconden muchas propiedades curativas, entre las que destacan su poder antioxidante, estimulante o diurético, entre otras.

Descubre en este artículo 6 combinaciones de té negro con otros ingredientes medicinales. Al mezclar estas plantas conseguiremos multiplicar todavía más sus virtudes terapéuticas para tratar diferentes trastornos leves. ¡Pruébalas!

Remedios con té negro

1. Antioxidante con limón

Té negro con limón

El té negro destaca por ser una bebida muy antioxidante gracias a su contenido en flavonoides. Estos componentes nos ayudan a prevenir y combatir el envejecimiento que nos causan los radicales libres, tanto por dentro como por fuera.

El té negro con limón es una de las combinaciones más habituales, tanto por sabor como a nivel medicinal. El limón es un alimento que también retrasa la oxidación celular por su contenido en vitamina C. Además, si deseamos endulzar esta infusión, recomendamos hacerlo con estevia para que sea una bebida todavía más antioxidante.

Descubre: Algunos nutrientes que debes incluir en tu dieta para prevenir el envejecimiento

2. Digestivo con menta

Tomar un té negro después de la comida es un buen remedio para facilitar la digestión. Gracias a sus propiedades astringentes y antiinflamatorias, es muy efectivo para prevenir diarreas y otros trastornos gastrointestinales similares.

Además, podemos combinar nuestro té con unas hojas de menta o hierbabuena fresca, como se consume en muchos países árabes. Esta mezcla, además de ser deliciosa, potencia todavía más sus propiedades digestivas.

No obstante, no recomendamos consumir el té junto con los alimentos si sufrimos anemia, ya que el té negro puede interferir en la asimilación del hierro. En ese caso, lo tomaremos siempre fuera de las comidas.

3. Hipoglucemiante con estevia

La resistencia a la insulina es un problema mucho más frecuente de lo que creemos. Entre sus síntomas destacan la acumulación de grasa en la zona del vientre, cansancio, insomnio, caída de cabello, etc.

Para prevenir y tratar esta afección, además de prevenir también la diabetes, podemos consumir alimentos que nos ayuden a reducir los niveles de glucosa en sangre. Uno de ellos es el té negro, que destaca por su poder hipoglucemiante.

No obstante, deberemos evitar endulzarlo con azúcar, ya que en ese caso empeoraríamos todavía más nuestro trastorno. La mejor manera de aportar dulzor al té es con estevia, una planta que también reduce los niveles de azúcar.

4. Estimulante con canela y miel

Té negro con canela

El té negro es una bebida estimulante y, de hecho, es la variedad que más cafeína contiene. Por este motivo, al beber esta infusión activamos nuestro cuerpo y nuestra mente para estar más despiertos y más atentos. Además, al mismo tiempo podemos tomarlo para equilibrar la tensión arterial baja.

No obstante, la cafeína tiene un efecto rápido pero limitado. Por esta razón recomendamos combinar el té negro con canela de Ceilán y miel de abeja. Ambos ingredientes son estimulantes que no afectan al sistema nervioso, ya que nos aportan energía y combaten el agotamiento físico y mental de manera natural.

Lee este artículo: 7 beneficios de la cúrcuma en la menopausia y posmenopausia

5. Fortalecedor con cúrcuma y leche de coco

Si necesitamos fortalecer nuestro sistema inmunitario y subir nuestras defensas también podemos recurrir al té negro. No obstante, recomendamos combinarlo con dos ingredientes medicinales muy efectivos: la cúrcuma y la leche de coco.

El resultado de esta mezcla es una bebida reconfortante que activa nuestro metabolismo, nos aporta calor y nos ayuda a prevenir todo tipo de infecciones. Además, su sabor es delicioso, tanto si la tomamos fría como caliente.

Recomendamos preparar el té negro con la cúrcuma en infusión en primer lugar. Pasados unos minutos podremos añadirle la leche de coco y endulzar al gusto con miel de abeja o estevia.

6. Diurético con anís

El último remedio que proponemos en este artículo está dirigido a aquellas personas que sufren retención de líquidos, hinchazón, pesadez e inflamaciones y edemas en diferentes partes del cuerpo.

Al combinar el té negro con el anís, además de conseguir un delicado aroma, conseguimos una bebida medicinal con propiedades diuréticas. De este modo, aumentamos la producción de orina y eliminamos el exceso de líquidos de nuestro organismo.

El momento más efectivo para tomar esta bebida es en ayunas o bien fuera de las comidas. Podemos tomar dos o tres tazas al día, a media mañana y a media tarde, y notaremos los resultados en las horas siguientes.

 

  • Nagao, T., Komine, Y., Soga, S., Meguro, S., Hase, T., Tanaka, Y., & Tokimitsu, I. (2005). Ingestion of a tea rich in catechins leads to a reduction in body fat and malondialdehyde-modified LDL in men. American Journal of Clinical Nutrition. https://doi.org/81/1/122 [pii]
  • Imran, A., Butt, M. S., Arshad, M. S., Arshad, M. U., Saeed, F., Sohaib, M., & Munir, R. (2018). Exploring the potential of black tea based flavonoids against hyperlipidemia related disorders. Lipids in Health and Disease. https://doi.org/10.1186/s12944-018-0688-6
  • Davies, M. J., Judd, J. T., Baer, D. J., Clevidence, B. A., Paul, D. R., Edwards, A. J., … Chen, S. C. (2003). Black Tea Consumption Reduces Total and LDL Cholesterol in Mildly Hypercholesterolemic Adults. The Journal of Nutrition. https://doi.org/10.1093/jn/133.10.3298S
  • Cardona, F., Andrés-Lacueva, C., Tulipani, S., Tinahones, F. J., & Queipo-Ortuño, M. I. (2013). Benefits of polyphenols on gut microbiota and implications in human health. Journal of Nutritional Biochemistry. https://doi.org/10.1016/j.jnutbio.2013.05.001
  • Wang, D., Chen, C., Wang, Y., Liu, J., & Lin, R. (2014). Effect of black tea consumption on blood cholesterol: A meta-analysis of 15 randomized controlled trials. PLoS ONE. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0107711