6 hábitos para alcanzar la madurez emocional

Ser conscientes de nuestros puntos débiles y de aquello que no nos gusta de nosotros nos permitirá reconocer nuestras emociones con más facilidad y así tener una mayor madurez emocional

La madurez emocional pone de manifiesto la evolución vital de una persona. A lo largo de la vida, ha experimentado un recorrido interior y le ha dado un crecimiento personal. La madurez emocional permite gestionar las emociones de una manera más eficaz, así como aprender a ser conscientes de ellas.

Por tanto, el nivel de madurez de una persona se observa, en parte, en la respuesta que ofrece ante los diferentes sucesos diarios. La madurez emocional evita el sufrimiento innecesario. Es la capacidad de estar a la altura en los retos cotidianos de la vida como los problemas, la amistad, el amor, la familia o los objetivos.

Por ejemplo, cuando una persona vive un amor no correspondido, hay dos opciones, tomar la decisión de olvidarse de esa historia y pasar página, aceptando la situación o seguir alimentado ese estado de preocupación hasta llegar a hacerlo crónico. La primera opción, la de aceptación pone de manifiesto madurez emocional.

Madurez emocional

Para conseguir la madurez emocional es importante centrarte en el presente. No debes atarte a lo que te hace sufrir, aprende a aceptar los problemas y asumir las equivocaciones. Puedes cambiar todo aquello que no te guste de ti  y adoptar nuevos hábitos que te permitan ser una mejor persona.

Con los 6 hábitos que te vamos a contar, si los pones en práctica cada día, conseguirás transformar tu vida y hacer que esta sea mucho mejor.

También te puede interesar: Cualidades de las personas maduras

Hábitos para alcanzar la madurez emocional

1. Practica la atención plena

El mindfulness es una excelente práctica que nos iniciará en la atención plena. Nos permitirá ser conscientes de nuestros pensamientos y sentimientos. De esta forma, podrás empezar a gestionarlos de una manera mucho más inteligente.

Aprenderás entre otras cosas a no juzgar antes de tiempo y a ser más observador. La madurez emocional se basa en no reaccionar de manera impulsiva ante cualquier estímulo, sino en darte unos minutos para pensar en cómo responder de la manera correcta.

2. Empezar a aprender de los errores

No asumir la responsabilidad de nuestros propios actos y cargar con la culpa de los mismos a los demás, no es asumir los errores ni aprender de ellos.

Equivocarse no es negativo, es más, de los errores debes aprender. Por eso, es importante no escapar de ellos, sino tomarlos como un impulso para hacerlo mejor la próxima vez. La madurez emocional no se puede conseguir si no asumes la responsabilidad de todos y cada uno de tus errores.

 

Madurez emocional- diario de emociones

3. Ten un diario de emociones

Conocerte a ti mismos es muy importante, pero parece que nunca tenemos tiempo. Por eso, es aconsejable tener un diario de emociones. Lo ideal es que cada noche, antes de dormir, dediques un tiempo a escribir en ese diario todo las emociones o sensaciones  que has experimentado durante el día.

¿Qué ha ocurrido que te ha hecho sentir tan feliz? ¿Cómo te sentiste cuando te dieron aquella noticia? ¿De qué manera respondiste a ese insulto?. Reflexionar sobre estas preguntas y otras más, te ayudará a conocerte mejor.

Lee también: ¿Cómo evitar el comportamiento agresivo?

4. Contar hasta 5 antes de actuar

Aunque parezca una tontería, el diario de emociones puede ayudarte a ser consciente de que debes poner en práctica este ejercicio. No importa la situación en la que te encuentres, tampoco si las emociones que te surgen son positivas o negativas.

En el tiempo que te tomas y piensas antes de actuar, muchas cosas pueden cambiar.

libertad-para-pensar

5. Practicar el desapego

En ocasiones nos aferramos a cosas, personas, ideas o situaciones, que no son buenas y nos hacen daño. Esto no es madurez emocional, sino todo lo contrario.

Sin embargo, nadie nos enseña a practica el desapego, algo que es muy sano, pero que nos supone todo un mundo cuando nos lo planteamos. Es importante no aferrarse y empezar a soltar.

6. ¿De qué te sirve la queja?

La queja se ha instalado en nuestra sociedad como si de un virus se tratase. La madurez emocional nos enseña que tenemos que ser consecuentes, pero también aceptar aquello que viene y que no podemos cambiar.

El pasado, por ejemplo, es algo que constantemente traemos a nuestro presente, pero no te ayuda en nada, todo lo contrario, provoca una gran infelicidad.

 

 

  • Ruiz González, C. A., Quintero Muñoz, M. E., & Durango Yepes, C. M. (2015). Metodología para evaluar la madurez de la gestión del conocimiento en algunas grandes empresas colombianas. Revista Tecnura. https://doi.org/10.14483/udistrital.jour.tecnura.2015.1.a01

  • Fernández-Dominguez, M. R. (2005). Más allá de la educación emocional - La formación para el crecimiento y desarrollo personal del profesorado. Revista Interuniversitaria de Formación Del Profesorado.

  • Fernández-Berrocal, P., & Extremera, N. (2003). ¿En qué piensan las mujeres para tener un peor ajuste emocional? What Have in Mind Women to Have a Worse Emotional Adjustment?