6 hábitos que te ayudan a controlar el colesterol de forma natural

Mantener una dieta equilibrada, practicar ejercicio al menos tres veces a la semana y evitar hábitos nocivos como el tabaquismo puede ser determinante a la hora de controlar el colesterol

El colesterol es un tipo de grasa que interfiere en la actividad celular de todo el organismo.

En cierta medida, es esencial para el buen funcionamiento del sistema cardiovascular, el hígado y la segregación de algunas hormonas.

No obstante, cuando se acumula en cantidades inapropiadas, se convierte en un enemigo de la salud y, poco a poco, produce síntomas y enfermedades que afectan la calidad de vida.

Lo más preocupante es que no suele manifestarse con síntomas contundentes y, debido a esto, va formando una placa gruesa en las arterias que acaba por producir obstrucciones.

Como consecuencia se producen dificultades circulatorias y, por si fuera poco, aumenta el riesgo de patologías cardíacas de mayor cuidado.

Por esta razón es muy importante prestarle atención y, sobre todo, adoptar hábitos saludables que ayuden a controlarlo a partir del estilo de vida.

En esta oportunidad queremos compartir 6 recomendaciones para que no dudes en ponerlas en práctica todos los días.

1. Adopta una rutina de entrenamiento físico

El entrenamiento físico

Una rutina de entrenamiento físico es uno de los mejores hábitos para regular los niveles de colesterol en caso de padecer hipercolesterolemia.

  • Esta actividad apoya los procesos que remueven el lípido retenido en las arterias y, a su vez, favorece la síntesis de grasas saludables.
  • Por otro lado, es una de las prácticas imprescindibles para reducir el porcentaje de grasa corporal, lo cual resulta clave para controlar este trastorno.
  • Lo ideal es dedicarle, por lo menos, 30 minutos, mínimo 3 veces a la semana.

Lee también: Cómo diseñar un buen plan de entrenamiento físico

2. Limita el consumo de alimentos con colesterol

Aunque una gran parte del colesterol del cuerpo es segregada por el hígado, este también se absorbe a través del consumo de diferentes alimentos que lo contienen en cantidades elevadas.

Es fundamental identificar cuáles son las fuentes que lo contienen y, por supuesto, limitar al máximo su inclusión en la dieta.

  • Asegúrate de minimizar la ingesta de comidas de origen animal, tales como las carnes rojas, los lácteos y la mantequilla.
  • Evita los embutidos, las frituras y todo alimento que contenga grasas saturadas o trans.
  • Evita cocinar con aceites vegetales refinados o hidrogenados.

3. Incluye ácidos grasos omega 3 en tu alimentación

Acidos-grasos-omega-3

Los ácidos grasos omega 3 son un tipo de lípido saludable que ayuda a limpiar el colesterol malo (LDL) de las arterias, incrementando los niveles del llamado colesterol bueno (HDL).

Estos no se producen de forma natural en el cuerpo, pero se pueden absorber a través del consumo de varios alimentos que lo contienen.

Lo mejor de todo es que ayudan a mantener un óptimo nivel de energía y, adicional a esto, combaten la inflamación.

Encuéntralos en:

  • Pescados de agua fría
  • Semillas (de lino, chía, sésamo, girasol)
  • Frutos secos
  • Germen de trigo
  • Mariscos
  • Brócoli
  • Coles

4. Aumenta el consumo de fibra

La fibra soluble es uno de los nutrientes esenciales que ayudan a disminuir la absorción de colesterol en el intestino, evitando que se acumule en la sangre.

Esta desempeña un papel muy importante en el proceso digestivo y, además, es necesaria para un óptimo funcionamiento cardíaco y circulatorio.

Obtén este nutriente de alimentos como:

  • Cereales integrales
  • Frutas y vegetales
  • Semillas y frutos secos
  • Legumbres
  • Algas
  • Tubérculos

Visita este artículo: 5 signos de que estás comiendo demasiada fibra

5. Incorpora alcachofas en tu alimentación

Alcachofa

Por su alto contenido de fibra dietética y compuestos antioxidantes, las alcachofas se han convertido en uno de los alimentos más recomendados para el control del colesterol.

  • Contienen una sustancia conocida como cinarina, la cual interfiere en la síntesis del colesterol.
  • Además, gracias a sus aportes de luteolina, es un buen complemento para evitar la formación de placa lipídica en las arterias.
  • Entre otras cosas, cabe mencionar que disminuyen los niveles de triglicéridos y combaten la retención de líquidos.
  • Se pueden consumir en extractos, o bien, en té, sopas y recetas con vegetales.

6. Evita el tabaquismo

Las personas que acostumbran a fumar todos los días tienen mayor riesgo de sufrir los efectos del colesterol alto que aquellos que no tienen este mal hábito.

  • El cigarrillo tiene más de 19 componentes tóxicos que interfieren en las funciones del organismo y, entre esto, son causantes de la reducción del llamado colesterol bueno.
  • Sus toxinas afectan la salud circulatoria e influyen en la acumulación de lípidos en las paredes arteriales.

Como ya lo mencionamos, el colesterol es un enemigo silencioso de la salud que, de no controlarse, puede derivar graves consecuencias.

Procura adoptar todos los hábitos recomendados, independientemente de si tienes niveles altos o no.