6 hábitos cotidianos que afectan la salud de tu cerebro

¿Sabías que el sedentarismo o la falta de un descanso adecuado pueden ser dos de los factores que perjudican tu salud cerebral? Procura estar activo, al menos, 30 minutos al día y dormir ocho horas

El cerebro es el eje de control de nuestro cuerpo. Junto al sistema nervioso, es el encargado de regular las funciones mentales y una amplia variedad de procesos vitales que intervienen en las funciones de otros sistemas.

Es una de las partes más complejas y misteriosas de todos los seres humanos, ubicada en la parte anterior y superior de la cavidad craneal.

Su estudio ha representado un importante reto para la comunidad científica. De hecho, en la actualidad continúa siendo un foco principal para la investigación.

Precisamente gracias a esto, hoy se reconoce que muchos de los hábitos que practicamos todos los días influyen para bien o para mal en su funcionamiento.

Es casi inevitable que sufra un deterioro con la edad. No obstante, algunos factores que nos pueden parecer “inofensivos”, en realidad, aceleran su desgaste.

¿Los conoces? Descubre los 6 principales.

1. Saltarse el desayuno

no-desayuno

Los alimentos que se consumen a primera hora del día durante el desayuno son la fuente de “combustible” que utiliza el cerebro para llevar a cabo sus funciones durante la jornada.

Saltarse esta comida, o bien, reemplazarla por opciones poco saludables, causa un debilitamiento en las funciones mentales. Además, aumenta la sensación de fatiga y somnolencia.

¿Cómo solucionarlo?

  • Asegúrate de consumir un desayuno completo y balanceado, que corresponda al 25 % de las calorías totales diarias.
  • Incluye fuentes de proteínas, antioxidantes y fibra dietética.
  • Consúmelo dentro de la primera hora después de levantarte.

Lee también: Algunos alimentos muy saludables para tu desayuno

2. Dormir mal

Durante el periodo de descanso producimos un material conocido como mielina, cuya función es proteger y reestructurar las células del sistema nervioso.

Debido a una mala noche de sueño, esta sustancia se reduce y, como consecuencia, el cerebro se resiente y dificulta la memoria, la concentración y otras habilidades.

¿Cómo solucionarlo?

  • Ten en cuenta que un óptimo descanso se consigue con 7 u 8 horas diarias de sueño.
  • Si tienes dificultades para dormir por este lapso, busca soluciones para inducir tu cuerpo al descanso.
  • Mantén tu dormitorio tranquilo y limpio, libre de elementos distractores.

3. Comer en exceso

comer-mucho

Todos los extremos son malos y, por esto, aunque comer poco afecta el cerebro, comer en exceso también resulta perjudicial.

Ingerir más alimentos de los que el cuerpo necesita produce la acumulación de sustancias sobrantes en forma de toxinas y grasas, lo que puede causar un endurecimiento u obstrucción de las arterias.

Esta situación interfiere en la circulación y, a su vez, impide que el oxígeno y los nutrientes lleguen de forma óptima hasta las células cerebrales.

¿Cómo solucionarlo?

  • Adopta un plan de alimentación balanceado, moderado en calorías y grasas.
  • Evita el consumo excesivo de procesados.
  • Opta por consumir alimentos de origen orgánico.
  • Divide las porciones de tus comidas para 5 o 6 platos al día.

4. Consumir demasiada azúcar

El exceso de azúcar refinada en la alimentación regular tiene mucho que ver con los problemas cerebrales que se desarrollan al llegar a la vejez.

Esta sustancia disminuye la producción de sustancias químicas en el cerebro y, al mismo tiempo, interfiere en la asimilación de nutrientes esenciales.

Su consumo, a menudo, se relaciona con los episodios de ansiedad, depresión y pérdida parcial de la memoria.

¿Cómo solucionarlo?

  • Evita añadir demasiado azúcar en tu alimentación diaria.
  • Limita el consumo de productos con altos contenidos de azúcar.
  • Opta por usar endulzantes naturales como la miel de abejas o la estevia.

5. Permanecer inactivos

Dejamos de hacer ejercicio

La inactividad física o sedentarismo es otro de los factores que, aunque no parezca, influye en el deterioro prematuro de las funciones cerebrales.

Esta hace que la circulación cerebral sea más lenta, dificultando la oxigenación y el uso adecuado de los nutrientes.

Además, al reducir la segregación de endorfinas, causa desbalances en el estado de ánimo y aumenta la tendencia a sufrir estrés y ansiedad.

¿Cómo solucionarlo?

  • Realiza, por lo menos, 30 minutos de ejercicios diarios.
  • Adopta una rutina de entrenamiento cardiovascular y de fuerza.
  • Opta por actividades que, a su vez, aumenten la exigencia de las funciones cerebrales (por ejemplo, aquellas que requieren ejercicio y coordinación).

Visita este artículo: 10 alimentos que calman la ansiedad de manera natural

6. Trabajar enfermos

Tanto por salud física como mental, es mejor guardar reposo ante los síntomas de una infección o enfermedad de cualquier tipo.

Si bien no todas se manifiestan de forma severa, suelen implicar un mayor desgaste tanto para el cerebro como para el resto del cuerpo.

Por eso, al exigir trabajo ante este estado, hay una reducción de la concentración y dificultades para realizar una labor eficaz.

¿Cómo solucionarlo?

  • Descansa el tiempo que sea necesario para recuperarte por completo de la enfermedad.
  • Si es preciso, pide una incapacidad médica.

¿Acabas de identificar estos hábitos? Si suelen hacer parte de tu rutina, procura corregirlos para no sufrir secuelas sobre la salud del cerebro.

 

 

 

 

Te puede gustar