6 hábitos saludables para cuidar la salud cardiovascular

Seguir una dieta equilibrada, practicar, al menos, 30 minutos de actividad física al día y mantener bajo control los focos de estrés puede ayudarnos a cuidar de nuestra salud cardiovascular

El sistema cardiovascular es uno de los más importantes del cuerpo y, aunque algunos lo ignoran, de su buen funcionamiento dependen muchos procesos vitales para la vida.

La Organización Mundial de la Salud señala que las enfermedades cardiovasculares son la causa principal de muerte en el mundo, incluso por encima de los diferentes tipos de cáncer.

Se trata de un grupo de desórdenes cardíacos y circulatorios que, aunque al principio no se manifiestan con síntomas contundentes, pueden afectar gravemente la calidad de vida.

Si bien pueden desarrollarse por aspectos no modificables como la edad, el sexo, la genética o la diabetes, existen otros factores cuyos efectos negativos pueden frenarse mediante la adopción de algunos hábitos saludables.

Teniendo en cuenta que muchos desconocen cuáles son, en esta ocasión queremos compartir los 6 más importantes.

¡No dejes de ponerlos en práctica!

1. Hacer ejercicio físico

Ejercicio 7

Tener un estilo de vida activo está relacionado con una disminución en el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

La actividad física ejerce beneficios directos sobre el sistema cardiorrespiratorio, y disminuye de forma considerable trastornos como el sobrepeso, la hipertensión y el colesterol alto.

Además, su práctica regular minimiza las probabilidades de padecer angina de pecho, infarto de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

Sus bondades no distinguen sexo ni edad, siempre y cuando se practique de forma continua, durante un mínimo de 30 minutos al día.

Te recomendamos leer: 6 ejercicios para liberar la tensión de tu cuerpo

2. Mantener una alimentación sana y equilibrada

Seguir unos hábitos alimenticios saludables es clave para controlar tres de los principales factores vinculados con los problemas de salud cardíaca: el colesterol alto, la presión arterial descontrolada y el exceso de peso.

Así las cosas, una dieta controlada en calorías y grasas, con un alto contenido de frutas y vegetales, disminuye significativamente la probabilidad de desarrollar una patología cardiovascular.

También es necesario limitar el consumo de alimentos con altos niveles de sodio y colesterol, dos sustancias que impactan de forma negativa en la circulación, las arterias y el corazón.

3. Limitar el consumo de alcohol

Evitar las bebidas alcohólicas y los sedantes

Está demostrado que el consumo moderado de alcohol (una o dos copas de vino tinto al día) disminuye el riesgo de problemas cardiovasculares.

No obstante, los expertos señalan que su ingesta excesiva puede tener un efecto contrario.

Su alto contenido de toxinas y las dificultades que ocasiona en el metabolismo son los factores que se vinculan con sus efectos negativos sobre la salud del corazón.

4. Incrementar el consumo de omega 3

Consumir ácidos grasos omega 3 es una de las formas más efectivas de proteger la salud del sistema cardiovascular.

Se trata de un grupo de grasas saludables que, en lugar de afectar las arterias e incrementar el colesterol malo (LDL), facilita su limpieza y promueve el aumento del colesterol bueno (HDL).

Su ingesta moderada, ya sea de fuentes naturales o suplementos, está relacionada con la disminución del riesgo de varias patologías cardíacas y cognitivas.

Se puede obtener de alimentos como:

  • Pescados (sardinas, salmón, caballa, atún, arenque)
  • Las semillas.
  • Los frutos secos.
  • El aceite de oliva.

5. Mantener un peso saludable

Ayuda a perder peso

Tanto el sobrepeso como la obesidad provocan desequilibrios y afectan de manera negativa a la salud del corazón, el sistema circulatorio y el cerebro.

Padecerlos supone un riesgo alto de trastornos como:

  • Hipertensión
  • Cardiopatía coronaria
  • Accidentes cerebrovasculares
  • Diabetes tipo 2
  • Infartos
  • Colesterol alto
  • Trombosis

Se estima que un 40% de la incidencia de cardiopatía coronaria tiene vínculos con un índice de masa corporal superior a 25.

Por esta razón es primordial vigilar el peso, en especial a partir de los 20 años.

Por otro lado, el perímetro de la cintura debe recibir una atención especial. Se ha comprobado que la acumulación de grasa abdominal es un fuerte influyente de los problemas cardíacos.

Este problema puede generar resistencia a la insulina y otras alteraciones en el metabolismo que conducen a graves enfermedades cardiovasculares.

Ver también: Bebe este té para acabar con la grasa abdominal

6. Practicar técnicas de relajación

La ansiedad y el estrés son dos factores que también pueden afectar de alguna manera la salud del corazón.

Hay más probabilidades de sufrir un ataque cardíaco ante una situación de estrés, dado que el corazón se acelera y aumenta la presión arterial.

Si bien el estrés como tal no desencadena enfermedades cardiovasculares, sí puede agravarlas o hacerlas más recurrentes.

Por lo tanto, es primordial hacer actividades relajantes y placenteras, como los paseos o el yoga, entre otros.

Por supuesto, además de poner en práctica los hábitos mencionados, es conveniente que te realices continuos chequeos médicos para verificar con precisión el estado de tu salud cardiovascular.

Sigue cada una de las recomendaciones y descubre que puedes hacer mucho para mejorar tu calidad de vida.

 

 

Te puede gustar