6 hábitos que te ocasionan infecciones por levadura

Raquel Lemos · 4 abril, 2018
Las infecciones por levadura son más comunes de lo que podríamos pensar, especialmente en mujeres. Por ello es necesario tomar ciertas medidas y abandonar determinados hábitos.

¿Te suena la candidiasis? ¿Y los hongos? ¿La vaginitis, quizás? Las mujeres solemos estar muy expuestas a las infecciones por levadura por ese motivo es necesario que descubramos qué hábitos debemos cambiar para prevenirlas.

Las infecciones por levadura pueden ser muy molestas. En ocasiones, pueden ser puntuales, pero si se repiten con relativa frecuencia, entonces hay algo que tenemos que cambiar en nuestra vida.

Motivos por los que tienes infecciones por levadura

Vamos a descubrir algunos hábitos que inconscientemente realizas en tu vida diaria y que te están llevando a tener infecciones por levadura.

Lee: 10 alimentos que ayudan a luchar contra las infecciones

1. Utilizar ropa interior de lycra

Mujer con ropa interior de algodón

Seguro que si revisas el cajón de la ropa interior encontrarás alguna de lycra. Es un tejido muy cómodo, que se estira y adapta de una manera agradable a tu piel.

Sin embargo, el problema que tiene este tejido es que no deja respirar y no absorbe la humedad. Si tienes problemas de infección por levadura prueba a sustituir la ropa interior de lycra por la de algodón.

El algodón es un tejido muy amistoso con nuestra piel. Absorbe la humedad, permite respirar y disminuye la probabilidad de contraer una infección por hongos.

2. Hábitos incorrectos cuando vamos al baño

Esto suele repetirse muchísimo, pero en ocasiones nos olvidamos de llevarlo a cabo. Y es que cada vez que vamos al baño, si nos limpiamos de atrás hacia delante estaremos favoreciendo a que una infección aparezca.

Cada vez que nos limpiamos de esa manera provocamos que las bacterias del recto vayan hacia la vagina ocasionando, de una u otra manera, una infección por levadura.

Tengamos más cuidado y modifiquemos este mal hábito.

3. Un exceso de higiene

Toallitas íntimas

Sí, como lo leemos. Un exceso de higiene puede hacer que seamos más susceptibles a contraer una infección por levadura. El problema se encuentra en la frecuencia y, también, en los métodos utilizados.

  • Las duchas vaginales: alteran la flora vaginal provocando irritaciones. Pueden causar inflamación, sequedad vaginal, vaginosis bacteriana y exponernos a las ITS (Infecciones de Transmisión Sexual).
  • Toallitas húmedas: pueden causar irritaciones y dejar la zona húmeda. Si a esto le sumamos el uso de ropa interior de lycra, es un caldo de cultivo excepcional para las infecciones.
  • Desodorantes y sprays para la zona íntima: pueden provocar reacciones alérgicas, irritación e infecciones aunque sean aptos para esa zona su fuerte fragancia puede afectar a la salud de la vagina.
  • Jabones poco respetuosos: los jabones para la zona íntima deben ser suaves, aunque tampoco debemos abusar de ellos. Lavarse la zona una vez al día (dos como mucho) tendría que ser suficiente.

Los excesos nunca son buenos, así que mayor higiene no significa que lo estemos haciendo mejor.

Descubre: ¡Cuidado! Las duchas vaginales podrían duplicar el riesgo de cáncer de ovario

4. Cuidado con los salvaslips

Muchas mujeres utilizan salvaslips todos los días. Sin embargo, solo es recomendable utilizarlos cuando tengamos un flujo abundante o en los últimos días de la menstruación.

Aunque los salvaslips sean transpirables, no es bueno utilizarlos siempre. La zona íntima tiene que respirar, además los salvaslips tienen perfumes, son sintéticos y pueden provocar picor.

Es mejor cambiarse de ropa interior tanto como lo necesitemos, antes de recurrir a los salvaslips como medida de protección diaria.

5. La ropa ajustada no es buena aliada

Problemas-de-salud-por-el-uso-de-ropa-ajustada

La ropa ajustada como los pantalones vaqueros ceñidos o los leggins no son buenos aliados para la zona íntima. El problema es que este tipo de prendas aumentan la temperatura corporal de la zona y la humedad.

Por eso, es mejor utilizar de manera puntual estas prendas y optar en la mayoría de lo posible por otras que sean un poco más holgadas.

6. Orinar después de mantener relaciones sexuales

¿Alguna vez te ha pasado que has contraído una cistitis después de mantener relaciones sexuales? Esto puede evitarse, o al menos prevenir, si orinas después del sexo.

La razón por la que contraemos una infección por levadura tras mantener relaciones se debe a la fricción, a las secreciones y, sobre todo, tenemos que tener mucho cuidado si mantenemos sexo anal y, después, vaginal. Pues las bacterias del recto pasarán a la vagina.

Las infecciones por levadura y cómo nos incapacitan

Las infecciones por levadura no son un mal menor. Si sufrimos una cistitis podemos estar todo el día incómodas, incapaces de concentrarnos en el trabajo e, incluso, en ocasiones puede darnos fiebre.

Es importante que tomemos las precauciones anteriormente señaladas, sobre todo si tenemos infecciones muy frecuentes y no sabemos lo que estamos haciendo mal.

Introducir algunos de los hábitos señalados puede marcar la diferencia. ¿Qué tipo de infección sueles sufrir más a menudo? ¿Eres consciente de qué la provoca?